cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

SIN BLANCA EN PARÍS Y LONDRES

Traducida también como Mis años de miseria en París y Londres o Vagabundo en París y Londres (en realidad su título original es Down and Out in Paris and London, algo así como Abajo y afuera en Paris y Londres) es una novela anterior a 1984 y La granja de los animales, los libros más conocidos de George Orwell; pero que muestra ya algunas de las virtudes que lo harían mundialmente famoso.

La novela en sí trata de las experiencias de su protagonista y narrador – un periodista inglés menor de treinta años - en las capas más bajas de las sociedades francesas y londinenses.

Los datos de su biografía no nos son contados. La narración empieza cuando el protagonista nos relata sus experiencias en un hotel de La rue du Coq dOr, una callejuela donde se ubican varios hoteles, y describe la vida del barrio, sus personajes, la suciedad y la sordidez de los ambientes.  Hasta entonces no es un hombre pobre. Aunque vive entre extranjeros desocupados, el narrador tiene un trabajo de profesor de inglés, y guarda algunos cientos de francos que le permiten vivir sin apuros; pero las dificultades empiezan cuando su alumno deja de solicitar sus servicios y merman sus ahorros.  La prosa fría, descriptiva y analítica de un periodista y ensayista nos va a narrar el descenso a los niveles más bajos de la miseria y de sus manifestaciones sociales, físicas y psíquicas. Junto al narrador nos vamos dando cuenta de las nuevas formar de relacionarse:  las casas de empeño, las posadas, los nuevos amigos,  las formas como son tratados los desocupados, la desesperanzada búsqueda de trabajo,  las manifestaciones del hambre, el cansancio, la suciedad y todo el entorno frio de la pobreza.

Junto con su amigo Boris, un ruso desocupado que antes fue camarero y sueña con ser maitre, logra sobrevivir un tiempo en la miseria hasta conseguir trabajo como plongeur en un costoso hotel. Este humilde trabajo – lavandero de platos, recadero, barredor, empleado de empleados, es decir el más bajo de todos- le sirve para describir y analizar las jerarquías, los horarios, los sueldos, el vocabulario, las anécdotas y las costumbres del mundo hotelero, siempre con agudo sentido crítico. Aunque al final de esta primera parte logra acceder a un trabajo más respetable, el sobrecargo de labor y de horas lo hacen buscar suerte en otra parte.  Viaja a Londres no sin antes analizar la existencia de los plongeur y denunciar la vida que se esconde tras el resplandor de los grandes hoteles.

En Londres las cosas no resultan tan fáciles como esperaba. Aunque le habían prometido trabajo como cuidante de un retrasado mental, el viaje del paciente hace que tenga que posponerse por lo que se ve obligado a vivir en pensiones cada vez más baratas. Así logra introducirse en el mundo de los vagabundos y los mendigos. Entabla amistad con dos de ellos -de los que ofrece magníficos retratos- que lo llevan a conocer el mundo de los albergues, las comidas gratuitas, los centros de beneficencia, las iglesias que reparten malas comidas, los tugurios donde pasar la noche, las costumbres, las leyes contra la mendicidad, los itinerarios del hambre y hasta un vocabulario de la jerga usada en ese ambiente.

 Igual que en París, estas experiencias le sirven para analizar el mundo de la calle, opinar, contar experiencias y anécdotas, describir lugares, analizar las condiciones que permiten esta forma de vida, criticar las malas leyes  y proponer soluciones al problema.

Con una lucidez, una inteligencia y una moral puesta al servicio de los más pobres, Sin blanca en París y Londres puede considerarse como un antecedente del llamado Nuevo periodismo norteamericano, en su vertiente más cruda, la del reportero que se introduce en el mundo  que va a describir, para hacerlo  “desde dentro”, como un observador privilegiado. Aunque sin la pretensiones de los norteamericanos, Sin blanca en París y Londres de George Orwell es un relato humano, auténtico y dramático que logra transmitir las necesidades de las personas más desfavorecidas, al punto que  después de leerlo usted revalorará su cama propia y su comida casera… por más modestas que estas sean.

  • 31
  • 4.59
  • 174

Escribomaníaco

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta