cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
A medias
Varios |
08.11.14
  • 4
  • 0
  • 508
Sinopsis

Todo comenzó con una novela. Ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo ni el título ni el autor. Cuando la historia narrada llegó a su mitad, sentí el impulso de abandonar su lectura. Pensé que se debía a que el novelista no había sabido mantener mi interés por la historia. Probé con otras y sucedió lo mismo. Luego llegaron las películas, las dejaba a medias, los partidos de futbol, apagaba la tele al finalizar la primera parte del encuentro, las reuniones con los amigos, me escabullía con cualquier excusa cuando consideraba que andábamos por la mitad de la velada. Dejar todo a medias se convirtió una pulsión irrefrenable y placentera. Mis sospechas de que padecía un TOC fueron tomando cuerpo. Poco tiempo después, empecé a obcecarme con los cálculos. Un día estimé que mi matrimonio alcanzaba por esas fechas el cincuenta por ciento de su duración probable y le pedí a mi mujer el divorcio. Inventé una amante que lo justificara. A partir de ese momento, la soledad acusó mi neurosis y esta alcanzó su fase más crítica: me obsesioné con la exactitud. Como siempre había dormido siete horas ponía el despertador tres horas y media después de acostarme, si cocinaba y el pescado requería veinte minutos lo sacaba a los diez del horno. En una ocasión detuve mi coche en el kilómetro preciso en que alcanzaba la equidista de los extremos del trayecto que debía realizar. La situación se hizo insostenible. Todo, absolutamente todo, lo dejaba ya a medias. Por fin, me ingresaron en un hospital para enfermos mentales. Aquí me obligan a terminar todo lo que empiezo. Los días pasan y el gozo de dejar algo a medias me es negado una y otra vez, lo que me produce un enorme sufrimiento que no mitiga la medicación. Estoy desesperado. No poder dejar algo a medias me corroe y destruye. Así que aprovechando que hoy han informado en las noticias de la tele de que la esperanza de vida de los españoles ha alcanzado los 79,01 años y da la casualidad de que yo, hoy también, dentro de 2 h 35‘ 42’’, cumplo 39,50 años, me he subido a la terraza del edificio de la clínica psiquiátrica y aguardo a que llegue ese preciso instante para arrojarme al vacío y dejar así mi vida a medias. ¡Qué gustazo!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 2
  • 4.5
  • -

Mi hobby es escribir relatos.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta