cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
“Vacaciones en el Mar” “Rogelio Agencia de Investigación”
Humor |
29.08.14
  • 4
  • 5
  • 1866
Sinopsis

Descubrirá otra faceta de las muchas que Pedro como buen político maneja a su antojo, narcotraficante y chantajista. Pero por una vez en su vida será recompensado con unas VACACIONES.

21

Con mucha delicadeza el personal del Corto Británico nos puso de patitas en la “puta” calle ¡Joder con lo estirados que son! Ni que ellos fueran monjas de clausura, será que aquellos estirados no “follarían” como cualquier hijo de vecino. Que hubieran construido  los probadores como se tienen que hacer. Donde se ha  visto que unas personas honradas como nosotros en un momento de debilidad te decidas a pegar un “polvo” y no ¡Hay cojones! A que cuatro paredes no pueden soportar cuatro meneítos de nada.

Siempre hay que mirar el lado positivo de las cosas, con tantas prisas en despacharnos fuera de los grandes almacenes nadie se percato que yo salía vestido con mi esplendido traje nuevo. No es que fuera ¡Barato! Es que me salió regalado. Me sentaba como un guante de piel de gamuza. Con sus solapas tan anchas que me daban un ¡Pronto! Como si fuera volar, los pantalones tan ajustados que marcan ¡Lo que tienen  marcar! Que para eso la naturaleza me a suministrado un paquete grande. Los camales anchos que tapando los zapatos.

Llego el día en que Rogelio se pasa al lado”oscuro”, pero cobrando mucha pasta. Fuimos juntos Pelaya y yo al “curro”, ella en su puesto de recepcionista y  yo como guaradaculo del Sr. Pedro. No más entrar en la alcaldía del barrio le solté una palmadita al culo de mi amada y muy deseada Pelaya ¡Que culo tan prieto que tiene la jodida!

--¡Bueno cari a trabajar! Que nadie se sobre pase con mi “Churri”, cualquier cosa me pegas un toque que para eso soy tu hombre ¡Vale chatunga!

--Que pases un buen día ¡Cari! Vigila lo que haces y lo que dices, ya sabes que no me fio del Pedro.

No hice otra cosa que entrar en el despacho de Pedro que el hombre se levanto de su silla y se dirigió hacia mí con una amplia sonrisa en la cara ¡Coño y pensar que el tío era un cabroncete! No era esa la sensación que daba, amable, cortes, simpático y muy cercano ¡Joder que es un político!  Están tan metidos en su papel de tío “guay” ¡Bueno algo de gay, tirando a maricon si que tenía! Aquellos movimientos de manos y el intentar poner voz ronca lo delataban que algo en aquella cabeza no era del todo normal.

--Veo que me hizo caso y se ha comprado un traje. Elegante sí que es pero lo de discreto, lo que es discreto…

--¡No me diga nada! Es de un modisto Vanguardista, un modelo exclusivo. No verá otro igual en toda la ciudad que se parezca.

--¡Me lo creo! Rogelio ¡Me lo creo! No te importara que le llame por el nombre ¡Verdad!

--¡A mandar! Sr. Pedro llámeme como quiera por el móvil, a gritos, por videoconferencia, por donde a usted quiera ¡A mandar!

--Rogelio hoy es un día muy importante para mi ¡Le explico! Hoy tengo una recepción con el Excelentísimo Alcalde de la ciudad. Iremos en coche oficial hasta el ayuntamiento, pero antes quiero que usted se persone en el ayuntamiento para gestionar lo que son las medidas de seguridad a tomar.

--No se preocupe de nada Sr. Pedro, no dejare ningún rincón por inspeccionar. Si observara algo que fuera sospecho ¡Le doy un toque!  Y le aviso.

--Confió en su discreción, no quería que el Sr Alcalde llegara a sospechar nada de su gestión en la “Casa Grande”. Tome la acreditación, llévela en un sitio visible.

¡Joder mira que son raros los políticos! Que “coño” puedo encontrar en el ayuntamiento ¡Nada! Si aquello en la cueva de los cuarenta ladrones. Me persone en la puerta del ayuntamiento y mostré mi tarjeta de acreditación. El guardia urbano que estaba en la puerta tomo nota en un cuadernillo de los datos de la tarjeta y no puso ningún impedimento ¡Joder que lujo! Aquí sí que se nota donde van nuestros dineros. Las paredes llenas de tapices y banderas. Gente también vestida como yo ¡Que pasada! ¿Qué “coño” tengo yo que inspeccionar? ¿Por dónde comenzar?

Mi cabeza ya me estaba haciendo dudar que “coño” tuviera que yo hacer. Esa luz que siempre me alumbra ilumino mis pasos. Un pequeño rotulo indicaba donde tenía que empezar a trabajar ¡BAR! ¡ASEOS! Mira que llego a ser inteligente, miedo me doy a mi mismo de la capacidad que llego a tener cuando me pongo a pensar. Pero como ser humano que soy ¡Porque Dios no soy! Empecé a dudar ¡La noche  o el día! ¡Blanco o negro! ¡Bar o Aseos! ¿La duda es la clave del conocimiento? Y que “cojones” se yo.

Tire una moneda al aire para que decidiera por dónde empezar. Cara BAR, cruz ASEOS. Saco de mi bolsillo una moneda de un Euro ¡Joder que no es española! A saber cuál es la cara y cuál es la cruz ¡No jodas que tendre que mirar de cambiarla por una del país! La de aquí si que se que es cara  donde está el “JUACA” y cruz es fácil donde no está el “JUACA”. Voy al bar y pido que me la cambien ¡Bueno si voy al bar empiezo por el BAR!

Que lujo de bar, que mesa estaban hasta limpias, las sillas eran con posaderas de terciopelo como si fueran los asientos de un cine ¡Que pasada! Estemos por trabajo, aquí yo no veo nada sospechoso ¡Bueno, nada, nada! En la barra del bar hay un individuo sospechoso, estaba de espaldas a mi pero no cuadraba aquel personaje en tal lienzo ¡Que pintaba! Un hombre vestido de túnica, podría ser que fuera un jeque árabe cargado de petrodólares. Si lo es a buen sitio ha ido aparar con lo políticos de esta ciudad lo van a dejar sin plumas y cacareando ¡Lo sabré yo bien! Que trabajo para uno de ellos.

Me acerco para cerciorarme que no sea un terrorista de los de “Ala que meda” que mal me suena ¡Tonto, mira que eres tonto! ¡Joder es Al Qaeda! ¡O no! Bueno yo me acerco y miro si lleva un cinturón de explosivos en la cintura. Si lo lleva me doy media vuelta y para casa que uno no ha nacido para que lo mate un chalado con unos explosivos en forma de morcillas prendidas de la cintura ¡No jodas! El de la túnica quien podía ser ¡El Colgado!

--¿Qué cojones haces aquí? Me nudo mal rollo me has dado tío.

--No te entiendo Rogelio será ¿Qué haces tú aquí? Porque yo estoy por un trabajito que estoy haciendo.

-¡Eeeeee para! Que yo también estoy aquí por trabajo.

--Rogelio y de que “cojones” trabajas para tener que ir disfrazo de la década de los 70.

--¡TU que sabrás de moda ¡ Este traje es de un modisto Vanguardista ¡Para que te enteres!

--Pues yo de ti Rogelio se lo devolvía y me volvería  a vestir de Rogelio.

--¡No jodas Colgado! Para disfraz el tuyo. Con esa túnica pareces un fantasma en una fiesta Galowen.

--¡Halloween o day of the Dead! Tienes un ingles de academia que tira para atrás.

El Colgado me estuvo explicando el tipo de trabajo que le está haciendo para el señor alcalde. Según me explica que está padeciendo extorsión por parte de algún político de la oposición, con unas fotografías muy comprometidas del señor alcalde con una mujer de color en un burdel de la ciudad.

--Que le están haciendo chantaje por ir de “putas”. Son como críos estos políticos ¿Quién no ha ido de “putas” alguna vez?

El Colgado saca de una bolsa las fotografías del Chantaje. Me las muestra, cuál sería mi sorpresa que aquel culo negro lo conocía ¡Lo conocía muy bien!

--¡Joder que es la “Negra”! la que esta follando con el alcalde.

--Como puede ser que sepas que es la “Negra” si lo único que se distingue en la fotografía es el culo ¡Porque la cara no se le ve!

--Pues no abierto yo veces ese culo para metérsela ¡Si me dieran un Euro por cada vez! ¡Seria rico!

--Y tu Rogelio ¡Para quien trabajas de te ha hecho llegar hasta el bar del ayuntamiento?

--Un maniático que dice que inspeccionara todo esto no le hicieran un atentado ¡Supongo! Porque realmente no me dicho nada en claro. Lo único es que tenía una entrevista con tu cliente.

--MI instinto  de chaman me dice que tu jefe es el que le está haciendo el chantaje a mi cliente ¡Mucha casualidad! Pero piensa, tienen una reunión hoy, es una reunión a la cual mi cliente quiere mis súper poderes para paralizar el chantaje. Tu jefe tiene reunión con mi cliente pero no se fía que le hagan una encerrona y te manda a ti como observador.

--¡Coño! Ya te he dicho que mi jefe es muy rarito. Si te acuerdas de los tomates que te lleve para que me los analizaras.

--Si que me acuerdo eran una pasada de tomates. Cuando quieras me puedes dar más, porque el viaje que cogí era de lo ¡Buenos!

--Pues mi jefe está detrás de toda la mierda esa de los tomates  ¡Como te quedas Colgado!

--¿Y que haces trabajando para el que mando que penetraran con una pera por el culo?

--¡Supuestamente! No tengo pruebas de que este detrás de lo de la pera ¡Cojones y deja de nombrar lo de la pera! De que trapichea con la coca de los tomates si que es cierto porque las cajas estaban en su despacho ¡Pero igual el no es sabedor que son portadores de droga!

--Rogelio, tío que hace años que hiciste la primera comunión  como para creerte lo que afirmas.

No me digas cómo pero entre cubata y cubata, mojito y mojito. Enganchamos una “cogorza”, un pedo ciego que no éramos dueños de nosotros. El camarero no hacia una y otra vez lo mismo, a la que estaban vacios nuestros vasos los volvía a llenar. Para eso no es una “esponja” el Colgado, menos mal que yo aguanto muy bien el alcohol y era el mantenía la posición más adecuada. Porque lo que era el Colgado empezó aponerse plumas en la cabeza y cantar como un indio cabreado.

De repente no se que me paso pero alguien apago la luz del bar, la cabeza medaba vuelta como un molinillo de café. Me acuerdo de el camarero con otro personaje arrastraban  por suelo al Colgado. Empecé a gritar.

--¡Coño! Dejar a mi amigo en paz no veis que es una gallina por las plumas ¡El solo quiere que le dejéis poner un huevo!

Es lo último que me acuerdo. Silencio, mucho silencio y oscuridad a mí alrededor. Un sudor frio corría por mi frente y mi espalda. No recuerdo nada más, solo aquella sensación de soledad y frio, mucho frio.

Cuando pude abrir los ojos la cabeza me pesaba mucho, ya conocía aquella sensación no era la primera vez que la padecía. Es la resaca después de pillar un monumental pedo etílico, a mi lado estaba el Colgado ¡Donde coño me había metido! El espacio era muy reducido donde estábamos, las paredes eran de madera y no tenían ninguna abertura. Empecé a dar golpes, ni el techo ni las paredes cedían a mis intenciones de liberarme

--¡Coño! ¡Cojones! ¡Hijo puta! Despierta, Colgado ¡Despierta!

Por un pequeño orificio de una de las paredes pego uno de mis ojos. Lo que veo es agua, mucha agua ¡Es el mar! Y donde estamos es un barco ¡Yo no quiero hacer vacaciones en el mar! Nos están embarcando en un ferri en el puerto de la ciudad.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

No me conocen todos los que me tratan, ni me tratan todos los que no me conocen

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta