cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Yo y mis dioses
Drama |
18.04.20
  • 4
  • 4
  • 633
Sinopsis

He conocido varios dioses. Unos exigentes, otros resignados.

Conocí a dios a mis cinco años. Una mujer con caderas anchas, blanca, de cabello negro abundante. La recuerdo con un sonrisa que me refrescaba y le daba energía a mi cuerpo. Cuando sufría lloraba lágrimas negras. Nunca lo entendí. Era cuidadora, proveedora y querendona. Aunque a veces, cuando se enojaba, me quería acabar con su rejo. Yo vivía por ella y me prometí a mis ocho años que si llegaba a  morir, me tiraría al hueco de su tumba para que me enterraran con ella. 

Cuando cumplí quince años mi diosa ya me daba risa. Y comencé a repudiarla. Mientras esto sucedía conocí a mi próximo dios. Era blanca, cabello liso y sonrisa nerviosa. Tengo el vivo recuerdo de sus pantalones pegados al cuerpo, sus pasos cortos y la mezcla entre la crema con la que embadurnaba su cuerpo y el sudor de sus nervios en nuestros vertiginosos encuentros. No era cuidadora como la primera. Esperaba que yo la protegiera. Ella prometía lealtad y pasión. Nos cansamos de las promesas, de nuestros olores y nuestros encuentros ya insípidos y en blanco y negro.

Por ella conocí a mi próximo dios cuando tenía 20 años. Invisible. Tan grande, decían todos, que no lo podíamos ver. Sin embargo tan etéreo y maleable que podía vivir dentro de mi. Lo recuerdo por su obsesión con esperar lo correcto de mi parte. Quería que me comunicara con él durante varias horas al día y me exigía el diez por ciento de mis ingresos (aunque decía que era dueño de todo). A pesar de esto, nunca estaba satisfecho. Todos los días me recordaba que yo era como un abortivo y que le diera gracias que al menos me mantenía vivo y sano. Me prometía cuidados, provisiones, prosperidad. Algunas las obtuve. Un día, a mis treinta años, creyendo que me hablaba por medio de sus libros ancestrales, pensé que me entregaba un mensaje y me fui de su casa hacia el desierto a esperarlo.

Me quedé con mi soledad y sin su respuesta. Y mientras caminaba en el desierto, me encontré a otros dioses tan humanos como yo. Los reconozco por sus vidas fracasadas y el repudio de los que los rodean, por sus discursos vehementes y sin lugares comunes. Todos escritos en libros viejos y otros más contemporáneos. Con estos tertulio en estos días. No me exigen nada pero sigo insatisfecho. A sus palabras siempre les falta algo. 

Hoy a mis cuarenta, sentado, me divierto con ellos a la espera de la llegada de mi próximo dios.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 65
  • 4.55
  • 93

Licenciado en Lenguas Modernas. Profesor de Inglés. Me gusta leer y escribir.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta