cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
yo
Reflexiones |
04.07.17
  • 4
  • 1
  • 1246
Sinopsis

las cosas que se me ocurren cuando no funciona el wifi (perdón, pero no me funcionan las mayúsculas)

he abierto otra puerta

una puerta que me ha conducido hasta lo más profundo de mis temores

he bajado las escaleras

he cruzado un pasillo que me ha llevado hasta los recuerdos de mi infancia

allí he sido feliz por un momento, gracias a la inocencia y al no saber nada

después he caído en un vacío llamado presente

he visto esos labios, esos labios que me hicieron abandonar la cordura

esos labios por los que no luché, que vi cómo se marchaban

que se marchaban con uno de mis compañeros de batalla

y yo mientras sonreía estúpido, alabando la felicidad ajena mientras

mientras por dentro ardía el pecho y la sangre inundaba mi estómago

la rabia y la ira me consumían, pero por fuera conseguía mostrar la otra cara

tantas veces como esta, tantas, me he hecho daño a mi mismo para no hacer daño a los demás

es la máxima del utilitarismo, me tumbo sobre las vías y dejo que el tren me arrolle, que me pase por encima y me desgrane

pasado un tiempo he podido dormir

dormir de día y beber de noche

dormir profundamente, notando cómo me engullía el colchón

cómo me abrazaban las sábanas, cómo el sudor frío de mi frente ayudaba a curarme

pero es sólo una enfermedad más, han sido tantas las que han venido

las que se han ido y no he conseguido olvidar

serán tantas las que vendrán, no quiero volver a pasar por lo mismo

pero el hombre es una animal de instintos

y yo soy un animal

mi mayor instinto es el amor, platonismo puro, ese amor que lucha siempre a muerte contra la cobardía, el amor sin armas, sin armadura, sin montura, sin escudero

la cobardía con un yelmo de plata y oro, con la espada mejor forjada, con una montura de terciopelo sobre un caballo árabe, con el más fiel de los escuderos

siempre dando muerte al amor real, al amor práctico, materialismo histórico

siempre perdiendo la batalla

sabiendo que al final perderé también la guerra, rezando por que acabe

quizás lo mejor será dejar de respirar, para que así se acabe conmigo el sufrimiento

la pena, el castigo, el insaciable hambre de pena que me corroe

no puedo evitar pensar en ella, en su piel blanca cómo el nácar

esa piel que es cómo un espejo, un espejo sobre un lago que refleja el sol de otoño

un lago que sirve de dulce madre para las hojas que caen de los árboles

esa madre que deja que floten, que naden sobre ella, que las arropa

no dejan de salirme alas en la espalda

ya estoy acostumbrado a cortármelas, a limar los hombros hasta que sangran

hasta que hay carne viva que supura, ya no suelto lágrimas

el dolor ya no es el enemigo, es un compañero de viaje

en la maleta cargo con demasiadas cosas, por eso la espalda sangra

necesito respirar, pero el único aire que ahorraría este constante ahogo viene de ahí

de su aliento, de su boca, y se escapa con ella, lo roba él, y yo me quedo aquí

con la cabeza entre las rodillas, con las manos en la nuca, mojando el suelo

de sudor, vómito, lágrimas de falsa alegría

si de verdad quieres algo, deja que vuele

pero si de verdad quieres algo, demuéstrale que debe volar contigo

la putada es que estoy acostumbrado a estrellarme, ya que mi costumbre es cortarme las alas

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No se si quisiste hacer una poesia o un relato reflexivo. Pero la mezcla de las dos cosas no quedó demasiado lograda esta vez. Me gustaron mucho mas los otros dos escritos que lei tuyos.
  • me sigue sin funcionar bien el teclado, así que perdón por las mayúsculas y demás cosas

    las cosas que se me ocurren cuando no funciona el wifi (perdón, pero no me funcionan las mayúsculas)

    Son cosas sin más, a veces es más importante el viaje que el destino.

    Hasta un posa-vasos puede llegar a ser un posa-vasos

    Esto es sólo un proyecto. Se supone que va orientado en forma de guión, un guión libre, necesita muchos retoques, esto es sólo la primera página, lo que vendría siendo la primera escena de toda la serie. La vida de un desgraciado zaragozano cambia cuando le crecen las deudas con un grupo de rusos de mala calaña.

    Se metió en la bañera y dejó que la sangre de sus venas transformara el agua cristalina en el vino más rojo que jamás se pudo imaginar nadie, no era el mesías, pero, era alguien.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta