cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ya no hay rayitos de sol
Reales |
02.04.13
  • 4
  • 2
  • 1341
Sinopsis

Ya no hay rayitos de sol ni nadie que pueda ayudarme

A veces me gustaría que al despertarme este último mes no hubiera existido, pero sin embargo cuando abro los ojos la realidad me embarga y entre susurros me cuenta que todavía no ha acabado y que puede que dure todavía mucho más.

¿Cuánto es capaz de aguantar el cuerpo humano antes de dejarse caer por completo derrotado ante las garras de la depresión?, yo ya lo he comprobado, intento mirar el sol, pero no alcanzo a verlo a través de los mares que surcan mis ojos. Veo fantasmas que me atemorizan y desvelan, veo la hipocresía y el egoísmo, veo la maldad que habita en todos nosotros, mi vida que dejó de ser mía para agenciársela el mayor de los monstruos que ha existido, la soledad, que invade todo cuanto toca y lo hace una realidad de dolor y angustia, de magnitudes grandiosas y sombras negras que se instalan en el alma.

Sólo me queda dejarme caer hasta que mi corazón deje de latir para siempre y pueda hallar la paz y el descanso que ansía.

Sé que entre lágrimas y desesperación te pedí ayuda, y con sólo mirarte sé que harás todo lo que puedas por hacerme llegar tus rayitos de sol, hoy te pido perdón porque pese a pedírtelo con el último vestigio de esperanza que pudiera quedar dentro de mí, no es posible tu ayuda, por más que yo la necesite, porque no eres tu el que puede darme la paz que yo requiero, y anoche se quemó también esa única oportunidad de sosiego, sólo puedo ayudarme yo y esta mañana me he dejado vencer por fin, ya no hay más que oscuridad y ya no busco tus rayos de sol, sólo busco... dejarme ir, por fin, hacia la nada.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • A veces partimos, pero no es hacia la nada, solo es que continuamos el camino.
    Un grito desesperado
  • No tenía futuro, me lo repito una y otra vez, tan sólo fui una etapa en su vida, pero pasase lo que pasase siempre volvía a él, como si de una condena se tratase, no podía alejarme por más que lo intentara (o tal vez no lo intenté)

    De como las marujas insulsas hacen repaso al personal sin mirar de puertas hacia dentro.

    Para ti y para todas las almas atormentadas sedientas de afecto.

    Hoy quiero hacer una reflexión sobre mí.

    Por mucho que pase el tiempo, el dolor y la ausencia perduran dentro del alma atormentada.

    La amistad verdadera perdura en el tiempo, en la distancia, en las adversidades y en los logros, si es tan fácil perderse, si es tan fácil separarse... tal vez no existió

    La noche y el silencio a veces juega con nuestra mente y la imaginación puede jugar malas pasadas, o quizá no?

    Dedicado a Ed por pedirmelo en uno de mis tristes relatos de cortarse las venas, he intentado ser graciosa pero no sé si lo he conseguido, lo cierto es que muy graciosa no soy. Este relato transcurre un día de Fallas en el que a una le toca trabajar y uno de esos días en que todo sale mal.... de todas formas las Fallas son maravillosas y me traen recuerdos fantásticos dónde para mí comenzó un poquito lo nuestro, entre petardos y confidencias dejándonos llevar por el alcohol, tal vez la primera vez que me sentí cercana a tí. Besos. (Perdón por la forma en que está escrito, sé que no es la correcta pero mi nivel no dá para más, no seáis muy malos!!)

    aquella noche soñó con aquel paseo y sus pensamientos volaron sin rumbo en el mar de sentimientos encontrados, sin destino y sin esperanzas, risas y pasión envueltas en un cariño tan doloroso como el puñal más afilado incrustado en el pecho

    ¿Se puede ser feliz y desgraciada a un tiempo? ¿Se puede reír y llorar en un mismo instante? ¿te puedo querer y odiar a la vez?

  • 24
  • 4.55
  • 198

Apasionada de los libros de misterio, Adicta al tabaco, siempre en compañía mientras me tomo el quinto o sexto café del día, me gusta el mar, los libros y su olor, pasear sóla por Valencia y dejar a mis pensamientos vagar a sus anchas, la naturaleza, escuchar, meter mi narizota en todo, organizar viajes y cenas, amar, compartir, soy lo que ves, sincera, llana, cariñosa, leal.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta