cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

Las partículas elementales

TRADUCCIÓN: Encarna Castejón

EDITORIAL: Anagrama, S.A

N.º PÁGINAS: 320

ISBN: 978-84-339-6730-5

PRECIO: 10,90 euros 

 

     “Toda sociedad tiene sus puntos débiles, sus heridas. Meted el dedo en la llaga y apretad bien fuerte. Profundizad en los temas de los que nadie quiere oír hablar. El envés del decorado. Insistid sobre la enfermedad, la agonía, la fealdad.

     Hablad de la muerte, y del olvido. De los celos, de la indiferencia, de la frustración, de la ausencia de amor. Sed abyectos, seréis auténticos.“ Fragmento del poema "Golpear donde más duela", Michael Houellebecq.

 

     "Las partículas elementales" del irreverente escritor francés Michael Houellebecq es un libro publicado en 1998, mediante el cual su autor fue catapultado al éxito mundial, ganando en 2002 el Premio Literario Internacional IMPAC de Dublín.

     Explícita, políticamente incorrecta, por momentos asquerosamente divertida, de intención profética y a medio camino entre la novela y el ensayo, esta obra, causante de una gran controversia en el momento de su publicación, invita al lector a reflexionar sobre el nuevo cariz que ha tomado la civilización occidental a raíz de la revolución del 68. El autor refleja este momento convulso y decadente de la historia como un síntoma de la nueva mutación metafísica que está por llegar y que terminará desembocando en la superación de la raza humana por una nueva versión genéticamente mejorada.

     El relato se desarrolla en Francia durante la segunda mitad del siglo XX, y gira en torno a Michael y Bruno, dos hermanastros abandonados por una madre que se entrega por completo al espíritu libertario de los años 60. Sufrirán infancias traumáticas que marcarán el devenir de sus vidas. Michael se convertirá en un biólogo de prestigio, un hombre de ciencia pragmático pero abatido y triste, con una vida emocional plana y graves dificultades para relacionarse con los demás, encontrando consuelo frente a la angustia del universo sólo a través de las ciencias puras. Bruno, por su parte, se convertirá en profesor de literatura y escritor cáustico. Inmerso en plena crisis de los cuarenta y obsesionado con el sexo y su apariencia física, adoptará un sistema vital basado en la búsqueda del placer inmediato, utilizándolo como bálsamo frente a la inevitable y trágica degradación física de la que ningún ser puede escapar. La frustración del papel que desempeñará la madurez en la nueva civilización del ocio (cuyos pilares fundamentales son el sexo, la violencia, el hedonismo y el culto al cuerpo), el endiosamiento de la juventud y el constante acoso de la muerte llevarán a Bruno a la locura.

     Houellebecq se despacha agusto en esta obra lanzando dardos envenenados contra la biología molecular y el movimiento New Age, acusa al materialismo y a los hippies de ser los padres de los asesinos en serie de la década de los noventa e incluso se permite la licencia de llamar feo al filósofo y activista Jean-Paul Sarte. Ensalza la capacidad profética de la obra Un mundo feliz de Aldous Huxley (con el que a menudo ha sido comparado), pero dice de él que fue un pésimo escritor.

     He de confesar que esta novela ha sido capaz de provocarme un cúmulo de sensaciones diversas; excitación sexual, asco, risas a carcajadas y hasta me ha faltado poco para ponerme a llorar. 

     En ocasiones (no muchas) y a propósito, Houellebecq te arrolla con una perorata pedante sobre física cuántica o biología, sintiendo el lector ganas de pegarle un puñetazo, otras, en cambio, siempre y cuando seas una persona con un mínimo de empatía, sentirás la necesidad de abrazarle y compadecerte de él, pues en esta obra el escritor se desnuda dejando impresa en ella una importante carga autobiográfica.

     En definitiva, para expresar mi opinión sobre este libro me bastaría con citar a Holden Caulfield, protagonista de "El guardian entre el centeno":Los libros que de verdad me gustan son aquellos que al acabar de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarlo por teléfono”. Todo lo demás es relleno, un cebo, y es que cuando terminas de leer "Las partículas elementales", tanto como si te ha gustado como si no, deseas mantener una conversación con Michael Houellebecq. 

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta