cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
64
Drama |
05.06.17
  • 5
  • 1
  • 919
Sinopsis

Situaciones de una chica corriente que intenta conocerse a si misma.

0

                Recuerdo que por aquel entonces me daba un baño caliente todos los viernes. Llegaba cansada del trabajo y antes de incluso quitarme los zapatos iba a abrir el grifo para empezar a llenar la bañera.

 Es curioso, pensándolo ahora sé que no me gustaba, porque en realidad mis rodillas sobresalían del agua y si las sumergía todo mi pecho quedaba al descubierto. Entonces, ¿era solo la idea de darme un baño? No soy alta ni tengo mucho cuerpo, aun así la bañera me quedaba pequeña, y al igual que  con el resto de las cosas de mi vida, intentaba adaptar la realidad a mis fantasías… y eso al final acaba pasando factura.

 

1

Otra noche sin apenas dormir, no hago más que soñar y no consigo descansar del todo. Alcanzo mi móvil de la mesilla, y echo un vistazo (ningún mensaje) al clima de hoy y parece que hará un buen día. Después de una mañana rutinaria y mientras me preparo la comida se me ocurre avisar a mi mejor amiga y a su novio para ir a cenar y al cine. Le mandé un audio:

-¿Os apetece ir a pasear, cenar e ir al cine?- dije con voz poco animada.

Después de comer cuando estaba fregando me llegó la respuesta:

-Hoy tenemos una cena de clase, pero nos vemos donde siempre a las cinco.

No tuve que responder, así es ella, directa y contundente y yo me dejo tirar por ella. A pesar de eso, me corroe por dentro tener que pasar otro fin de semana sola, que todos tengan planes y cosas que hacer y yo acabe en el sofá viendo la tele. Cuando se acercaba la hora me peiné y me puse los vaqueros mas cómodos que tengo y una camiseta.

 

2

                Os presento a mi mejor amiga Elena. Somos iguales pero a la vez contrarias, queremos las mismas cosas pero tomamos distintos caminos para conseguirlas. Pero en este último año, esos caminos empiezan a alejarse (me asusta).

Empezó la universidad a los 19 años, después de abandonar un ciclo formativo que resultó ser demasiado impersonal para ella, con 23 ya era graduada en trabajo social y ahora a los 26 es casi Doctora. Su novio José enseña Historia en un instituto, llevan 11 años juntos y ninguno de ellos se imagina la vida sin el otro.

Mi caso fue diferente. Tras graduarme en enfermería no seguí formándome y termine trabajando de: azafata de promociones, camarera, dependienta de ropa y finalmente dependienta de una ortopedia. En algunas ocasiones me llamaban del hospital para cubrir alguna baja, pero en la situación actual si no tienes suficientes meritos en la bolsa de trabajo no puedes aspirar a más. Y en relación a mi vida amorosa, bueno… he visto demasiadas películas de Disney, y con mi último novio (Víctor) las cosas se torcieron.

-Quiero un gofre con caramelo y helado y una coca-cola Cero- se le caía la baba.

 Elena siempre pide lo mismo cuando vamos a tomar algo.

-Yo solo quiero un te blanco, gracias.

El camarero se alejaba a pasos largos, seguramente espantado de la conversación que teníamos entre nosotras.

-… y entonces en el seminario nos pusieron videos porno de personas con diferentes discapacidades.

-¿Cómo van a poneros porno? Eres una exagerada.

-¿Y como llamarías a un chico en silla de ruedas siendo amordazado y azotado por una dominatrix? Fue demasiado explicito, varios compañeros salieron de sala. Yo la verdad no necesitaba ver eso.

-Supongo que es para que la gente vea la normalidad de esas situaciones.

-Eso ya se sabe, siempre se sabe cuando algo es normal y cuando no lo es. Y el sexo es normal para todos.

 

Si algo tenia Elena era su don de la oportunidad, no sé cómo, después de que algo me ocurre siempre ella tiene algo que decir sobre ese tema, incluso sin saber las cosas que me ocurren. En concreto esta no puedo contársela, me da vergüenza, soy demasiado cobarde y ni siquiera sé si merezca la pena contarlo.

 

3

Víctor, uno de los chicos más guapos de esta pequeña ciudad. Con su metro ochenta y cinco de altura, su pelo oscuro y sus ojos negros, había tenido más novias que camisetas, y yo me sentí como otra camiseta usada.

Lo conocí cuando, una noche cansada de ser la que se queda en casa, me fui a tomar algo a un pub. Yo bailaba tímidamente en mi rincón y se me acercó, comenzamos a bailar y fue mágico, él era tan alto (o quizá yo tan baja) que apoyando la cara en su pecho el apoyaba su barbilla en mi cabeza.

Antes de darme cuenta el me llevaba de la mano hacia su coche y yo sin decir una palabra me fui con él. Yo sabía que me echaría un polvo y pasaría de mi, pero no quería desaprovechar la oportunidad de estar con alguien como él, aun así…miraba alrededor recelosa (buscando) por si había alguna cara conocida (no quería que nadie viera que iba a tirarme a un tío por que sí).

Lo bueno de esas situaciones es que te desinhibes, hice lo que quise, fui salvaje y ardiente. No hay que hacerse la niña virginal e inocente. Incluso hoy en día que todos nos creemos tan modernos, aun cuesta entender que una chica busque y disfrute del sexo, por eso aproveche mi noche al máximo.

Quizá fue por eso, que él me buscó una vez más ,y otra vez, y otra, y otra ,y otra vez durante meses. Antes de darme cuenta él era mi novio (y yo SU novia). Ahora cada día tenia mensajes de Víctor, los buenos días, que aproveche, que tal el trabajo… y al menos cuatro noches a la semana me llamaba para hablar, porque las otras tres las pasábamos juntos.

 Ya no podía ir sola de compras, o al cine ni estar un rato tranquila en el sofá sin que mi móvil suene, si no le contesto en menos de 10 minutos me llama (controlador), la peor parte es que cuando soy yo quien le habla el tarda en responder lo quiera (seguro esta con otra) y cuando le llamo y tiene el móvil apagado me arde el pecho por dentro (controladora) y me sube una sensación desagradable por la garganta. Me sentía atrapada y me sentía oprimida, Elena me decía que yo tenía el poder de cambiar eso, que solo tenía que hablar con él. Pero yo no soy como ella, me daba miedo (cortar con él)… no soy capaz de expresar bien mis sentimientos, creo que ni siquiera yo misma se como soy, pero no me quitaba de la cabeza la sensación de libertad que sentiría si terminábamos, y una vez ese pensamiento se planta en tu cabeza, no hace más que crecer.

Una noche después de pasarme toda una tarde sin tener noticias de él (móvil apagado, esta con otra) apareció en mi puerta. Me arme de valor y le dije que me sentía mal y deprimida por su culpa   y que no sabía qué hacer para que todo fuese bien. Una parte de mi fantaseaba con que se lo tomaría bien y me daría la razón y todo sería sencillo… y así fue. Casi sin pensar me dijo que estaba de acuerdo.

-…de todas formas yo no buscaba una relación, y  si aun encima te pones así, pues mejor me voy y nos olvidamos.

Algo en mí explotó, sentía punzadas en el corazón (o tal vez los pulmones) ¿Cómo puede ser así? ¿Cómo puede decir eso a la ligera?

-¡Eres un imbécil! ¿A esto se reduce todo el tiempo que hemos pasado juntos? (cállate) Nos hemos visto casi a diario durante el último año (¿por qué no te callas?) y a la primera de cambio me abandonas (¡eres estúpida! ¿Por qué no te callas?, te saboteas a ti misma, esto es lo que querías, y de esa forma le puedes culpar a él), no significo nada para ti, solo soy una más de tus amiguitas (niñata).  

Sus ojos negros se oscurecieron mas, las ojeras se le marcaban y en ese momento sonó varias veces su móvil (lo puso al cargar el llegar) que justo terminó de encenderse.

-Eres una niñata malcriada-  Nunca le había visto tan enfadado- llevo meses cuidando de ti, abrazándote cuando no puedes dormir, viniendo cada vez que me lo pides y llevándote a lugares que tú no puedes permitirte. ¿Qué? ¿Acaso tú me quieres? Desde el principio solo querías follar conmigo, lo supe desde la primera noche. ¿Sabes cómo se llama a una chica como tú? P U T A. Te he demostrado muchas veces lo que significas para mi ¿Quieres que te demuestre lo que yo significo para ti? ¿Cómo me hace sentir lo que me has dicho? ¿Cómo se siente uno cuando juegan con él?

 A pesar de lo enfadado que estaba, no fue violento, no me pegó y no me empujó. Me inclino sobre la mesa, me bajo la falda y las bragas y ahí mismo me penetró

Yo estaba horrorizada, no podía moverme, no lloré, no grité, no dije que no, me quede paralizada… lo peor de todo es que mi cuerpo me traiciono y lubriqué a pesar de que no sentí placer en ningún momento, era como si le pasase a otra persona, como si lo viera desde fuera.

Cuando terminó, se subió los pantalones, fue a por su móvil, y después me abrazo desde atrás. Me beso en el pelo y por un segundo juraría notar que estaba llorando.  No sé cuánto tiempo me quede inclinada sobre la mesa cuando él se fue, puede que diez minutos o tres horas, mi mente no procesaba como debía sentirme porque no sé lo que había pasado (si lo sabes). Esa sensación de vacío que tan bien conozco se apodero de mí, y al igual que cualquier noche  de viernes, me metí en la bañera a imaginarme como sería todo si yo no fuera tan egoísta e inmadura.

 Y de nuevo, mi pecho se enfrió.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola Rae, te invito a votar en la final del torneo de escritores (disculpa el spam), este es el link:http://www.tusrelatos.com/relatos/la-final-del-torneo-de-escritores-2017
  • Segunda parte, para quien le interese.

    Situaciones de una chica corriente que intenta conocerse a si misma.

  • 4
  • 5.0
  • -

Probando cosas nuevas.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta