cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
A primera voz
Fantasía |
12.02.18
  • 4
  • 6
  • 290
Sinopsis

No estaba segura si catalogarlo de relato fantástico, o de amor. Para algunos, incluso podría caer en ciencia ficción. Qué opinas tú?

No podía ver el rostro del conductor desde el asiento trasero, de modo que su mirada recorría libremente el brazo, desde la mano al cuello y desde ahí bajando otra vez hacia la mano. Su muñeca era fina, sus dedos delgados y su piel morena. Se preguntaba de dónde había salido ese hombre, ya que escucharlo hablar era como volver a estar en paz. Ni siquiera le importaba demasiado qué decía, lo cautivante era su tono de voz, el ritmo de sus palabras. De pronto, al querer enderezar el cuello de su impermeable, se dio cuenta de que su blusa estaba medio abierta. Se la abrochó de inmediato, pero le dio risa pensar que, sin querer, había estado mostrando de todo.
Con la intención de quitarle los ojos de encima, decidió mirar por la ventanilla y observar a la gente caminando apresurada, mientras él seguía hablando, que qué le parecía la ciudad y que estuviera lloviendo tanto esos días. La usual conversación de taxi. Sin embargo, algo debe haber sucedido entonces, pues ella poco a poco se sintió como hipnotizada por esa voz que la transportaba como si fuera un sonido conocido, de otro tiempo, que la hacía desear un viaje mucho más largo. Disimuladamente, se acomodó un poco en el asiento con la idea de poder ver su perfil. Fue inútil. Luego intentó otra maniobra para tratar de ver aunque fuera su reflejo en el espejo retrovisor. Esta vez lo consiguió, pero sólo para sentir como la sangre se le iba a las mejillas de golpe cuando sus miradas se encontraron. Casi murió de vergüenza. Trágame tierra, pensó desolada, que estupidez.
Se pegó entonces al respaldo del asiento, deseando ser invisible, esperando ansiosa que luego de la mortificante pausa, él siguiera conversando. 
Un semáforo en rojo le devolvió la confianza en sí misma, y comenzó a recorrer nuevamente de arriba a abajo el brazo que alcanzaba a ver, hasta llegar a la mano que relajadamente sostenía el volante. El puño de la camisa rosa pálido se asomaba bajo la manga de la impecable chaqueta. Que bien le queda ese color, pensó. Sus hombros eran rectos, no era un hombre corpulento, sino más bien delgado. Y su pelo, su pelo era otra cosa, pues parecía alumbrado por la luna. Lo llevaba bien corto y ordenado, como si fuera saliendo de la ducha, pensó. Volvió a sonreír para sí misma, aunque esta vez, si él la hubiera visto, se habría dado cuenta de que esa sonrisa podía iluminar el día más oscuro. Por Dios, no sé qué me está pasando, se dijo. Otro semáforo en rojo. Avanzaban lento debido a la lluvia, cuando comenzaba de a poco a caer la tarde.
Era extraño, pero su voz la calmaba, tal como un bello recuerdo que se revive una y otra vez. Siguió observándolo mientras contestaba sus preguntas, que de dónde era, que si era su primera visita. Y entonces, luego de darse cuenta de que él no llevaba argolla en el dedo, fijó la vista en su nuca morena, lisa y sin marcas. Un escalofrío la recorrió, sintió como si fuera él quien la estuviera mirando de esa manera. 
Aún así, cerró los ojos imaginando que tocaba suavemente esa zona de su cuello y que le acariciaba el pelo. Y en eso estaba, cuando de pronto lo escucha decir que habían llegado a su destino. Preguntó cuánto le debía en forma automática, porque en realidad estaba pensando que lo único que quería en la vida era conocer a ese hombre. Alargó su mano con el dinero, justo cuando él se dio vuelta para mirarla y preguntarle cómo se llamaba. 
A duras penas se bajó del auto, el corazón le latía con fuerza. Dio dos pasos. Tres más. Se detuvo. Y armándose de valor, se dio vuelta a mirar. El también se había bajado, estaba de pie junto a la puerta abierta y le sonreía.

©Myriam O

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Excelente aunque espero algún día me haga reir
    Muy bueno, como el anterior que leí. Realmente dominás muy bien el relato. Me hiciste vivir el momento, tanto del lado femenino como del masculino.
    Un relato muy bien escrito y que te atrapa desde el principio.Me gustó
    Hay voces que cautivan, que conectan directamente con el alma... Muy bien llevada la narración, ...has conseguido enganchar al lector y que sea participe de tus deseos...Saludos
    Bueno, en el genero fantasía no sé... como no fuera una fantasía de ella : ) A mí me parece un texto que incluso se podría categorizar como varios porque creo que en realidad no pertenece a uno especifico. Saludos.
    Bueno, en el genero fantasía no sé... como no fuera una fantasía de ella : ) A mí me parece un texto que incluso se podría categorizar como varios porque creo que en realidad no pertenece a uno especifico. Saludos.
  • breve historia

    A buen entendedor, pocas palabras

    Sólo lo esencial

    Qué sucedió con la mujer del taxi? No sabemos aún. Pero sí podemos saber qué le sucedió al conductor mientras la llevaba. Fantasía, amor o realidad? Juzgue usted. Esta es la segunda o primera parte de "A primera voz".

    No estaba segura si catalogarlo de relato fantástico, o de amor. Para algunos, incluso podría caer en ciencia ficción. Qué opinas tú?

    La amante propone

    Como el océano, como estrella de mar

    Creo que el agua y el amor se parecen mucho

    Sentir in extenso que da paso a un brevísimo relato de amor y pasión.

    Fue en Madrid que probé el mejor tomate del mundo

  • 13
  • 4.66
  • 197

Soy artista. Además, me gusta escribir.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta