cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

EL TESTAMENTO

Se trata de un estremecedor relato que pone de manifiesto el dinero como quintaesencia de la vida humana dentro de una intriga judicial que busca desesperadamente y con soltura narrativa hasta resolver el asunto. El viejo Troy Phelan está a punto de morir: soy un viejo solitario a quien nadie ama, enfermo, resentido y cansado de vivir. Antes era dueño de todos los juguetes: yates, jets privados y rubias, casas en Europa,  haciendas en Argentina, una isla en el pacifico, pura sangres e incluso un equipo de hockey. Estoy enemistado con mis tres ex esposas y todos mis hijos; hoy se hallan reunidos aquí porque me estoy muriendo y ha llegado la hora de repartir el dinero. Nadie me ha visto caminar desde hace un año. Tomo el tirador y abro la puerta. Salgo descalzo a la estrecha terraza, sin mirar hacia abajo, me encaramo a la barandilla y…   – ¡Deténgase! –Gritó alguien mientras todos me siguieron antes de lanzarme desde el último piso.    Intensas primeras páginas que logra captar al lector de inmediato donde el protagonista Nate o´Riley viaja hacia los pantanales de Corumbá (Brasil) buscando la heredera de once millones de dólares, una hija ilegitima llamada Rachel Lane a quien el viejo enfurecido y vengativo legó su cuantiosa fortuna entre empresas y fluidez bancaria. Esperan ansiosos la lectura del Testamento:     *A cada uno de mis hijos, Troy Phelan Junior, Rex Phelan, Libbigail Jeter,  Mary Ross Hackman, Geena Strong y Ramble Phelan les otorgo la suma de dinero necesario para pagar todas las deudas contraídas hasta la fecha. Cualquier deuda en la que incurran en ésta fecha, no será cubierta por la presente donación. Si alguno de mis hijos intenta impugnar este testamento, la donación que le corresponda será anulada.    –¡Qué hijo de puta! –dijeron los hijos al leer el testamento.    El protagonista financiado por el bufete de abogados viaja a Brasil en busca de la heredera más afortunada. Una avioneta en medio de tormentas lluviosas por poco lo mata. Al lograr encontrarla, Nate se presentó:    –Me llamo Nate O Riley. Soy abogado y vengo desde Washington.  –¿Y usted? –Preguntó ella, dirigiéndose a Jevy. –Soy su guía. –¿Qué los trae por aquí?   –Perdón– añadió Nate– busco a Rachel Lane. Tengo razones para creer que usted y ella son la misma persona.    –¿Y por qué quiere encontrar a Rachel Lane? Al principio Rachel mintió diciendo que ella no era porque se había muerto hace muchos años. Al día siguiente prosiguieron: –Disculpe, ¿podemos hablar de Troy? –Como guste. –Troy tuvo tres esposas y seis hijos, al menos que nosotros supiéramos. Como es natural, usted fue una sorpresa. No apreciaba a los otros seis, pero claro está que a usted la apreciaba mucho. A los demás no les ha dejado prácticamente nada, justo lo suficiente para cubrir las deudas. El resto se lo ha dejado a Rachel Lane, nacida fuera del matrimonio el 2 de noviembre de 1.954 en el Hospital Católico de Nueva Orleans de una mujer ya difunta  (SE SUICIDÓ) llamada Evelyn Cunningham. Esta Rachel debe ser usted.    –Troy no me quería –dijo por fin Rachel negándose rotundamente a recibir la fortuna. En la trama hubo cierta empatía entre Nate y Rachel rozando un idilio inconcluso en la mente del abogado. Ella lo conminó a comunicarse con dios buscando reparar los daños que lo indujeron a ser un alcohólico empedernido. Nate se marchó sin Rachel y con el virus del dengue en medio de caimanes y ríos embravecidos aunados por tormentas nocturnas. Por poco se baja del mundo. En medio del virus, Nate delira teniendo visiones en medio del pantanal. Debacles y una larga fila de sucesos dan un viraje a la dinámica psicológica de Nate O Riley, personaje cuya vida disoluta y libertina encuentra amparo y cobijo espiritual en el aura pasiva y estimulante de Rachel quien le mostró el camino de dios y la esperanza.    Al club de abogados le brillan los ojos. Acuerdan algo con los herederos que querían ir a juicio e impugnar el testamento, Nate vuelve a viajar hacia Brasil (CORUMBÁ) pero no había ni rastro de ella. El jefe de la tribu pasó con ellos por delante de la puerta y los acompañó a la parte lateral, donde, a la sombra de grandes árboles, vieron las sepulturas…   –La mujer está a la izquierda, Lako a la derecha. Murieron el mismo día, hace unas dos semanas. Desde que nos fuimos la malaria ha matado a diez personas.
  • 6
  • 4.67
  • -

Escritor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta