cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Vírgenes urgidas. Cap 1: Rutina
Ciencia Ficción |
08.08.16
  • 5
  • 0
  • 729
Sinopsis

Cat y Venus son dos mejores amigas que viven bajo sus miedos, cansadas de hacer siempre lo correcto y seguir siendo vírgenes, ambas toman el riesgo de vivir una aventura, conociendo a personas que pueden hundirlas, más de lo que están o pueden salvarlas.... ( De antemano me disculpo por los errores ortográficos, acepto toda clase de opinión)

El humo se mezcla con la noche, dos chicas sentadas bajo la copa de un árbol se matan lentamente con el consumo de una caja de pitillos; tanto como uno se termina, el otro inmediatamente es encendido.

-¿Por qué están difícil para nosotras?- Pregunta una de ellas, mientras que la otra, se queda en silencio pensando la respuesta, dando mientras, tres caladas profunda a su cigarro.

-Porque somos horribles- Como una pica que rompe el grueso hielo de un lago, así mismo la risa de ambas rompe la atmósfera nostálgica que se había producido.

-Idiota, eres fea y me arrastras con ello- La otra asiente, ambas saben que es mentira, la culpa la tiene el miedo, ese que ha crecido durante varios años.

-Somos afortunadas...Cat, te imaginas que tal vez no lo hemos hecho porque algo grandioso pasara y nos estamos preparando para ello- Cat ríe amargamente, levantándose para patiar las piedrecitas que encuentra, desquitando su furia con ellas.

- Cumpliré 25 y tú 24, no hemos disfrutado de muchas cosas, solo hemos dedicado el tiempo a estudiar y trabajar ¿Qué vida es esa Venus?- Pregunta, su amiga deja de mirarla y observa a la luna  como si de ella pidiera alguna respuesta.

-La vida que hemos escogido; tanto tù como yo hubiéramos sido tan despreocupadas, pero nuestras ganas de avanzar, de independizarnos, me hubiera volado la cabeza con otro año más viviendo con mis padres ¿No estás tranquila al menos? nadie te molesta, nadie te ordena o se queja de ti, yo no lo hago y tu no lo haces conmigo, para lo otro... - Suspira- ya habrá tiempo-

-Hubiéramos tenido una relación, seriamos una gran pareja, ¿Acaso no me amas?-Dice Cat haciendo que Venus la mire sorprendida, casi dándole un infarto mientras que su amiga estalla de risas por aquella reacción-Estoy jugando tonta, pero si este año no pasa nada, te juro que empezare a enamorarme de vos- Diciendo esto con un tono amenazante, y agarrando el ultimo cigarrillo que quedaba.

....

Son las cinco de la mañana, Cat arregla su cama y luego se baña y se alista para bajar a la cocina, hace chocolate y come ensalada de frutas con tostadas y mermelada de mora, a las seis de la mañana sale con su habitual uniforme blanco, a esperar su transporte, cuando este llega, siempre se sienta junto a la ventana, saca su celular, se coloca sus audífonos y reproduce su lista favorita, después de 40 minutos llega a la clínica y se acomoda en el escritorio de recepcionista, coloca su bolso abajo de sus pies, enciende el computador y empieza a llenar historias y registrar citas, esa misma tarea que ha hecho por más de tres años, con el mismo horario, de 7am a 7 pm, toda la semana excepto, sábado y domingo.

Son las ocho y la alarma se activa para Venus, sus clases empiezan a las 10 , de 10 am a 2 de la tarde y luego de 2:30 pm a 6:30 pm , como mesera en una pizzeria. Empieza preparando su desayuno, huevos revueltos con salchicha y dos tazas de café, cuando termina abre youtube desde su computadora y coloca en el buscador let it go de the Neighbourhood, la música sale por los parlantes y ella empieza el aseo por todo la casa; barre, trapea, arregla su cama y limpia el polvo, con el tiempo suficiente, se alista y sale con diez minutos para aparecer en la universidad a tiempo.

Cuando la noche cae y cada una está en la casa, preparan entre las dos la cena, normalmente siempre son papas a la francesa y carne con bastante salsa de tomate, Cat ve una hora de televisión mientras que Venus estudia un poco, luego salen a la vuelta de su casa, para fumar y hablar, sentadas bajo la sombra de un viejo árbol, siempre a la misma hora y con una cajetilla de cigarrillos.

Los sábados ambas se levantan tarde y no suelen desayunar, directamente se van al almorzar, cuando llega las 2:30 Venus se encuentra entrando en su turno hasta las 6:30, pero mientras, Cat duerme todo la tarde o ve algo de televisión hasta que llega su compañera, en la noche los sábados y los domingos no fuman, en cambio el sábado en la noche toman hasta perder la conciencia y duermen casi todo el domingo.

Esto lo han hecho por tres años y medio, aunque ambas dicen disfrutar vivir juntas, sus almas sienten que envejecen, que tuvieran el triple de edad de lo que de verdad tienen, desde hace años, no hacen algo alocado, ya no saben sobre el sabor del peligro, hace tiempo la adrenalina no viaja por sus cuerpos, sus vidas se han apagado y ambas se han condenado a morir juntas en esta rutina, hasta que la depresión acabe con ellas o los cigarrillos lo hagan. Pero cualquiera de estas dos formas, son lentas, es que morir demasiado rápido les da miedo y vivir como si no tuviera un mañana, también. Pero así ha sido siempre, desde que ambas estudiaban en el colegio, no quisieron atreverse con un chico por miedo a salir lastimadas, no quisieron a perder su virginidad por miedo a salir embarazadas, no quisieron probar la marihuana por miedo de ser pilladas por sus padres, buenas calificaciones, buenas chicas, tal vez creyendo que eso aseguraría un buen futuro, ahora que lo viven, no están felices, se odian por haber querido agradar a los demás en vez de ellas mismas.

Por eso se quejan bajo el viejo árbol, la luna y la noche. Como si esos tres fueran testigos de cómo agonizan, como sus almas piden a gritos ser compadecidas, queriendo cambiar su suerte, extrayendo de la nada algún valor, alguna fuerza para destruir todo miedo que las ata, piden a gritos ser liberadas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta