cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
A veces
Reflexiones |
24.10.21
  • 5
  • 0
  • 486
Sinopsis

Me senté en la silla de plástico blanca y respiré profundamente una par de veces. A veces fuera de casa parece desopilante el insomnio y otras veces placentero. Pero luego de 30 años de tenerlo a mi lado, el equilibrio que nos unía se quebró. Su empeño por quedarse en su ostracismo de los años ’60, donde a veces su memoria lo remontaba a su militancia panfletera troska, no rendía frutos.

Crucé las piernas y el plástico de la silla crujió. Incapaz de controlar el sentimiento de culpabilidad, me pregunté si alguien más creería que él tuviese la capacidad de seguir con sus labores diarias de representarme, ya que sus contactos, amigos y compañeros a veces se encontraban en el obituario del diario.

Ahora, la brisa fresca me hacía tiritar. Pensé que él ya había hecho su trabajo y que tenía que volver a ser sólo mi padre y dejarme compilar y repasar los documentos con otros colegas. Siempre me acompañó con su pluma incondicional y atrevida que ni la izquierda quiso leer.

Sin embargo, ya era hora de un final. A veces el amor es un estremecimiento extravagante de odio y delicia, que de repente en un cerrar de ojos aparecen con arrugas y canas.

Del otro lado de la puerta, a veces, escuchaba una sonrisita ventrílocuo parlante. El frío, que a esa altura me envolvía el cuerpo entero, hizo que el bostezo tensara mis músculos y pesara más que de costumbre. El chirrido de la silla confirmo la quebradura del plástico y de culo pasé al suelo.

-La puta! a veces no recuerdo que aún sabe cómo cambiar la cerradura.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 20
  • 4.64
  • 22

Actualmente un dandy sin vermú, que en el despertar de su adolescencia y luego de oír las incisivas opiniones de George C...! mientras se ojeaba la 13/20, nippur, el eternauta, el diario o madhouse lo tentó el 4 poder. En la juventud luego de hacer mucho head bange! la melena se fue, la panza apareció y la militancia llegó, militar por el asado, la cerveza, la lectura e Internet. El viejo se harto y lo mando a laburar! y aunque los años pasan nunca perdió el espirito púber punkero.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta