cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Violencia Urbana
Varios |
10.06.12
  • 4
  • 3
  • 1358
Sinopsis

Cada día más real

Un revólver, un cargador y una manopla. Eso era todo lo que tenía acumulado. Empezó temprano cuando siguió a aquél viejo que salía del cajero. Una fuerte trompada en la mandíbula y el viejo se dobló como un fósforo encendido escupiendo sangre. Una billetera y un reloj, buen comienzo. Un par de patadas en las pelotas y a seguir. Dos cuadras más o dos minutos más, una parejita. Rápido, enajenado, puso el revólver en la sien de ella. El pibe gritaba, lo calló de un golpe tremendo. Sacó lo que pudo, la manoseó y le pasó la lengua por el cuello. Pero los gritos pudieron alertar a alguien. Tenía que mejorar, se había equivocado. Parecía un principiante. Un policía en la esquina lo mira. A correr. Correr y correr, nada más. Tuvo que tirar las zapatillas robadas porque le molestaban cuando ya eran tres los canas que lo perseguían. Correr y correr. Uno de ellos estaba cerca, con agilidad se agachó dándose vuelta y le soltó un disparo certero. Uno menos, esto le sumaría puntos.Cruzó la avenida de forma peligrosa  esquivando autos y gente. Agitado, se confundió con la multitud. Tiró su gorra y su buzo colorido a un cesto. Y siguió. Ese escape fue pura adrenalina. Anochecía cuando la vio.  Una mina sola, caminando apurada con una cartera de marca y joyas a la vista. Buen blanco para terminar el día. Se le acercó, pistola en la espalda y a caminar. Ella dijo algo, el la golpeó y la empujaba hacia el parque desierto. Una a una le quitó las joyas, el celular, el reloj. Con esto se superaba. Pero algo andaba mal.......no podía dejar de mirarle las tetas. Se calentó mal. La amordazó con el pañuelo que llevaba ella en el cuello. La empujó y la hizo caer, le pegó una patada para atontarla. Le arrancó el vestido de un tirón violento y se bajó la bragueta............

-Marianitooooooo-vení que ya está la leche, querido.

-Dame diez minutos, má. Estoy por pasar de nivel en "Violencia urbana"...

-Bueno campeón, solo diez minutitos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 16
  • 4.54
  • 134

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta