cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
A tiros
Drama |
22.07.14
  • 0
  • 0
  • 1459
Sinopsis

Estaba sentada en el banco de siempre. Quizá no era el de siempre, quizá al de siempre lo tratara como resfriado para no acercarse hoy a su ventana, pero era uno de los más frecuentados. Estaba sentada con los pies cruzados encima del banco, lo más cerca posible del resto de su cuerpo, encogida, intentando darse un calor que no existía a más de diez minutos y hacía quizá una semana, o algo más. Quizá lo único que la salvara de tiritar fuera el calor de los nervios atravesados por un revólver que surcaban las páginas de su libro, quizá el propio libro encima de las piernas. Se creía un personaje sintiéndose a gusto al estar atrapado en sus páginas, pese a la horripilante escena de policías irrumpiendo en un domicilio para buscar a uno de los buenos, que ya había huido, clavando balazos en los jarrones y registrando cajones y armarios, pero sólo intentaba conseguirlo porque su propia realidad dolía más que la sonrisa canina del Inspector y el óxido del cañón del revólver quemándole la cara, sintiendo cómo se la cortaba. El viento la despeinaba sin cuidado y no sentía ninguna pena por sus manos cortadas, ni aún jugando a bajar las temperaturas, sin vergüenza alguna para indicarlo en el termómetro de la plaza. A ratos asomaba la cabeza a la realidad, por encima de su libro, para comprobar que sus momentos de acción entre páginas mezclados con sus pensamientos no la habían invitado a la madrugada sin darse cuenta otra vez. Fusionaba la escena de pánico y tiroteos junto con su martirio continuo. En su mente a oscuras, se desdibujaban olas chocando contra todas sus paredes, prometiéndole un temporal incontrolable. Fue entonces cuando pensó detenidamente en cómo podía el amor doler más que las balas.  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.45
  • 406

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta