cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Abrázame
Amor |
12.11.18
  • 4
  • 3
  • 647
Sinopsis

Abrázame fuerte, déjame llorar sin consuelo en tus brazos, no ser nadie por un rato, que el tiempo se pare y sienta la quietud de mi alma.

 

 

Abrázame fuerte, déjame llorar sin consuelo en tus brazos, no ser nadie por un 
rato, que el tiempo se pare y sienta la quietud de mi alma.  Y no me preguntes, 
no te preocupes, no me juzgues, permanece inmóvil, mientras todo se acumula 
y se derrama por todas partes. 
Quiero liberarme de todo, olvidarme de mí misma, rendirme y tirarlo todo por 
los aires, que mis emociones manchen las paredes, sentir el miedo, el pánico y 
el dolor siendo consciente de ello. Quiero poner las cosas en su sitio, en su 
más profundo desorden, infravalorando las muestras de cariño que no pasan 
de ser eso. 
Deja que la oscuridad me envuelva, que el dolor me embargue, que la rabia me 
muerda, que no entienda nada y que ni siquiera lo intente. Que la música meza mi 
silencio mientras la verdad despedaza mi alma sin ser yo, sin ser nada, sin 
haber sido nada jamás. 
 Devuélveme mis alas, las que un día te pedí guardar en un intento absurdo de mitigar 
tu dolor, nunca debí hacerlo. 
Y sobre todo no sientas, no sientas nada como  yo tuve que  aprender a hacer un día para 
poder sobrevivir, que tus ojos no me miren como siempre, como si te 
doliera, déjame volar y no me ruegues, no me implores que regrese, ni que me 
sienta culpable a sabiendas de que no lo haré. 

Así que, si me tienes cogida, como me temo, suéltame, empújame, libérate de 
mí y date cuenta de una vez por todas de que no me necesitas y que en 
realidad nunca lo has hecho. 
 Pero no te confundas, te quiero, sí que te quiero, no pretendiendo amurallar el 
amor, si no siendo testigo de cómo se expande y se divierte, ríe y juega con el 
tiempo, como un niño sin normas, salvaje, fugaz, libre y feliz por derecho. 
 Mírame sin verme, sin juzgarme, sin querer detenerme, no me mires a los ojos 
hazlo mucho más allá y descubre como soy, lo que soy y lo que nunca fui, 
como me hago y me deshago con la vida y fantasea con lo que puedo llegar a 
ser a cada minuto.

 
 Ahora suéltame, estaré bien. 
 
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola princesa de las letras. Has vuelto por aquí y me alegro. Es un placer leerte. Modo sublime y elegante de tejer una telaraña de sentimientos para desgranar tu mundo interior tan complicado y simple a la vez. Un abrazo preciosa
    Un escrito muy profundo y bello, me ha encantado. Saludos Nora :-*
    Es realmente bello tu poema declarativo, por llamarle de algún modo.
  • Si tuviera alas volaría, volaría tan lejos que me perdería, me perdería y no podría volver nunca más.

    La tristeza que me invade es tan grande que me asusta.

    No vuelvas porque me desordenas la vida, y es curioso porque eres con diferencia, la persona más ordenada que conozco.

    Abrázame fuerte, déjame llorar sin consuelo en tus brazos, no ser nadie por un rato, que el tiempo se pare y sienta la quietud de mi alma.

    Siento muchísimo haberte hecho daño, siento las lágrimas, los temblores, el desasosiego que te causé. Las ilusiones rotas, los esfuerzos en vano, las dudas, las noches sin dormir, los cigarrillos de más, las charlas infructuosas, mi mirada perdida, mis pocas ganas de seguir, mi melancolía, mi tristeza, los dolores de cabeza.

    El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida…

    Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo...

    He pensado tantas veces en que sería de mi presente si hubiera elegido otros caminos que la sola idea de volver a intentar valorarlo me aburre.

    Los pájaros que cada día visitaban mi soleada terraza aún no habían venido, todos los días hacía lo mismo, sacaba al perro a la misma hora y la misma pregunta a horas distintas.

    Cada día huele más a verano y todavía es invierno, un invierno que se ríe del frio. Un invierno que no quiere serlo, un invierno que quiere ser primavera, como cuando una mujer siendo morena decide que es rubia.

  • 30
  • 4.54
  • 311

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta