cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Viaje en autobús
Reales |
23.07.16
  • 4
  • 3
  • 2416
Sinopsis

La primera vez que la oí no le hice mucho caso. Miré al pasajero que iba a mi lado. Estaba impasible. Supuse que andaba ensimismado en sus pensamientos. Hubiera sido una pérdida de tiempo preguntarle. Y era fácil imaginar el tipo de conversación:

            —Perdone, ¿ha oído eso?

            —¿El qué?

            —Lo que ha dicho el altavoz.

            —Nunca lo escucho.

            Seguí mirando por la ventanilla. Total, ya me dice Marga que a veces exagero.

            Me gusta coger el transporte público los sábados por la mañana. Observo a las gentes y las calles. Descubro la ciudad. Me bajo en algún lugar que me interesa. Curioseo y, después, me vuelvo a casa más relajado.

            Ese día me subí a un autobús de la EMT sin fijarme en el número de línea. Los que iban dentro formaban el grupo de tipos de siempre: madres con niños, jóvenes que no tienen coche y ancianos que también pasan su tiempo viajando sin un objetivo concreto. Ningún hombre de mediana edad. Yo era el único.

            En la siguiente parada la voz mecánica repitió la frase:

            "El destino de este autobús es el final del trayecto".

            Me volví hacia la chica de los shorts sentada al otro lado del pasillo, pero asimismo adiviné su respuesta:

            —Por favor, no me dé la brasa.

            Me levanté y fui hasta el conductor.

            Ahora tienen unas cabinas herméticas e insonorizadas.

            Le hice signos de que abriera la ventanilla.

            Negó con la cabeza. Tienen prohibido hablar con el público. Sin embargo, mucha gente les pregunta dónde deben bajarse. Lo increpé por el hueco del aparato de cancelación de billetes.

            —¿Qué mierdas significa "final de trayecto"?

            —No grite. Vuelva a su asiento.

            Lo hice.

            Una abuela que apenas podía sostener el carro de compra se dirigió a mí:

            —El conductor no sabe nada. Está grabado en una máquina.

            —¿Usted lo ha oído?

            —Sí. Todos lo oímos tarde o temprano.

            —Pero, ¿qué quiere decir?

            —Pronto lo sabremos.

            Me doy cuenta de que quedamos muy pocos viajeros en el autobús. Todos de edad avanzada menos yo. Siento que ha habido un error al coger esta línea y yo no debería estar aquí.

            El autobús se salta mi parada, y las siguientes, y sigue adelante sin detenerse.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 134
  • 4.1
  • 689

Soy casi como la sombra gris. Me he acicalado un poco. Domar la guedeja canalla llevará más tiempo.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta