cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
21 gramos
Amor |
11.02.13
  • 4
  • 26
  • 12197
Sinopsis

Relato breve y ligero como su propio nombre indica.

21 gramos

Me llamo Laura, trabajo como reponedora en un supermercado y tengo el corazón roto. Mis amigas dicen que soy una romántica, que un clavo saca otro clavo y que antes o después le olvidaré. No lo sé. Siempre he pensado que cuando un corazón se rompe, se rompe y ya está. Que todo lo que viene después son parches y nada vuelve a ser lo mismo. Ahora ya no estoy tan segura.

Era mi debilidad. No es que fuera perfecto pero yo le quería. Me gustaba todo de él, hasta su manía de comer bocadillos de chopped en la cama y llenar las sábanas de migas.

Entiendo que me dejase. No me considero nada del otro mundo. No soy guapa ni lista y mucho menos culta, aunque desde que he descubierto la Wikipedia puedo fingir que sé algo de cualquier cosa. Allí fue donde aprendí que los seres humanos perdemos veintiún gramos al morir. Dicen que ese es el peso del alma cuando nos abandona.

El día en que él me rompió el corazón sentí que se me escapaba el alma del cuerpo. Sigo sintiéndolo cada noche.

Por eso, todas las tardes al terminar mi turno de trabajo paso por la charcutería y pido veintiún gramos de chopped. Ni uno más ni uno menos.Me los como antes de dormir masticando lentamente cada bocado en un ritual que para mi se ha vuelto imprescindible.

Necesito rellenar el hueco que dejó mi alma cuando se fue.

Al fin y al cabo lo mío es reponer.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me encantó. Me decepcionó un poco por la mitad pero lo cierras genial.
    Los amores siempre andan algo equivocados. Y cuando se van al carajo, uno se pone a pensar que el daño no es para tanto. Los más románticos dicen que a la vista de tan triste espectáculo, sólo queda la decepción las lágrimas y hasta las ganas de tirarse por el balcón. Las pasiones revelan así el temperamento del individuo. ¡Bah, elucubraciones literarias! ¡Cómo nos toman el pelo con el rito romántico! Todo puede remediarse mediante el estómago que no sabe nada de relaciones tortuosas, está hecho para digerir, y los efectos sobrevienen más pronto que tarde. Claro, que puestos a elegir, yo habría preferido un bocadillo de jamón de jabugo que pasara de 21 gramos. Pero con esta maldita crisis, comprendo lo del chopped... Bien, bien, mi muy apreciada Dawn, ¡siempre bien! Gracias por tu comentario. Nuestra "platónica virtualidad afectiva" , no sé el porqué, parecía haberse oscurecido. Yo no te mando un saludo, sino el besote afectuoso de siempre.
    me ha gustado como todo encaja en el relato. Forma un puzzle perfecto. Aunque no estoy tan de acuerdo con que el alma se vaya con otra persona.
    21 Gramos es poco peso, mas bien diria que aun no hay medida capaz de medir en ningun sentido el alma, como dices breve, pero engancha
    Las musas del desamor, enternecedoras en esta ocasión. Será cuestión de reclamarte relatos para incentivarte. Eso si, no faltó el guiño de la sonrisa en la última frase, aunque tenga algo de fatalista. Aunque breve no defrauda. Te acabas de estrenar en la nueva web :)
    Se esperaba tu regreso por aquí y no ha defraudado. Un relato sencillo y ligero, como bien dices, que se deja leer con ternura. Todos hemos sentido alguna vez escapar esos 21 gramos del cuerpo, pero algún día el chopped dejará de ser necesario para rellenar el hueco. Un saludo.
  • ...

    Al fin está aquí mi capítulo. Pido disculpas una vez más a todos por el retraso. Como sabéis he tenido unos días complicados y no ha sido fácil encontrar momentos para escribir pero lo he conseguido. Aleluya y Alalé :) Es un capítulo reposado, sin demasiada acción. Un pequeño alto en el camino antes de internarnos en el Valle de los Encendidos,- siguiente etapa de nuestro peregrinaje hacia la Boca del Orco-, mientras en el Valle del Ahorcado los dos bandos enemigos la están liando buena.Si veis algún gazapo no dudéis en darme una colleja. O dos, por pesada.

    Aquí tenéis mi aportación a la historia. Espero que os guste. Ahora es el turno de LJ Salamanca.¡Animo! Un saludo a todos.

    Relato breve y ligero como su propio nombre indica.

    A veces es mejor quedarse uno como está...

    ...

    Cosas que pasan.

    ...

    Este lo publiqué hace tiempo, me lo llevé y ahora vuelve por aquí.

    La rutina...el mejor estimulante para la imaginación.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta