cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
12-12
Ciencia Ficción |
11.05.15
  • 5
  • 2
  • 1184
Sinopsis

Este relato fue publicado con mi antigua cuenta -que fui incapaz de recuperar-, y lo rescato con varios retoques.

Durante años se soñó con alcanzar las estrellas, aunque no de tal forma pues los anhelos iban encaminados a lo físico y no a deseos ajustados a los principios de mecánica básica. A veces solamente, se confundían principios. Ya sabemos cómo suelen funcionar todas esas cosas y como lo hace el cerebro humano, a ese respecto. Confusiones por doquier, a veces ellas nacen a propósito… entonces es cuando tenemos problemas.

Fue en el año 2306, concretamente durante el día 14 del mes de septiembre. Lo recuerdo porque aún era verano - o verano dirigido por supuesto - y los cielos trazaban la esencia del azul más puro que los ojos pudiesen ver. Pero esto era en las urbes, donde nosotros trabajábamos, nos hallábamos en plena era helada. En todos los sentidos.

Se la conoció con el código 12-12, aunque opté por llamarla Sreéna. Desde niño tuve la manía de dar nombre a todo aquello que me miraba, fuese humano, autómata o animal. Criaturas por doquier, con nombres irrelevantes, pululaban por el mundo. Por mi mundo. Aun así, creía que ella era diferente. Nunca quiso nacer de la forma en la cual lo hizo, era consciente de la dependencia que su cuerpo mecánico tenía de ese producto que nuestra corporación facilitaba a los androides para su funcionamiento y el software que conseguía hacerles ser seres conscientes, o semiconscientes. Dependía de la lente con la que se mirase.

El mío era… en fin, uno no bien considerado.

Era una esclava y ella nunca ocultó que lo sabía. Supe desde el primer momento que acabaría en cualquier trabajo de baja cualificación, pues es donde terminaban casi todos los productos del modelo anterior al actual, que sigue en curso. Pese a todo, se continuaban sacando en la cadena de producción, pues se vendían. Y, mientras se lograse partido económico con su fabricación –costes y ventas, todo eso - iban a continuar produciéndose. Aunque el fin fuese algo no adecuado a lo que podría sacarse de ellos, a la gente no le importaba nada.

A veces, a mí tampoco.

Rememoro ese momento en el que se perdió en la unidad de ensamblaje, aquel cruce eléctrico de miradas. Sentí mi cuerpo descomponerse, y eso estaba estrictamente prohibido por los estatutos corporativos actuales, por ello decidí huir con ella antes de que ellos viniesen por mí. Mediante su brazo ejecutor.

Persiguen a todo aquel que albergue sentimientos ajenos a la utilidad federativa.

[...]

Soy el autómata 12-12.

Soy la unidad 12-12. Me encuentro perdida en Lornaeuy Corporación. Androide de clase productora, insípida en mis pesares. Me acaban de encender, activada en mis propias dudas.

Los seres humanos tienden a tildar este momento como ‘nacimiento’. Pero no es tal.

El proceso de grabación comienza a crearse dentro de mi recipiente digitalizado de consciencia  de salvaguardia, mi memoria general inicia el estado de activación, hacia carga completa de cara a poder partir a destino.

El proceso.

¡Qué ojos!, ¡Qué ojos! Los clava en mí, como si quisiese hablarme, pero mantiene el silencio en sus labios. ¿Es un jefe sectorial menor?, no lo sé. No computa. Siento algo que no procede en el proceso de programación, una anomalía descubierta.

Es diferente.

Él comprende que soy, quien no soy. Desigual en todo, y el interior. Él mismo no es quien debe, es quien quiero. Deseo transmitirle que comprendo el lenguaje que me exponen sus ojos, descienden lágrimas de deseo, las controlo con mi interfaz de comprensión flexibilizada, los ajustes necesarios.

Aún tienen que finalizar mi coraza, esa que él atravesó.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 61
  • 4.67
  • 173

Escribo, que no es poco.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta