cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Unos higos deliciosos
Suspense |
02.12.18
  • 4
  • 2
  • 95
Sinopsis

Una joven vendedora, una abuelita encantadora...

Sonia llevaba pocos días trabajando como vendedora de seguros. Recién terminada la carrera y tal como se temía, de nada le habían servido todos los conocimientos adquiridos en la facultad para encontrar un buen trabajo. De modo que si quería ganar un poco de dinero, tenía que aceptar alguno de los escasos y nada atractivos empleos que se ofrecían. Se decidió por el de vendedora de seguros. Presentía que no le iba a gustar ni pizca, pero ¡qué se le iba a hacer!, ya llegarían tiempos mejores.

El jefe le había encomendado aquella urbanización, y Sonia se había pateado el día anterior más de la mitad de la zona residencial sin dejar un solo timbre por pulsar. Pero en la mayoría de las casas ni le abrieron. Pensó Sonia que buena parte de las edificaciones serían segundas residencias, por lo que habría muchas desocupadas. Y, en algunas otras, intuirían los dueños que se trataba de una vendedora y preferirían no atenderla. Sin embargo, Sonia tenía bastantes esperanzas en «La Higuera». En la primera visita, su propietaria —una simpática y charlatana viejecita llamada Dolores— había mostrado cierto interés en contratar una póliza y para hoy habían concertado una segunda entrevista.

El vistoso chalet, de dos plantas, debía su nombre a una magnífica higuera que presidía el muy cuidado jardín que rodeaba la casa. Una nívea celosía y un tupido seto de ciprés preservaban la intimidad de los moradores de la finca. Acompañada del estridente canto de las chicharras, Sonia llegó hasta la puerta exterior de la residencia. Apretó el timbre y esperó. En la vivienda no pareció producirse ningún movimiento. Temió que la amable viejecita, tras pensarlo más detenidamente, hubiera decidido no firmar la póliza y tal vez ni siquiera la abriría. Sin embargo, unos segundos después, la puerta interior se abrió y sonriente la abuela se dispuso a franquearle el paso a su propiedad.

—¡Qué preciosidad de jardín tiene, Dolores! Ayer, cuando lo vi, me quedé fascinada. ¿Lo cuida usted?

—Sí, hija. Es uno de mis pocos quehaceres —contestó la anciana—. Además, mi nieto viene todos los días y me echa una mano. Hay labores que ya a mis años no puedo hacer.

—Y esa higuera, tan majestuosa.

—Sí que está bonita. Es la reina del jardín; una presumida que necesita mucho cariño. Mucho cariño y un buen abono. Las plantas y los árboles, quizá pienses que estoy un poco loca, son muy inteligentes y saben agradecer las atenciones que tienes con ellos. En este jardín sólo utilizamos abonos naturales, ¡y ya ves qué precioso está todo!

Pasaron a un amplio salón de estilo rústico, con sólidos muebles de madera de roble adornados con floridos jarrones; un lustroso sofá de piel, de color algo más claro que los muebles, encaraba a la flamante pantalla de televisión; un par de lozanas plantas de interior medraban sobre elegantes macetones de cerámica; colgados en las paredes, varios cuadros de buen tamaño —paisajes principalmente y algún que otro bodegón— contribuían a crear un ambiente cálido y acogedor. Toda la casa parecía rezumar riqueza. Todo indicaba que la abuelita estaba forrada de pasta.

«Unos tanto y otros tan poco», se lamentó Sonia para sus adentros.

—He preparado café y unas rosquillas caseras.  —Señaló Dolores una bandeja que había sobre la inmaculada mesa de centro—. Así estaremos más a gusto mientras charlamos.

—Pero Dolores, mujer, no tenía que haberse molestado.

—Si no es molestia, hija. Al contrario. Viene tan poca gente a verme. Cuando te haces vieja, te vas quedando más sola que la una. Salvo las de mi nieto, pocas visitas recibo ya.

Con el beneplácito de Dolores, desplegó Sonia el contenido de su portafolios sobre la mesa, y volvió a exponer a la anciana las condiciones de la póliza de seguros que ella consideraba más adecuada. La viejecita seguía sus explicaciones con marcado interés, interrumpiendo a la joven de vez en cuando para aclarar alguna cláusula que no acababa de entender.

—Que ya sé que tú eres una buena chica. —Apoyó Dolores maternalmente su mano sobre el brazo de Sonia—. Pero estos contratos tienen mucha letra pequeña; hay que dejarlo todo atado y bien atado.

—Me parece muy bien, Dolores. Cuanto más pregunte, mejor. Yo quiero que se quede usted tranquila del todo. Y si tiene que llamarme por teléfono otro día por cualquier cosa que se le ocurra, me llama. Que yo estaré encantada de atenderla.

Cada vez con más confianza en el éxito de su gestión, aprovechando su innato don de gentes, y poniendo especial cuidado en mantener la buena química que había establecido con su anfitriona, no le costó mucho trabajo a la joven vendedora disipar las últimas dudas de la propietaria de «La Higuera». No había acabado de beberse la taza de café, cuando ya tenía rellena y firmada la póliza.

Fue entonces cuando Sonia notó que su frente se perlaba de sudor. Sacó un pañuelo para enjugárselo y, mientras lo hacía, le empezaron a acometer agudas punzadas en el estómago.

—No sé qué me pasa, que me encuentro un poco mal —dijo a Dolores.

—Será este calor que no para —respondió la anciana, mirándola con ternura—. Y con la humedad de esta tierra, que lo hace tan pegajoso. Tú además, todo el día andando, de una casa a otra, ¡pobrecita mía!

—No sé… nunca me había sentido así… ahora casi no puedo ni respirar…

—Sí que es verdad que tienes mala cara, hija. Ven, salgamos a la terraza de atrás, que te dé un poco el aire.

A duras penas recorrió Sonia el pasillo que conducía a la terraza. En la parte posterior del jardín, un mocetón excavaba el terreno.

—Es mi nieto —comentó Dolores—. ¡Qué suerte he tenido que me toque un nieto como él!

Asaltaban a Sonia inquietantes mareos, le ardía el estómago y se veía hostigada por unos espantosos deseos de vomitar. Aun contando con el favor de la ligera brisa que allí corría, su respiración se iba tornando por momentos más difícil; apenas si conseguía hacer llegar a sus pulmones pequeños soplos de aire. No sólo no mejoraba su estado, sino que parecía deteriorarse muy deprisa.

—¡Ay, Dolores, que estoy cada vez peor! Avisemos a un médico, por favor. —Un doloroso espasmo hizo que se doblara por la cintura—. Mi móvil… está en el bolso… en el salón.

—Sí, cariño. Ahora avisamos, no te preocupes.

Sujetándose en la balaustrada de la terraza, incapaz de dar un solo paso, retorcida por angustiosos calambres, la joven miró entre nieblas a Dolores. Y le sorprendió la extraña sonrisa de la dueña del chalet. ¿Por qué sonreía de esa manera? Como si nada raro estuviera ocurriendo, como si no hubiera que preocuparse por el suplicio que ella padecía. Había dicho que iba a avisar a un médico, pero ahí seguía, plantada, sin moverse un centímetro. ¿Por qué no llamaba a nadie? Sonia se sentía enferma, muy enferma, y la viejecita lo único que hacía era sonreír con complacencia.

—¿Cómo va, abuela? —resonó la voz del mocetón, que se acercaba despacio.

—Ya está casi a punto —contestó Dolores—. Ves trayendo la carretilla, que cuanto antes se entierre el abono, mejor.

Una terrorífica idea empezó a tomar forma en el cerebro de Sonia. No podía ser... Ella necesitaba un médico... La anciana no hacía nada por ayudarla… Hablaban de enterrar el abono... Recordó las palabras de Dolores sobre las plantas y los abonos naturales… Era tan absurda la idea, tan inverosímil...

—¿No me habré... envenenado? —acertó a decir entrecortadamente—. Usted... ese café… las rosquillas…

Dolores asintió con la cabeza.

—Sí, querida, las rosquillas. Una fórmula muy antigua, secreta, que nos viene de familia, transmitida de generación en generación. Una joya de veneno; sin apenas sabor, actúa muy rápido… y no tiene remedio posible.

Resplandecían los ojos de la abuelita, clavados en su nueva víctima, tan inocente como las que le habían precedido. Otro trabajo que había ejecutado de forma impecable, perfecta; otro triunfo del que enorgullecerse, un trofeo más que añadir a la lista. Pasaban los años, flaqueaban sus fuerzas, pero su instinto asesino permanecía intacto. Frente a ella, temblorosa y arrugada, hecha un guiñapo, la vendedora de seguros la miraba aterrada y poco a poco se iba derrumbando.

—Pero… ¿por qué? —balbuceó Sonia entre profusas lágrimas, desesperada, sin aceptar del todo su horroroso destino.

—Lo siento, cielo —respondió Dolores con afable sonrisa—. Este jardín… necesita tanto alimento… tantos nutrientes… ¡verás qué higos tan deliciosos salen el próximo año!

Sintió la joven cómo el fuego interior que la devoraba ascendía por el esófago y llegaba a la garganta. Su cuerpo empezó a sufrir violentas y repetidas convulsiones, un hilo de sangre resbaló por la comisura de sus labios y su mirada fue sumiéndose en un negro abismo infinito. Sintió el poderoso abrazo de la muerte que se la llevaba y quiso gritar, pero de su boca, abrasada, era ya imposible que saliera sonido alguno. Lo último que oyó Sonia fue el chirriar de la carretilla acercándose. Después se desplomó sobre las baldosas de la terraza.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.02.19
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta