cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

Al faro

  Virginia Woolf, no está interesada en contar una historia, sino en cómo contarla. Esto es algo común a James Joyce y otros autores de la época. La falta de acción en la novela es abrumadora. Por momentos, el lector se pregunta si en realidad está leyendo un ejercicio literario; es decir, la misma pregunta que se hace cualquier lector al conseguir terminar el Ulises de Joyce. Por cierto, ambos, Joyce y Woolf nacieron y murieron el mismo año, 1882-1941

  Esa inacción exterior de la novela es contrarrestada por un perpetuum mobile en la vida interior de los personajes. Toda la novela es visionada a través de los ojos de distintos personajes. De ello resulta que el mismo paisaje, la misma situación, se nos ofrezca, de esta forma, bajo distintas perspectivas de la existencia.

  Woolf, como narradora, aparece en contadas ocasiones, y en esos momentos parece como si se sintiera molesta por la obligación de tomar la voz del relato. No se siente a gusto en ese sector y rápidamente cede la narración a un personaje.

  La novela está dividida en dos partes. La segunda parte comienza algunos años después de finalizar la primera. El lector recibe algunas sorpresas con respecto a lo que ha significado el paso de los años para los protagonistas, ese vivir y mutar que forma parte de la existencia. La muerte, aparece en esta segunda parte como una fuerza omnímoda. Durante la primera parte, toda la visión externa ha estado marcada por la trivialidad de las costumbres y las buenas formas. La vida, parece opinar Woolf, para quien la muerte ajena es un golpe que hace ponerse en movimiento nuestro ser.

  Como esta es una web de escritores, comentaré que es necesario leer a Virginia Woolf, siempre aporta “una pizca de condimento”, al lector en su técnica narrativa. Si es posible, la lectura debe hacerse en versión original, así evitará algunos malentendidos debidos a las traducciones o la imposibilidad de trasponer a nuestro idioma, algunos términos anglosajones.

  Woolf sabe lo que quiere hacer y lo consigue. “Al faro” es una novela corta, escrita con maestría y sin acción, con algunos personajes irresistiblemente atractivos. Una joya literaria que utiliza la novela como excusa para hacer gala de un indudable virtuosismo literario. Y de camino, dejar un rosario de pensamientos propios de la autora, bajo el disfraz de las ideas y sentimientos de los personajes.

Licenciado en Filosofía y Letras (Málaga) Ha publicado relatos cortos en varias editoriales

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta