cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Una yonqui cualquiera
Reflexiones |
12.09.14
  • 4
  • 7
  • 2115
Sinopsis

Una yonqui cualquiera

Con el sabor del fin de semana en el cielo del paladar, me senté, dejé reposar los posos de la ilusión, cogiendo las fuerzas necesarias para incluir en este capítulo de mi vida la pluma que trazo a trazo dibuja mis temores y anhelos.

Suspirando por la rabia contenida. Por las horas que no tengo y embaucan a los sueños venideros. Disimulando la impotencia que se siente cuando los minutos, como el agua entre las manos, se te escapan. 

Construyendo la paciencia para seguir al pie de este castillo de naipes. Condenada en el infierno del poder de las letras que se escapan de mis manos. Esposada como los presos, maniatada y resignada al fin, a sabiendas que es imposible escapar de ellas, se llamen como se llamen.

Un deseo que aparece mientras duermes, cuando despiertas, a todas horas. La sensación de sentir que tienes algo que contar y vomitas una tras otra las palabras que envuelven la idea que te domina, sin control, atropelladas, arrastradas por el aire de una voz que es del papel y no la tuya, viscerales, delatoras, cobardes en el instante, valientes en la distancia, envenenadas de verdad, borrachas del placer que las provoca y ¡condenadamente tuyas!

Y cuando envuelta queda la idea, suspendida, flotando en el núcleo de lo escrito, se cierra el ciclo adictivo de una composición que empieza, termina y encaja. 

Pero al llegar a su fin, de nuevo llega el vacío que te queda al liberar a las que te amenazaban con el puñal. Y a esperar a que otra vez, se llene la vasija de ellas para poder volver a sentir que flotas en su infierno de adicción y, ¡otra vez a temblar! A temblar mientras terminas, aguardando a que el jamelgo del tiempo y de las ganas se te abastezca y te lo bebas de golpe, de un trago largo. Y cuando lo hace, llega la serenidad y vuelas en el  aire. 

Me metí unas cuantas líneas, que no rayas, pagué al camello por adelantado pero estoy absolutamente segura de que mañana, querré más.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 37
  • 4.5
  • 298

Una yonqui de la escritura. Amante de las palabras y del placer de jugar con ellas.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta