cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
a ciegas
Amor |
12.01.15
  • 4
  • 3
  • 645
Sinopsis

Bébete la vida, aunque sea a ciegas.

El lento caer del agua caliente sobre su espalda estremeció todo su cuerpo, pero permaneció inmóvil dentro de la bañera, donde unos robustos brazos la habían colocado hacía apenas un minuto.

Al entrar en la habitación siguió todas las indicaciones que le había mandado aquella misma tarde por correo. Encontró el antifaz sobre la cama, y entre mucha incertidumbre empezó a sacarse lentamente la ropa, buscando con la mirada su presencia. Parecía  encontrarse sola. Sentada en el borde de la cama cogió el antifaz y cegó sus ojos, adentrándose en la oscuridad de un mundo desconocido, que no sabía hasta donde la podía llevar. Sentía una mezcla de excitación y miedo a la vez. Los minutos ahí desnuda parecían interminables, su cabeza daba mil vueltas en medio de aquel antifaz, y en mas de un segundo pensó en sacárselo y salir corriendo de aquel lugar, pero ya no había marcha atrás, de golpe oyó abrirse una puerta. Se arropó sobre si misma, y en menos de un instante sintió su presencia a su lado, su respiración sobre la piel, un susurro al oído, tranquila, y la cogió en brazos. Se aferró a su cuello.

El vaciar del grifo iba llenando la bañera de una cálida sensación de placer,  la misma que le daba esa mano guiando la esponja por cada uno de los surcos de su cuerpo, los dedos rozando la cálida piel sumergida en el agua, de un cuerpo que se arqueaba deseoso, de ese que ante él no podía ver.

Cuando la mano llegó desprovista de la esponja sobre sus pechos, noto como la otra se posaba sobre su abdomen, hundiéndola en su cuerpo al contraerse todos sus músculos, y guiándola sin mas opción hasta su ahogo en el pubis sumergido en el agua. En ese instante su cuerpo se arqueó aún más, sus brazos se estiraron tras su cabeza buscando donde aferrarse ante su excitación, a la vez que toda entera se sumergía bajo el agua engullida por esa mano en sus adentros.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 28
  • 4.5
  • 371

Me gusta la escritura y la fotografía, un poco de mí que podéis descubrir en mi blog El café del fotógrafo.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta