cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Wo ai ni
Amor |
14.04.22
  • 4
  • 3
  • 265
Sinopsis

Kana pinta flores al óleo tras las cortinas de su habitación. La luz del sol se tiñe de los colores de los bordados que traspasa y destella sobre los lienzos en las paredes.

Aris, que es un diminutivo de su nombre, destaca en deportes y a veces se pelea con chicos. Le encanta atravesar la ventana de su habitación de un salto, deslizarse por el tejado del porche y aterrizar en la calle.

Cada mañana va a buscar a Kana a su casa. Cuando toca el timbre, el sonido le produce cosquillas, sólo porque es el preámbulo a la dulzura de una voz que adora: —¡Ohayō!

¡O-ha-yō! —le saluda ella también, riendo con cada sílaba.

De camino al instituto, Kana juega a saltar las baldosas de par en par. Aris se atreve a hacer piruetas que dejan en vilo a los transeúntes.

A media bajada se paran. Una hace un giro arabesque de ballet, la otra, se pone en posición de bateo.

—Estamos ridículas —dice Kana.

—Totalmente ridículas. ¡Tienes el cuello torcido!

Kana le arregla la corbata a su amiga; Aris, las solapas de la americana y le pellizca una brizna de pelo del flequillo que, dibujando un arco, parece enfadado.

Cuando es primavera, y al hanami de los cerezos le gusta jugar a ser nieve, las dos chicas recogen los pétalos y se los tiran una a la otra, engalanando los hilos de arena de playa del pelo de Kana y rebotando con la coleta de caballo de Aris, que los rechaza con gráciles eses trazadas en el aire.

En el tren dan palmaditas en los cristales de las ventanas mientras se cuentan ocurrencias o deseos, juegan con las yemas de los dedos cuando llueve y se retan a hacer pasos de ballet ante las serias miradas de los pasajeros.

En el instituto nunca se separan, y los chicos ya conocen el sabor de los puños de Aris.

Cuando cae la noche, Kana se despide de su amiga en la puerta de su silencioso hogar, donde hay más flores que átomos de hidrógeno.

Por la mañana más abrazos, saltitos, corbatas torcidas, palmaditas en los cristales del tren, flores de cerezo enganchadas en el pelo y el delicado perfume de Kana que da la mano a las camelias.

—¡Vas muy mona hoy! —le dice Aris mientras le arregla la corbata, luego le da un tirón a la americana para que quede recta y le pellizca el flequillo.

—Después de clase tengo una cita…

—¡¿Cómo que una cita?! —Su voz vigorosa y encrespada, como las olas de mar chocando con las rocas, se deshace en la marea que se retira—, ¿con quién?

—Con el chico que me gusta, ya lo sabes.

—No... no sabía que te gustaba nadie. ¿Quién es?

—El de las clases de chino.

—Vaya... —hace una pausa mirando al suelo—, ¿quieres que te acompañe?

—¿Qué? ¡Ni se te ocurra!

Al terminar el instituto, cuando Aris se despide de Kana, no puede dejar de pensar en su pelo con pétalos del cerezo y repentinamente en alguien que le coge de la mano. Mientras la sigue, siente que su corazón se desboca bajo el delicado tejido que cubre su pecho.

En un coffee shop céntrico, Kana pide un helado de fresa y nata; un chico alto, atlético y de mirada segura; uno de chocolate con pasas y ron.

—Claro, de chocolate con ron, como los pervertidos… —masculla Aris balanceándose contra el ventanal del coffee shop, y retorciendo la cortina tras la que se esconde.

Kana siente una presencia hostil a su espalda, y los ojos entrometidos de Aris se escabullen al instante en el que Kana se gira.

Las miradas se persiguen, a veces se rozan y provocan aspavientos en Kana después de lanzar gestos para que su amiga se largue de ahí.

Se pone tan nerviosa que golpea la mesa con la rodilla, y entonces el chico sube el tono:

—¿Sabes cómo se dice “te quiero” en chino?

—¿Qué?

—Te quiero.

—¡¿Ya?!

—No, en chino.

—¿En chino el qué?

—Te quiero.

—¿Cómo? —se abanica el rostro, la boca abierta en una mueca que horroriza a un niño que se agarra al brazo de su madre—, ¿tan rápido?

—No, que en chino se dice Wo ai ni.

Aris pierde el equilibro y arranca la cortina, cae de bruces contra la bandeja de helado de frambuesa que trae una camarera. Su cara se convierte en un mural del cubismo estrafalario, jadeando se tira contra Kana, envuelve sus rojas mejillas con las dos manos y se manchan sus labios con helado de frambuesa.

De un reflejo asustado, el chico tira la copa de su helado de chocolate. En el suelo pringoso, la camarera que sostiene boquiabierta una bandeja de helado de frambuesa con un narizón bien marcado en el centro, resbala y la lanza al aire, cual festejo victorioso en los Juegos Olímpicos.

Una mujer hace fotos con el móvil, su hijo ríe y aplaude, una anciana en la barra se gira y bufa con aire condescendiente; al otro lado, el maese heladero frunce el ceño y sus ojos son apenas dos líneas bajo las cejas infernales.

¡Sumimasen! ¡Sumimasen! —implora Kana haciendo reverencias con las palmas unidas y los ojos en lágrimas.

—¡Huyamos!

Kana se deja arrastrar por su amiga. Corren por las grises calles moteadas de las luces de tráfico hasta que el aliento se les acaba.

Cuando caen redondas sobre la hierba de un parque, Kana le pregunta: —Pero ¡¿qué te pasa?! ¡¿Qué ha sido todo eso?!

Aris tarda en responder lo que un pétalo llega al suelo mecido por la brisa: —Wo ai ni.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 18
  • 4.73
  • 8

Todos somos islas en medio de infinitos océanos negros. Pero entre esta vasta soledad, siempre es posible encontrar almas gemelas a través de la literatura. Escribo terror lovecraftiano, misterio, erótico con tintes paranormales, fantasía y ciencia ficción.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta