cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Vale la pena
Reflexiones |
12.12.13
  • 4
  • 17
  • 4643
Sinopsis

Necesito vaciar mi alma de tantas cosas vividas.

Necesito vaciar mi alma de tantas cosas vividas.

A veces las personas que tenemos alrededor necesitan un poco de nosotros y a menudo podemos hacer más por ellas de lo que creemos, si dejamos de ver un muro infranqueable  entre nosotros entenderemos que están deseosas de abrirse para recoger un poco de luz, un poco de luz que ese día en su vida alumbre su oscuro camino.

Y con poco tiempo y un poco de atención veremos cambios positivos de esas personas en sí mismos, en su vida, al menos durante un rato. Puede que con prestar un poco de nuestro  tiempo para escuchar o para decir alguna cosa que pueda hacer sentir bien a los demás, algún consejo que demos desde dentro como si por un segundo esa persona fuera lo más importante del mundo, nos demos cuenta que hay más personas de las que creemos que necesitan tanto de nosotros..

Y  en ese  tiempo por breve que sea habremos hecho feliz a alguien que sin ser consciente nos pedía ayuda con su ahogada alma a voz en grito.

Todo sería perfecto, bucólico, si no fuera porque ahora me toca a mí recuperarme de todo el esfuerzo que realizando por los demás no he hecho por mí, me pregunto si  cuando tenga posibilidad volveré a hacer lo mismo, aunque me temo que ya sé la respuesta.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • En el mundo existen millones de personas igual que tú; dadoras de consejos, de historias, de consuelos, que dejan el súper yo a un lado como diría freud, y todo por querer más a los externos que a uno mismo; sé que por ahora no lo vez, pero confía en que si no llega el momento en el que recuperes tu súper yo, llegará el momento en el que encuentres a una persona que te brinde lo que necesites.
    Siempre habrá gente con la que se puede contar y lo que no sabe el resto es que tras una máscara de fortaleza, son las que más ayuda necesitan. Yo creo que más tiempo hace falta gente que sepa escuchar, ahora se encuentra poco de esto... Saludos.
    En esto del toma y daca, se me ocurre que a todos nos parece que damos más de lo que recibimos. Tal vez sería más sano no esperar respuesta y disfrutar de el hecho de poder dar, y recibir una sonrisa como premio. Pero solo se me ocurre, no tengo nada claro en lo que hace a los sentimientos. Me gustaron tus reflexiones, porque me dejaste pensando
    ia!!! mui vonito pro le faltah pulidoh en my opinión
    Volverás a hacer lo mismo y eso es lo que diferencia a la gente con la que se quiere estar de la gente con la que se debe estar. Saludos y feliz año.
    Es curioso cómo somos las personas (al menos algunos). Nos sentimos genial cuando damos, ayudamos y aportamos a los demás. Nos sentimos egoístas si lo hacemos para nosotros mismos. Y si lo hacen por nosotros, nos sentimos mal y en deuda… curioso mundo este.
    Vale la pena...claro que sí. Todos necesitamos una tabla de náufrago alguna vez. Guardo una para ti, si algún la necesitas...aquí la tengo. Un abrazo corazón.
    Ya, eso sucede a menudo, pocas dan y muchos toman, como si fuera la cosa más normal del mundo, eso es lo peor. Somos nosotros quienes deben controlar la dosis según nuestra ética y quien realmente lo merece....Estilo fluido Nora, escribes muy bien...un abrazote...con mucha LUZ
    A veces creemos que somos un pozo sin fondo, damos todo el agua que piden a nuestro alrrededor sin importarnos nuestra extuctura interior, pero segun nos vaciamos, nuestras paredes se resecan, se agrietean y acaban por sepultar el agua que entregamos sin percatarnos en dejar un poco para nosotros, pero aun sabiendolo seguimos haciendolo, porque no sabemos decir que no
    Claro que lo volverás a hacer. Porque eso es lo que más nos hace crecer como personas. Alguien dijo una vez que los demás son el infierno. Pero no, son sólo un reflejo de nosotros. Ayudar a alguien es ayudarte a ti misma. Sentirse derrotado es sólo una ilusión, son falsas concepciones que nos creamos cuando dejamos a nuestra cabeza rumiar sin parar.
  • Si tuviera alas volaría, volaría tan lejos que me perdería, me perdería y no podría volver nunca más.

    La tristeza que me invade es tan grande que me asusta.

    No vuelvas porque me desordenas la vida, y es curioso porque eres con diferencia, la persona más ordenada que conozco.

    Abrázame fuerte, déjame llorar sin consuelo en tus brazos, no ser nadie por un rato, que el tiempo se pare y sienta la quietud de mi alma.

    Siento muchísimo haberte hecho daño, siento las lágrimas, los temblores, el desasosiego que te causé. Las ilusiones rotas, los esfuerzos en vano, las dudas, las noches sin dormir, los cigarrillos de más, las charlas infructuosas, mi mirada perdida, mis pocas ganas de seguir, mi melancolía, mi tristeza, los dolores de cabeza.

    El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida…

    Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo...

    He pensado tantas veces en que sería de mi presente si hubiera elegido otros caminos que la sola idea de volver a intentar valorarlo me aburre.

    Los pájaros que cada día visitaban mi soleada terraza aún no habían venido, todos los días hacía lo mismo, sacaba al perro a la misma hora y la misma pregunta a horas distintas.

    Cada día huele más a verano y todavía es invierno, un invierno que se ríe del frio. Un invierno que no quiere serlo, un invierno que quiere ser primavera, como cuando una mujer siendo morena decide que es rubia.

  • 30
  • 4.52
  • 338

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta