cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Vila Universitaria
Reflexiones |
19.06.13
  • 0
  • 0
  • 1362
Sinopsis

Bueno, esto es todo lo que queda cuando acaba el curso. Recoger los últimos libros que no cabían en la maleta y decir adiós.

y sin más, sin incluir despedidas forzadas, escapando de cualquier persona, o de cualquier mirada, escabulléndose como el viento por las grietas, se forzó a si mismo a fugarse, a irse para no volver jamás a aquel lugar en el que tanto tiempo había pasado, forzado y al borde de todos los bordes.
Y ahora, sin embargo, se sentía tan estúpidamente nostálgico, echaría todo aquello de menos... y tanto huir y marcharse con prisas para al final añorarlo... y eso le hacia sentir tan confuso... por nada del mundo volvería a pasar otro curso en aquel sitio, tan lleno de gente y tan lleno de soledad, de incomprensión y de abandono; pero al fin y al cabo, era el sitio donde estaban algunas de las mejores personas que jamás conocería, y lo sabía, y era lo único que le daba rabia.
Lo único bueno de aquel lugar, era que la gente que vivía allí era de lugares lejanisimos, y los veías a todos ellos desde el primer día con un entusiasmo que ardía una sonrisa enérgica y unas ganas de comerse el mundo... todos ellos... y tos conociéndose en poquísimo tiempo, como si fueran amigos de toda la vida. Pero para este caso, era de lo peor. Era gente inolvidable a la que jamás volvería a ver. 
Pero no dejó que el decaimiento le arrebatara el ánimo y mientras pensaba en todo ello mientras recogía los últimos bártulos y los ponía en cajas para irse, fue transformando sus frustraciones de aquel año, y a medida que pasaba el tiempo, iba planeando mentalmente más y más viajes para aquel verano para ver a tantísima gente...

 

Y eso es todo cuanto quedó. Recoge los últimos libros, los que no le cabían en la última maleta, hacía una semana.  

Decidió hacer un alto en el camino. Dejó la maleta en la puerta y fue puerta por puerta a ver si aun quedaba alguien. Sabía las puertas de memoria, aunque no hubiera ido nunca. 

No quedaba nadie. Fue toda una tristeza. Pero pensó que eso era algo totalmente justo despues de ese curso tan abstraido y alejado de todo el mundo. Ahora se arrepentía por ser tan estupido.


Todo aquel sitio era luchar contracorriente. Incluso la nostalgia que producía. Era tantísima gente inolvidable a la que no volvería a ver... los echaría de menos siempre, con su gran sonrisa estúpida...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta