cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Verloren 23
Amor |
06.12.17
  • 0
  • 0
  • 45
Sinopsis

El lagarto infló su garganta y volvió a rugir sembrando su pestilente aliento. Uno de los pies de Jhon se deslizó suavemente mientras se tomó la correa del bolso.  Se veía dispuesto a combatir con la feroz criatura haciendo que Verloren quisiera gritarle que corriera. Pero tomó una posición de sorpresa que le contuvo para mirar como dos «cabezas aullantes» aparecieron y pensaron a girar sobre el lagarto como dos moscas imprudentes. Jhon se giró.

— ¡Ocúltate!—. Gritó la orden con absoluto temor en su expresión al tiempo que una sombra de gran tamaño caía sobre aquel ente hundiendo su cabeza en el fango al tiempo que clavaba una cuchilla. Aquella brutal empalada de su cabeza resulto en una ola de fango que golpeó el pecho de Jhon que apretó sus dientes a la presencia de aquel gigante ser.

Vestía ropas negras que le envolvía por completo. Lucia un antifaz de plata con una nariz puntiaguda y sacó del cuerpo inerte su arma. Un mandoble oxidado curvo que sostuvo con una mano y no tardó en apuntar a Jhon. Verloren vió como en un parpadeo aquello se puso aun peor.

—Vaya mierda de situación—.Con la mano libre de martillo abrió el bolso sin dejar de mirar al nuevo rival. De allí saco una especie de fruta seca que aplastó derramando su jugo sobre el martillo.

— Que suerte, el lagarto no hubiera sido tan duro…— Se dijo y miró al gigante:—¿no podemos hablarlo?

A la pregunta,  aquel gigante a pesar de su altura saltó varios metros por sobre su cabeza. Dio un giro como si fuera una bailarina y ataco con su hoja a jhon en una explosión que levantó una cortina de fango.

—¡Jhon!—. Llamó Verloren mirando desde el portal de la puerta cubriéndose con las manos de la llovizna de aquella sustancia. El gigante desenterró la espada y bateó el suelo con aquella arma esparciendo la sustancia a las gradas. No contento con ello empezó a picotear con la misma sobre el terreno de sus pies. Clavó con furia levantando mas fango. Se detuvo de golpe y giró aquel mandoble con la punta hacia el cielo descubriendo que una parte de la misma faltaba.

Del fango una mano oscura como la de un muerto viviente se levantó y le siguió el cuerpo empapado de Jhon quien dio una bocanada de aire ahogada. Verloren observó asombrada que seguía vivo y el hecho de que sus azules ojos no estaban. En sus cuencas solo había abismo que despedía un fino humillo de cenizas en su rostro pálido. 

El gigante no tardó en reaccionar a descubrir su ubicación y golpear con su mandoble a Jhon. En ésta oportunidad no hubo una marea de aquella sustancia pero si un poderoso golpe de metal sobrevino a un eco. El pedazo que faltaba a aquel mandoble estaba de parte de éste quien detuvo aquel enorme filo.

Hubo una sorpresa en tanto en el ser como en Verloren. El gigante retrocedió ante la fuerte aura de muerte que emano de Jhon haciéndole notar de la presencia titánica de una bestia invisible.

—Ojos cerrados… Mi mente viaja en una autopista de estrellas… Galaxias se forman en línea a velocidades de luz… ¿Qué somos amor? Quizás solo recuerdos que soñas… sin saberte dormida… Somos secretos infinitos… De mundos sin fin… —. ¿Jhon cantaba? Le parecía familiar lo dicho como si se tratase de una canción que nunca había escuchado. 

Le vino un silencio y seguido un silbido. Había Jhon arrojado aquel pedazo de espada hacia el gigante que paralizado recibió de lleno sobre su antifaz aquella filosa parte. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 36
  • 4.66
  • 197

Un soñador con la visión de un mundo que conoce sus escritos y disfruta de ellos añadiendo el valor para seguir escribiendo… un soñador el cual sus libros dejan de ser cadáveres incompletos y se vuelven gigantes para los pies cansados de sus lectores… un soñador que escribe (un escritor)

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta