cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Words can destroy lives.
Drama |
13.03.13
  • 4
  • 4
  • 1933
Sinopsis

Un fuerte portazo la hizo tambalearse.

Cayó de rodillas sintiendo como el último de sus suspiros se quebraba y rompía en mil pedazos junto con sus sentimientos.

Sus manos pasaban nerviosas por su pelo buscando algo a lo que aferrarse, una última esperanza de alegría, felicidad. Había olvidado lo que era ser feliz estando con personas a su alrededor.

Sus lágrimas oscuras dejaban un rastro visible en sus piernas que nunca podría limpiar. Un rastro invisible en su corazón que nadie podría arreglar.  

Las fuerzas que había usado para levantar la cabeza no le sirvieron.

Se miró en el espejo. Negó con la cabeza y rápidamente paso. Su mano rompió aquel reflejo horrible en el que se había convertido, pero el dolor que sintió ni siquiera sirvió para atenuar el profundo hueco que habían dejado dentro de ella. 

Alargó su otra mano y agarró aquella libreta usada llena de palabras que le destrozaron poco a poco. Escribió todo lo que había en su cabeza, lo tachó, volvió a repasarlo... mientras lágrimas y sangre llenaban aquellas páginas. 

Nada físico podría compararse al dolor que ella sentía.

Sentía que quería acabar con todo pero solo podía odiarse a sí misma por motivos que ni ella conocía, solo por las dañinas y envenenadas palabras que venían en susurros hacía ella como silenciosas puñaladas.

Todos los oscuros días que acompañaban a aquellos sentimientos solo permitían que ella sintiera pena de sí misma, de en lo que se había convertido.

Sabía que tenía que quererse a sí misma, o al menos, a aquella alma rota que quedaba en su lugar, porque si no, nadie lo haría. Ser débil era lo único que se le daba bien. Tragarse las lágrimas y quedarse con aquel maldito nudo en la garganta sin poder gritar.

Intentó levantarse pero solo consiguió volver a caer y golpearse fuerte contra los trozos rotos del espejo y las hojas hechas pedazos que había escrito.

Dejó de luchar y se quedó entre aquellos fríos sentimientos abrazando una de las hojas que había escrito.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta