cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

El jardín de las rocas

El tiempo, ese gran mutador de las cosas, va echando capas de polvo sobre la obra de los artistas. La literatura, que a diferencia de la pintura o la escultura, no puede estar expuesta directamente a la visión del espectador en un museo, siempre es un arte propenso a ser enterrado en el olvido.

Este es el caso de Nikos Kazantzaki, autor griego de mediados del siglo XX. Kazantzaki permanece aún en las estanterías merced a la adaptación al cine de su novela “Vida y hechos de Zorbas el griego.” Pero reconozco mi ignorancia, no sabía que este escritor era el autor de la novela que dio origen a la película, hasta que hace unos días cogí de una biblioteca pública un volumen, con toda la pinta de un libro que lleva años en la estantería sin moverse de su sitio, que contiene varias novelas de este escritor griego.

Y leí la primera de las novelas: “El jardín de las rocas.”

La novela comienza “in media res,” igual que tantas otras, cuyo ejemplo más famoso es la Iliada de Homero, y termina dejando al lector la sensación de que si el autor hubiese querido aún podría haber escrito cien páginas más. Pero a Kazantzaki no le interesa la historia, de hecho, la novela casi no tiene trama dramática, no hay una acción, excepto en los capítulos finales, y esto concediendo un amplio crédito a la palabra “acción.”

Hay dos novelas en una en este “Jardín de las rocas.” Por un lado una trama donde el protagonista, el propio autor o un alter ego muy parecido a él, ejerce como testigo de la tensión entre Japón y China, que finalmente llevaría a los dos países a un enfrentamiento armado que se considera como el preludio de la segunda guerra mundial. Esta tensión se describe de forma individual en dos personajes, la japonesa Yoshiro y el chino Li- Teh, los cuales fueron amantes en otro tiempo y ahora son enemigos mortales. Toda una metáfora del absurdo devenir del ser humano.

Pero sin duda el gran momento de la novela es el episodio donde la tensión sexual entre la delicada Siu- Lan, hermana de Li-Teh, y el protagonista, llega a su paroxismo, sin que exista más que un roce entre ambos. Toda una exhibición de erotismo platónico vestido de una elegancia inaudita.

La frágil silueta de Siu- Lan es el digno oponente a las solidas máquinas de destrucción humana que son Yoshiro y Li- Teh. Y el protagonista, como todo lector, sucumbe al delicado paso de esta muchacha china inolvidable.

A cada capítulo dedicado a la ficción, corresponde otro donde el protagonista reflexiona sobre sí mismo y su entorno. En ocasiones, el suceder de los acontecimientos parece que le hace opinar lo contrario de lo que había afirmado páginas atrás. No nos engañemos, hay una continua llamada a la acción, al movimiento hacia una superación del hombre por sí mismo, un grito desesperado. No en vano, la novela comienza con un grito que pide socorro. Son tantas las frases dignas de recordar que no dejaré constancia de ninguna para que el posible lector las descubra y guarde en su corazón las más preciadas por él.

Kazantzaki tiene un estilo limpio, exento de frases barrocas o de excesos literarios que solo conducen a fraseos estériles. Cuenta aquello que desea contar, nada más. Del Japón apenas si paseamos por sus calles, en China saldremos varias veces, no demasiadas,a pasear, principalmente por lugares sórdidos. Kazantzaki no es un turista. Es un hombre que se encuentra en medio de otros hombres y los estudia, participando activamente en los sentimientos enfrentados en cada ser humano.

Si ven una obra de Niko Kazantzaki, no lo duden, llévensela. Hay todo un mundo esperando para ser descubierto por el lector. Quizás así podamos impedir que el olvido, ese injusto paladín del tiempo, se apodere de la obra de este autor.

Licenciado en Filosofía y Letras (Málaga) Ha publicado relatos cortos en varias editoriales

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta