cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Unas monedas en su gorra
Reales |
21.05.13
  • 4
  • 2
  • 825
Sinopsis

Un músico callejero y sus pensamientos.

Yo también fui un triunfador. A los treinta años tenía mujer, un hijo y una unifamiliar y todo esto trabajando. Luego la sociedad se encargó de seguir comiéndoles el coco a mi mujer y a su familia y me obligaron a trabajar más, a tener más y a ser siempre más. Ella decidió irse con alguien que lo tenía todo, un deportivo, mucha pasta en el banco y un cuerpo de lujo y yo fui una de esas "víctimas de la crisis" por lo que me quedé en la calle de la noche a la mañana.

 

 

Mi mujer decidió divorciarse y dejarme en la calle, se quedó con nuestro piso, a pesar de que siempre ha vivido en el chalet de su nuevo marido, y con lo poco que me dio el paro, en mi empresa me hacían contrato cuando les apetecía, empecé a vivir en la calle. Siempre me gustó la música y tenía una guitarra en casa que nunca tocaba demasiado por falta de tiempo pero que bajo esas circunstancias se tuvo que convertir en mi herramienta de trabajo.

 

"Cuando tengo mi guitarra nada puede sucederme" cantó el Yosi una vez y yo me sentía así. Curiosamente, al fin pude hacer lo que verdaderamente me gustaba. Me dejé el pelo largo y la barba, vivía un poco como los pájaros, me alimentaba del aire y viajé por toda Europa donde un músico callejero nunca ha sido mal visto, más bien todo lo contrario.

 

Con el tiempo volví a este país y he estado en varias ciudades. Una vez mi hijo me echó una moneda en la gorra y no me reconoció. Intenté levantarme para saludarle pero mi mujer se lo llevó violentamente. No tengo nada en la vida, un euro o dos para comer, una guitarra y un perro. La acera como colchón, mi luna es una farola y varios cartones me cubren cada noche a expensas de que un día llegue cualquiera y me de una paliza, me robe o me mate. No tengo nada, sólo el mundo bajo mis pies para ser feliz y para no volver a caer en la trampa que nos siguen vendiendo por la tele.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 3.95
  • -

Poco que decir o añadir. frioyniebla.blogspot.com

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta