5 min
Vencido vencedor
Drama |
18.03.13
  • 4
  • 7
  • 884
Sinopsis

Ya sabéis que me encanta experimentar. Con este texto he querido escribir un relato cinematográfico. Para ello, he intentado pensar como una guionista. Es decir, mis únicas herramientas disponibles: imágenes y sonidos. Nada de diálogos. Me he centrado en la acción de mis personajes, en lo q les vería hacer en pantalla si mi relato se rodase. He planteado un relato con un par de escenas unidas por una elipsis larga. Ofrezco el planteamiento y el desenlace. El nudo lo dejo en manos de vuestra imaginación.

Un niño bajito de unos doce años sale del colegio al sonar la campana. En la cancela de la entrada cinco chicos de su clase le roban la merienda a una niña pequeña. Se codean al verlo pasar y empiezan a andar tras él. El niño acelera el paso. Gira la cabeza y comprueba que los tiene casi encima. Empieza a correr tan rápido como le permiten su piernas y los demás chicos le imitan. Mientras huye, sacude los brazos y los hombros hasta que consigue deshacerse de la mochila, que cae en la acera como un ladrillo. El chico del grupo que tiene justo detrás se tropieza con ella y se da contra el suelo. Los otros cuatro continúan la persecución calle abajo. Atraviesan el parque del barrio. Las madres apartan los cochecitos de bebé y un anciano levanta el bastón al aire para quejarse del empujón que el último de ellos le ha dado. Atajan el último tramo por los arriates de flores, aplastando todos los geranios. El niño gira la esquina, está a punto de llegar a su casa. Ya puede ver la luz del salón encendida a través de la ventana que da al porche. De repente, el más rápido de los cuatro le da una patada en el tobillo que lo hace caerse de boca en el jardín trasero de su casa. Lo acorralan entre todos y lo levantan del suelo. Le inmovilizan los dos brazos por detrás de la espalda para que no pueda defenderse. Entonces, aparece el quinto chico, el que se tropezó con la mochila. Tiene la piel de la barbilla rasgada y unas pocas gotitas de sangre le salen de la herida. Se acerca al niño, que lucha por liberarse de las ocho manos que lo sujetan. Le desabrocha el reloj rojo y negro de caucho que lleva en la muñeca y se lo pone en la suya. El chico lleva hacia atrás la pierna y el brazo derecho y, a continuación, le da un puñetazo en la boca.

 

----------

 

De la fuerza del gancho, la cabeza se le inclina hacia atrás. Se tambalea unos segundos hasta que cae de espaldas sobre el suelo del ring. Deja de escuchar los gritos de las gradas. No oye nada. Solo un pitido. El árbitro está agachado a su lado. Cuenta con los dedos los segundos que lleva tumbado. Van dos, tres, cuatro. Gira la cabeza y ve a su entrenador fuera del ring, en la otra esquina. Le grita algo, pero no lo entiende. Solo ve cómo se le arruga toda la cara mientras abre y cierra la boca a cámara lenta. En el otro extremo, su contrincante se pasea de un lado para otro. Tiene agarrado entre los guantes el cinturón rojo y negro de campeón del mundo. Una medalla dorada en el centro brilla por las luces de los focos del techo. Seis segundos. Se apoya sobre sus codos y sacude la cabeza. Siete. Ocho. Pone un pie en el suelo y se apoya en su rodilla para estabilizarse. Nueve. Se levanta aturdido y deja caer su peso sobre las cuerdas del ring. El árbitro le da una palmada en la espalda sudada y le levanta los párpados para mirarle las pupilas. Parece que está bien. A los pocos segundos suena de nuevo la campana y el árbitro se retira a una de las esquinas para que continúe el combate. El contrincante le devuelve el cinturón a su entrenador y se acerca a él golpeándose los guantes entre sí. Echa la pierna y el brazo derecho hacia atrás, para coger fuerza, y suelta un puñetazo en dirección a su ceja ensangrentada, pero en el último momento él se mueve a un lado de la cuerda y consigue esquivar el golpe. Su oponente ha subido la guardia, así que él le arremete con un crochet de izquierda en las costillas. Se libera de la esquina, gira ágil alrededor del boxeador que aún está encorvado hacia un lado por el dolor y le propina un nuevo crochet, esta vez de derecha. Su adversario baja los brazos para protegerse los costados, pero deja la cara al descubierto. Él aprovecha el descuido y encadena un juego rápido de piernas y brazos. Primero gira la cadera y lanza un directo de izquierda en mitad de la nariz. La cabeza se va hacia atrás por el golpe. Y a continuación, se mete debajo y le engancha el mentón con un uppercut cruzado. Se aparta de un salto, los brazos en guardia, y el contrincante se desploma boca abajo, casi inconsciente. El árbitro se agacha y cuenta los segundos. Cuando llega al décimo, da un manotazo en el suelo y se levanta. Coge el cinturón y vuelve junto al vencedor. En una mano levanta el premio y en la otra el guante agrietado del boxeador. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Curiosa la forma con la que por medio de palabras se puede llegar a transmitir sonidos, sentimientos y sensaciones, tal y como has hecho con este relato. ¡Ha sido muy interesante e intrigante!
    Compañera Mayka, ante todo gracias por tu bello comentario a Mi Amor Pequeñito. Y celebro sobremanera saber que eres hija de Córdoba, una ciudad mágica de la que siempre he estado enamorado y que, precisamente, el año pasado estuve recorriendo de cabo a rabo, quedándome boquiabierto con cada uno de sus rincones y la grandiosidad y la magia que la envuelven... Ando escaso de tiempo para leer todo lo que me gustaría, y cuando lo hago, robo algún minuto a la noche y al sueño. Pero no quería irme a la cama sin agradecerte tu lectura. Suceso trágico y estremecedor el de Breton. Espero que la Justicia lleve a este asesino a donde merece. Y en cuanto a tu texto, lo elegí entre tu prolífica producción: 1º por lo del experimento, jeje. A mí también me encanta estar siempre experimentando cuando decido qué relatar- 2º porque soy muy cinéfilo y me llamó la atención que escribieras un guión cinematográfico. Texto, pues, visual, sumamente descriptivo, que permite que el interés progrese, nos inflame, y, jeje, ¡claro está!: ¡nos sacuda!... Si no un largo, por lo menos un sensacional corto podría filmarse con él. Bien, compañera, guión, al cabo, audaz y de una estética muy directa. Hasta pronto, un saludo muy cordial, un beso grande para Córdoba la Sultana, y buenas noches-stavros
    Pues nada, Mayka, a buscar director, actores y productor y en la próxima edición de los Goya a lo mejor te llevas el premio al Mejor Guión Original. ¿ Eres aficionada al boxeo o te has documentado para escribir el relato ?. Como la mayoría de los tuyos tiene gancho, garra y una atrayente originalidad.
    Me ha encantado
    Bueno, pues a mi me gusto mucho, nunca se sabe que pueda conseguir experimentando. La historia es ciertamente cinematográfica con un salto en el tiempo y una decisión por medio. Muy bueno.
    Lo del experimento está bien explicado en la sinopsis y la sucesión de imágenes es curiosa, aunque confieso que a partir de la mitad del relato me resultó confusa. Como experimento me parece bien, pero creo que el resultado final no es mejor que el qu podrías haber conseguido narrando la historia controlando ritmos y pausas. Un saludo.
    Mi imaginación: El niño aquel día después del colegio, se prometió a si mismo que nadie le volvería a arrebatar un premio... me ha gustado.
  • Este capítulo puede ser el primero o puede ser el último, aunque es totalmente indiferente para la historia que os quiero contar.

    Huir de casa y del maltrato de tu marido para darte cuenta una vez que paras de correr, que todo lo que te rodea, incluso el agua de la lluvia, te recuerda irremediablemente a él.

    Pillar una infidelidad siempre es un golpe duro, aunque en el fondo lo sospecharas, pero hacerlo de esta guisa... Para esto, nunca se está preparada.

    El Padre Acevedo decidió desde muy joven que quería ser cura y dar consuelo a los más necesitados a través de la Santa Iglesia, pero todo su mundo se vino abajo como un castillo de naipes cuando apareció ella.. Entonces, ya solo podía pensar en darse consuelo así mismo. *Abstenerse de leer las mentes sensibles y susceptibles.

    Al ver pasar a Sonia esta mañana por la puerta de la agencia de viajes, no he podido evitar acordarme de mi primer beso, de aquellas caricias que erizaron mi piel y del orgasmo más intenso de mi vida...

    Aunque hoy en día hay mucha gente pasándolo mal, la crisis ha enriquecido a muchas personas. A veces jóvenes, como Flavio, que acaban malgastando su dinero y su tiempo en cosas que no merecen la pena.

    Casi para todas las mujeres del mundo, el día de su boda es el más importante de sus vidas, sin embargo para Carmen está siendo todo un suplicio. No le gustan las flores, ni el altar, ni siquiera su vestido... Todos piensan que son nervios, pero ¿habrá algo más? Para colmo sus padres y su suegra, no ayudan.

    Porque el amor no deja de ser un juego de estrategia..

    Chicos, perdonad el retraso de mi capítulo. Cuando lo colgué el viernes, se ve que no le di a publicar. Lo peor es que no es la primera vez que me ha pasado. Ya antes creí colgar relatos que días después me di cuenta no estaban en la web. Mea culpa! Bueno, con respecto al capítulo, como había varios frentes abiertos intenté continuarlos todos para que al siguiente autor no tenga que echar marcha atrás para saber por dónde continuar la historia. Espero que la espera haya merecido la pena. Un saludo a todos! Alalé!!

  • 36
  • 4.66
  • 48

Te gusta leer lo que escribo, pues sígueme también en twitter: @maykaponce

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.78 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€0.98 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.78 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.78 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€0.98 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€0.98 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€0.98 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi, Roberto Berríos

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.96 EUR
Crowdcreation
Hay 11 historias abiertas
Una nueva forma de crear historias de manera comunitaria y acorde al nuevo paradigma de narración colectiva.
Encuesta
Rellena nuestra encuesta