cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
6 La Hermandad de los Abderrahim
Varios |
24.11.12
  • 4
  • 9
  • 3322
Sinopsis

Sigue la historia.

Sucesos y pasiones

Peña

   

    Me pateé la escalera del portal de Aguirreche y los locales comerciales de los alrededores en busca de información. El piso seguía a su nombre y la presidenta de la comunidad de vecinos me dijo que enviaban los recibos a un despacho de abogados. Tomé nota para visitarlos a la mañana siguiente. En una farmacia de la acera de enfrente me informaron sobre la empresa que había realizado la mudanza, no recordaban el nombre pero si el emblema dibujado en sus furgones, un par de caballos blancos. Volví a tomar nota. Del resto no saqué nada en claro, gente que le conocía y anécdotas de sus despistes. Aún era media tarde,  me dirigí a la empresa de mudanzas. Allí me enteré de que los muebles los habían llevado a un guardamuebles y cuando indagué sobre el contenido de su despacho me dijeron que fue empaquetado y recogido después por una empresa de mensajería. Anoté el nombre y llamé a Melani para que me localizara su dirección, estaban en Aravaca y formaban parte de una empresa dedicada a los servicios.

    Iba a montar en el Golf con la esperanza  de llegar antes de que cerraran, pero me llamó el taxista hecho una furia, que le habían rajado la rueda del coche. No pude evitar una sonrisa, el cabrón me había devuelto la pelota. Calmé al taxista diciéndole que no había problema, que quedábamos y le resarcía, además de pagarle por sus servicios. Le di la dirección y le dije que le esperaba, luego me anclé a un bar cercano de aspecto cutre y olor a fritanga y me pedí un café, por pedir algo. Mientras esperaba llamé a Daniela y me puse meloso, anticipando mi tardanza, sin darme cuenta la conversación fue subiendo de tono y deseé que llegara la noche, me estaba prometiendo caricias suculentas. Una señora que tomaba un té en la mesa próxima me contempló con gesto de reproche pero no me importó, allá ella. Daniela me estaba pidiendo que la quitara el body mientras me daba uno de sus besos invasores, pero entró gente a la pastelería y tuvo que colgarme dejándome con las ganas. Al poco sonó el teléfono y me dispuse a continuar la escena, pero era el taxista, que dónde estaba. Se lo dije.

    Solventé antes que nada el tema económico para que el hombre se quedara tranquilo y pensara con claridad.

    -Soy todo oidos -le dije a continuación.

    —Primero paró en Huertas, entró en una cafetería y parecía como si espiase tras los cristales. Estuvo un rato y luego se marchó.

    Así que se había dejado caer por la dirección de Aguirreche intuyendo mis movimientos, espabilado el tipo.

    — ¿Y a dónde fue después?

    —Callejeó por Madrid —el taxista sacó una lista—. Por estas calles pasamos. Fuimos hasta Aravaca y allí fue cuando se dio cuenta de que le seguía. Intentó despistarme y como no lo conseguía paró el coche y sacó un pincho así de grande —sus manos abrieron un espacio de unos treinta centímetros—. Menudo susto me dio el hijoputa, creí que me quería rajar. Pero lo que rajó fue la rueda, el muy cabrón.

    Consulté la lista del taxista. Allí estaba, la calle donde estaba la empresa de mensajería. Me entraron las prisas, pagué las consumiciones y acepté la tarjeta del taxista, eufórico aún por la ración de adrenalina recibida. Después salí zumbando para Aravaca.

     La puerta estaba abierta, pasé. El primer cadáver lo encontré a  tres metros de la entrada, sobre un charco de sangre. Le habían perforado la nuca con un objeto punzante, no un puñal sino algo más fino pero igual de letal. No toqué nada. El segundo cadáver tras el mostrador, el mismo tipo de herida pero esta vez en el corazón. La pantalla del monitor permanecía encendida. Salí de allí echando leches, no quería ser sorprendido en la escena del crimen. Primero llamé al arquitecto, que me pusiera con su guardaespaldas para darle instrucciones, nada de salir a la calle y que no le abrieran a nadie la puerta, el arma dispuesta por lo que pudiera pasar. Que pidiera un refuerzo al Jefe para que se turnaran durmiendo y hubiese en todo momento un hombre avizor dentro de la vivienda. En realidad no pensaba que mi cliente corriera peligro, pero mejor ser precavidos.

    Definitivamente se trataba de un sicario, aunque no lo pareciera, dispuesto a usar métodos expeditivos para borrar cualquier rastro que condujese a Aguirreche.  No encontraba una explicación plausible que justificara la pérdida de dos vidas humanas pero tampoco me tragaba toda esa historia que me había soltado el arquitecto sobre la Hermandad. Aunque tenía que tratarse de algo serio si habían decidido quitar a dos personas de en medio para preservar el secreto. En ese momento me planteé si seguir adelante, lidiar con un asesino no entraba en mis perspectivas. Aunque si bien  no era responsable, de no haberme puesto a indagar aquellos hombres seguirían con vida. Obviando la sensatez decidí continuar. Evidentemente el tipo del 607 no iba a querer tener que ver nada con dos asesinatos, mejor dejarlo en reserva, y la policía en cuanto descubriera los cuerpos iba negarse en redondo a facilitarme información. No me quedaba otra, llamé a Muñoz-Seca.

    El inspector jefe de la UDEF recibió mi llamada con alborozo.

    —Eres como un grano en el culo, Peña. ¿Qué es lo que quieres?

    —Me debes una, voy a necesitar tu ayuda.

    Se hizo un silencio mientras rumiaba la respuesta.

    —Miedo te tengo. Habla —dijo al fin.

    —Hay dos cadáveres en una mensajería. Tratan de borrar las huellas de un envío y supongo que uno de ellos será el mensajero que llevó el paquete y el otro el que organiza la paquetería. Creo que se han metido en el ordenador y han borrado los datos, tráete a uno de esos cerebrines tuyos especialistas en ordenadores para ver si es posible recuperar lo que hayan borrado.

    Me regaló una retahíla de epítetos malsonantes desde el otro lado de la línea.

    — ¿Pero está ahí la policía? —preguntó tras desahogarse.

    —Que va, están impolutos, recién muertos, esperando para que te hagas cargo y termines colgándote uno de esos galones que tanto te gustan.

    —A la mierda los galones, Peña. ¿Cómo voy a justificar la presencia de mi equipo sin tener abierto un expediente?

    —Pues ábrelo, ya se te ocurrirá algo. Que esto no es un tema mío, me metió en el ajo nuestro amigo del Ministerio, ese que movió tu ascenso. Igual consigues otro.

    —Explícate claro o no moveré ni un pelo.

    Tuve que soltarle la historia desde el principio. No diré que le convencí ni que le entusiasmara el tema, que podía no tener que ver en absoluto con las competencias de su unidad, pero al menos conseguí que accediera a ayudarme. Me quedé esperándole.

 

    Aicha

 

    Se contempló en el espejo y no le disgustó la imagen. Tenía los ojos grandes  y oscuros de su madre y la naricilla graciosa de su padre, labios carnosos y sensuales. Del cuerpo no se podía quejar, generoso y prieto, sin estridencias. Un anzuelo perfecto para soltar la boca del Assasin y a la vez pasar una velada agradable.

    A Houari no le suponía muchas luces, más que otra cosa buscaba información, pero todo había salido al revés de como esperaba. El Assasin se había revelado como un hombre de sutil inteligencia que había sabido seducirla llevándola a su terreno. Añadiendo a eso su tez morena de ojos verdosos y un cuerpo acostumbrado al ejercicio el resultado fue inevitable y entregada a la pasión de sus abrazos gozó cada minutó y se olvidó de todo. Incluso de la información que quería sonsacarle. Se había dejado llevar por la sensualidad del encuentro y eso la tenía encorajinada, aborreciendo su propia debilidad. Vencida por el ímpetu amoroso sucumbió al filo de la madrugada al sueño y al despertar él había desaparecido de su lecho, dejando su aroma en las sábanas y una bella orquídea sobre la almohada. Sonrió evocando el encuentro y aceptó el desafío. El primer combate lo había ganado Houari pero aquello no iba a quedar así, le pediría otra cita y sería ella quien marcara las pautas. Llamaron a la puerta.

    Estaba desnuda, se puso la bata de gasa, asomaría tan solo la cabeza para ver quien era. Sorpresa, Houari portando una bandeja con el desayuno. Le dejó pasar.

    —Tenía tareas que hacer a primera hora —dijo disculpando su ausencia—. Pero no quería perder la oportunidad de desayunar juntos tras una noche tan grata. Y de paso contestar a las preguntas que seguramente querrás hacerme.

    Acababa de desarmarla, admiró su astucia. Notó el brillo del deseo incendiando su iris verdoso, también la erección que marcaba sus bombachos. La bata más que ocultar realzaba su desnudez. No ocultó sus encantos.

    — ¿Y ya traes preparadas tus respuestas?

    Houari depositó la bandeja sobre la mesa y se volvió hacia ella.

    —No negaré que anoche las traía, pero responderé con sinceridad a todas las preguntas que quieras hacerme.

    — ¿Y se puede saber qué es lo que ha cambiado de anoche hasta ahora? Supongo que no tendrá que ver con el sexo.

    Una mueca divertida cruzó la cara de Houari.

    —Pues no, diferencio perfectamente lo personal de lo profesional. Tiene que ver con lo que me ha sacado de tu lecho, muy a mi pesar, esta mañana. Hay alguien que desea hablar contigo.

    — ¿Quién? —pregunto a la defensiva.

    —Neville, él te pondrá al tanto de todo. Con respecto a los espejos, es cierto que mis hombres vigilan escondidos en los alrededores e impiden que nadie se acerque. No usamos ningún método expeditivo, si es lo que temes. Rugidos de las fieras de la selva y ruidos inquietantes cuando alguien se aproxima, te asombrarías de su eficacia.

    No lo entendía, ni lo que pintaba Neville en todo aquello.

    — ¿Y qué motivo hay para ocultarlo?

    —Los miembros de la Hermandad tienen que sentirse seguros deambulando por los alrededores, muchos traen los interrogantes de sus investigaciones a sus paseos por la selva y tratamos de que nada los interrumpa. Si se supiesen vigilados perderían la concentración. No tiene mayor misterio.

    —Pero yo soy la Mayor —objetó Aicha—. Se supone que debo estar informada de algo así. ¿Es Roth quien lo decidió?

    —No, Roth no tiene nada que ver en esto. Lo decidió Neville. Te vas a entrevistar con él, ten paciencia hasta entonces — y puso sus manos sobre su cintura—. La cita es a las once, aún tenemos tiempo.

    El tacto tibio de sus dedos estremeció su piel y su aroma le evocó las mieles de la noche pasada. Houari sabía como incendiar a una mujer y como colmarla después, una oleada de cálido deseo culebreó en su sexo. Las preguntas, una vez más, podían esperar. Se entregó a su beso.

La hermandad de los Abderrahim 6

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Perfecto. Bandos y contendientes perfectamente delimitados. Aún después de haberme leído unos cuantos relatos tuyos no deja de sorprenderme y admirarme tu destreza narrativa y de momento está a la altura de tus mejores historias y no desmerece, todo lo contrario, al lado de los thrillers que llevo leídos...pero vale ya de palabrería, venga, que la historia se enfría...
    Escribe tus comentarios...
    En los primeros párrafos hay unas puntuaciones (comas por puntos) cuando menos dudosas. Deberías cuidar el laísmo. Por lo demás, tú ya sabes que tus largas historias me aburren un poco, y yo ya sé que te da lo mismo lo que opine. Tres estrellas, pero vamos a llegar al top-one, cueste lo que cueste.
    Escribe tus comentarios...Curioso, muy curioso.
    Peña sigue con su investigación, le está echando ganas. La segunda parte de aicha, fue más interesante. Le das un buen toque a la trama y veo que esa parte la trataste más. Los dialogos son muy buenos. Sigue asi, sólo no te pierdas en la historia. Saludos y esperaré el proximo.
    Me ha gustado mucho tu escrito. Espero la continuación
    Siempre me temo mi tiempo para leer tus escritos y no sólo los leo una vez. Te confieso que luego de leer este me he vuelto a leer toda la saga para cogerle gusto y hasta ahora te estoy comentando. Me sorprende la gente de tus relatos que inundan de comentarios a multitud de escritos de menor calidad. Sin embargo te digo que ese Peña tuyo es magistral y me ha encantado todo el relato. Bravo
    Y así aparece ender con otro de sus eructos novelescos que entraman cada vez más a Peña y su insidiosa curiosidad
    Aparte de las cinco estrellas poco más que decir ender. Ah! Sí, que le estoy cogiendo aprecio al Peña este, pero me da que se está metiendo en un lío...Espero que no me lo maten. Bueno, será lo que tenga que ser, claro.Saludos.
  • Pues eso, que ando liado ultimamente. Se hará lo que se pueda.

    Pues aquí se acaba la historia. Espero que os haya gustado.

    Este relato va dedicado a Lucia Clementine, para que siga por la senda de la pluma.

    Se acerca el desenlace. Saludos.

    Pues ya va quedando menos

    Parece que sale el sol. Feliz fin de semana a todos. Y aquí va la cuarta parte.

    Son siete entregas y esta es la tercera. No puedo apresurar la acción, cada cosa en su momento, y que ya están escritas las siete entregas :))

    Aquí os traigo la segunda parte de esta saga de siete. Espero que la disfrutéis.

    Esta historia parte del primer relato que publiqué en tusrelatos, apenas reconocible ya en alguno de sus personajes. Pero como fue la primera le guardo cariño y quedó el título. En siete entregas la pongo, que se alternaran con la Hermandad. ¿Qué tal esas fiestas?

    Pues aqui llega mi capítulo. Angel, al loro que te toca.

  • 238
  • 4.55
  • 135

A los doce años leía “La aventura equinoccial de Lope de Aguirre”, de Ramón J. Sender, haciendo de lector para mi hermano, corrector tipográfico y de estilo, así conocí a muchos autores que alterné con las aventuras de “los cinco” y las de “Oscar y su oca”. Soy escritor tardío, mi primer relato lo publiqué en esta página en el 2007. Mi madre enfermó y en su lecho de muerte le mentí diciéndole que me iban a publicar en papel. En realidad no le mentí pero en ese momento yo no lo sabía. Y desde entonces no he parado de escribir.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta