cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Venganza
Suspense |
30.12.16
  • 4
  • 4
  • 160
Sinopsis

Muy a menudo, la ingratitud resulta un pecado muy difícil de perdonar...

                                    

 

Le había entregado los mejores años de su vida y ahora pretendía dejarlo abandonado como un perro, como si sólo fuera un trasto, viejo e inútil.

Así le pagaba aquella zorra ingrata los servicios prestados a lo largo de casi una década.

Siempre que lo había necesitado, ahí estaba él. No le había fallado nunca. Jamás la había dejado tirada. Es muy posible que no pueda decir lo mismo de todos ésos a los que llama amigos. Él fue el mejor, el más fiel, ése que siempre estuvo a su lado, en los buenos y en los malos momentos, sin apenas exigir nada a cambio.

Ayer la sorprendió mirando a otros. Mirando, especialmente, a otro. Reconoció enseguida aquella mirada ilusionada, el mismo brillo de impaciente deseo que tenían sus ojos aquel lejano día en que se encontraron por primera vez.

Ayer, igual que entonces, notó como a ella se le aceleraba el pulso al acercarse a su odiado rival, aquél que tenía todas las cartas para convertirse en su sustituto.

La infiel malnacida  no lo sabía, pero ayer por la tarde se había cavado su propia tumba. Esa mirada delatora, saboreando por anticipado una felicidad futura a la que él se sabía ajeno, supuso su sentencia, inapelable e irrevocable.

Ahora, cuando lo miraba a él, sólo mostraba, en el mejor de los casos, indiferencia y hastío, cuando no un más que incipiente desprecio.

Los acontecimientos se precipitaron después de esa tarde fatídica.

Hoy por la mañana lo había echado de casa, de su casa, aquélla que había habitado durante 10 dichosos años. Sin compasión ni miramientos, la miserable arpía lo expulsó de su preciado hogar y luego se dedicó a prepararlo, a acondicionarlo para recibir en él al maldito intruso.

Pues sí, amigos, la pérfida bruja se dio mucha prisa, demasiada, en apartarlo de su vida.

Ése fue su segundo gran error.

El primero, por supuesto, había sido permitir que conociera a su enemigo.

Pagaría cara, muy cara, su desvergüenza, su inaudita desfachatez.

El tercer error, a la postre el más determinante, fue regresar otra vez al faro del acantilado. No era el momento más oportuno para visitar un sitio así.

Aunque habían viajado por todo el mundo, y conocido los rincones más pintorescos y paradisíacos, aquél era, sin duda, el preferido de ambos.

Allí, a la vera del mar embravecido, habían pasado alguno de sus mejores momentos. Sólo ellos dos, el viejo faro y el horizonte infinito.

Su último error, no hay tres sin cuatro, fue darle la espalda. Escogió el peor momento para ponerse a fotografiar las olas.

Ahí estaba la zorra ingrata, al borde del precipicio, enteramente a su merced.

Su rugido de rabia la hizo volverse. Se quedó mirándolo con los ojos desorbitados.

Petrificada por la infinita sorpresa ni siquiera atinó a gritar.

Esa mueca de intenso terror fue la última expresión que animó su odiado rostro y a él lo resarció, en parte, de los agravios sufridos.

Luego, ambos se despeñaron, desde más de 20 metros de altura, para ser engullidos por la furia del océano.

Los encontraron dos días después, con la marea baja, al pie del acantilado.

Ambos estaban tan destrozados que costaba trabajo reconocerlos.

A la mujer la identificaron por la pulsera de plata y una prótesis dental.

A él, por el número del bastidor y las dos placas de la matrícula. (2134  DCM)

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • A mi me parecio excelentemente muy bien escrita y muy bueno
    Me gusta mucho el relato, es una historia atrapante y con mucho jugo. Comparto el comentario de Mario Cavara, lo releería dentro de unos meses y le daría unos toques finales! La historia se lo merece, es genial! Te felicito! Gracias por compartirla!
    El relato es bueno y toca un tema que, por desgracia, es frecuente hoy en día. Reconozco que me ha gustado. El problema que le veo es la forma en que lo has desarrollado, con párrafos excesivamente cortos, muchas frases sueltas que hubiesen quedado mejor de haberlas hilvanado unas con otras para que el relato fluyese más. Por lo demás, consigues transmitir esa sensación de rabia que lleva al protagonista a perder la razón y le conduce a la más horrenda de las venganzas.
    Tal vez demasiadas veces palabras algo sexistas como zorra no? xD Pero ta bien =D
  • Relato con el que participé en el primer duelo del Torneo de Escritores con el título "el hilo rojo del destino".

    A veces, no conviene despreciar lo que cuentan las viejas leyendas...

    Muy a menudo, la ingratitud resulta un pecado muy difícil de perdonar...

    Normalmente, la Noche de Difuntos es como otra cualquiera: no suele acontecer nada extraño ni fuera de lo común; pero también aquí, como en todo, a veces hay excepciones...

    Cuando Demetrio Alarcón encontró sobre el banco del parque el libro "La Guía ilustrada de las setas de España", creyó que los dioses de la venganza le enviaban una señal muy clara, y decidió obrar en consecuencia...

    A veces, la realidad se convierte en un complicado puzle donde no siempre es fácil encajar las piezas.

    Relato con el que tuve el alto honor de entablar singular duelo contra el gran Lucio Voreno en la Final del I Torneo de Tus Relatos.

    Este es el relato con el que logré alcanzar la Final del Torneo tras entablar un apasionante duelo con Ana María Madrigal. Respondiendo a la masiva y popular crítica, que agradezco sinceramente, en relación al cambio de narrador en la parte final, he realizado los cambios oportunos para corregir ese defecto formal. Muchas gracias a los expertos e inspirados comentaristas por ayudarme a mejorar mis relatos.

    Se los habían arrebatado. No descansaría hasta encontrarlos.

    Relato que participó en la tercera ronda (cuartos de final) y logró superarla entablando gran duelo contra un sobresaliente relato de Arruillo, sin duda uno de los valores más firmes de TR.

  • 74
  • 4.81
  • 99

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta