cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
I
Reales |
03.10.15
  • 4
  • 4
  • 1290
Sinopsis

Así comienza todo. Serie de historias.

Siguen frescos los recuerdos en mi mente, de aquella juventud que absorbieron ya los años. Durante los últimos respiros del sigo pasado viví junto a mi familia en una pequeña localidad del norte de Veracruz.

Vivir ahí era como estar inmersos en un eterno mes de Abril. Los pájaros silbando, los ríos fluyendo, el manto verde que cubría las laderas que día con día me saludaban al despertar. Nada tenía que ver aquel lugar con la estruendosa vida que yacía en las grandes urbes del país de aquella época.

Allí viví mi primera infancia. Recuerdo el dolor que sentí cuando papá me comunicó que dejaríamos aquel terruño para ir donde sus padres. Aquellas palabras quemaron mis adentros.

Todo sucedió demasiado rápido, todo parecía tan efímero, tan inverosímil.

Recuerdo la extrañeza con que miré a mis dos hermanas, quienes, al parecer, estaban bastante alegres por todo aquel proceso que resultaba sumamente complejo para mí, sin embargo, parecía como si no se enterasen del gran cambio que todo aquello suponía. O tal vez, por ser menos no dejaban atrás lo mismo que yo: lugares especiales, amigos, recuerdos.

Iríamos al norte del país, a Monterrey. Yo odiaba Monterrey, ya había ido muchas vece, pero nunca me acostumbraba a su ajetreado estilo de vida, además, nunca le perdonaría que me arrancaran de mi hogar para llevarme hasta ahí.

En Monterrey vivió toda la familia de mi papá, mamá es de Veracruz, vaya combinación que mis hermanas y yo resultamos. Tal vez no sería tan malo, después de todo ahí también tendría un par de abuelos, no los mismos que en Veracruz, pero abuelos al fin.

Días después de iniciar mi décimo año de vida nos establecimos por fin en aquella ciudad tan sombría. Era la oportunidad de iniciar una nueva vida. Eso decía mamá. Pero yo no quería una nueva vida, la mía estaba bien, o al menos eso pensaba.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 20
  • 4.65
  • 218

Estudiante universitario.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta