cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
A man of wealth and taste
Terror |
02.06.15
  • 0
  • 0
  • 587
Sinopsis

Dejen que me presente...

Please allow me to introduce myself

 I´m a man of wealth and taste

THE ROLLING STONES

 

Celebérrima plasmación, una entre tantas, de esa tendencia de ustedes a representarme como una especie de dandi decimonónico, corolario de distinción y savoir faire. Ello se debe, me figuro, a cierta necesidad intelectual de hacer abarcable, por vía de una muy discutible humanización, algo ciertamente inmarcesible: El Mal. Con mayúsculas, puro y sin coartadas. En una palabra, yo.

Claro que el punto de vista judeocristiano me resulta aún más curioso, divertido incluso — por absurdo—, que el enfoque, llamémoslo posmoderno, recién referido. La noción de ángel caído conlleva una implicación doble: la del castigo por un lado, bien divino, bien, y esto es lo más habitual, al dictado de los demasiados voceros de Dios; por otro, y aparejada a la anterior, la posibilidad, aun remotísima en mi caso— así lo supongo al menos—, de redención. Ambas ridículas pretensiones, insisto. Falaces además.

Porque El Mal es un hecho. En efecto, lo soy. Universal y necesario. Lo mismo que, pongamos por caso, la gravedad. Carente, por tanto, de toda concomitancia moral. Por cierto que el empeño de esta última— la moral, digo— en el discernimiento entre bien y mal se me aparece tan quimérico como querer poner puertas al campo. Un esfuerzo baldío del que bien harían en prescindir. Su comprensión del mundo daría un salto comparable a la cacareada revolución cognitiva aquella que los sacara de la animalidad.

Los hechos, y retomo la argumentación antes apenas esbozada, no son susceptibles de juicio alguno ni, por consiguiente, de sanción o perdón. Ni que decir tiene que tampoco son elegantes. Si algo puede predicarse de ellos es que son casuales y contumaces. Nada más tenaz, vaya, ni más aleatorio, que El Mal. Ahí tienen la historia, la suya, la de la humanidad, para demostrárselo. O, sin ir más lejos, el autobús que le arrollará en cuanto levante la vista de estas líneas. No me de las gracias.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta