cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Accidente en Reginna
Suspense |
01.12.17
  • 4
  • 3
  • 536
Sinopsis

Una carretera, un accidente, un misterio. Bienvenido a Reggina, el lugar donde tus secretos más oscuros quedarán expuestos. Recorrer el lugar es tu elección, salir de allí... bueno... esa es otra historia.

Los ojos de Francis se abrieron muy despacio, muy adoloridos. El olor a pasto cortado, a plástico en llamas, a hierros calientes, humo, ansiedad, todo mezclado en un único aroma característico. Francis evalúa qué puede hacer, puede mover los brazos pero el izquierdo está muy mal, puede mover la pierna izquierda, ¿y la derecha? Luce una cortada profunda, tibia, duele mucho. El auto está de cabeza, hay vidrio en todas partes, hay sangre que confirma lo peor, el combustible no se ve pero su penetrante naturaleza inunda la atmósfera, hay que salir pronto, el calor aumenta a cada segundo, la adrenalina presiona, el cerebro se abruma, la piel hierve.

Una ventana, ¡pronto! Arrástrate Francis, muévete, cruza la ventana, ignora los pequeños trozos punzantes, sigue, apoya los brazos, empuja tu cuerpo, no te detengas, no hay nada que salvar, tu maleta, tu ropa, tus documentos, no hay manera, se quedan, se pierden, no hay sentimientos, solo instinto. Es absurdo sentir algo por lo inanimado, tu chaqueta, tu portátil, el cuerpo decapitado de tu novia. Francis cruza la ventana, se arrastra sobre el techo del auto, cruza lo más rápido posible, tarda una eternidad, intenta incorporarse, dos saltos, al suelo, insiste, se impulsa hacia arriba, da dos brincos, de nuevo a tierra, una tercera vez...

El auto explota, Francis gira por los aires.

Los organismos de socorro llegan con los primeros rayos de sol, el condado de Reginna queda muy lejos de todas partes, demasiado empinado, muchas montañas, clima gélido. Un Ford Mustang negro rompió el barandal de seguridad en una curva que al parecer no vio dada la ausencia de marcas de frenado, voló acantilado abajo por una ladera inclinada llena de árboles y rocas, la velocidad fue mayúscula, como si huyeran de algo, no tuvo ninguna oportunidad. El cuerpo de una mujer joven se encontró esparcido por todas partes en un radio de treinta metros, no se encontró su cabeza. Al otro, quien por los guantes se presume era el chofer, lo encontraron de una pieza, clavado en la rama de un árbol a doce metros de altura, donde estaba su corazón ahora hay una gruesa rama de pino. Todo sucedió entre las dos y las tres de la madrugada.

El fuego de la explosión se mantuvo contenido porque el auto quedó en un claro, y aunque las escenas de accidentes fatales a gran velocidad son particularmente frecuentes en zonas de iguales características a las de Reginna, un par de detalles destacan con fuerza: la manguera del líquido de frenos, así como la cabeza de la chica, fueron cortadas antes del accidente.

*     *     *

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una lectura divertida de la historia que dejas entrever sería esta: la pareja se llevaba muy mal, estaban hartos el uno del otro. La chica le cortó los frenos al coche del novio, para acabar con él... Pero más adelante, el chico la mata a ella, y mientras este traslada el cadáver, los frenos cortados hacen lo que tienen que hacer y se produce el accidente. Instant karma.
    Una historia bien narrada con un estilo descriptivo y ritmo frenético. Se lee rápido y sin problemas. Cuidado con la primera frase: si narras la historia en presente, la primera frase debería estar en presente. También le vendría menos comas y más puntos, pero esto no molesta tanto. No entendí si Francis era el chófer o si Francis era otra persona, es decir, que en el coche iban tres personas: el cadáver de la mujer, el novio (Francis) y el chófer. Saludos.
    Pues a mí el final me gusta tal cual lo has dejado. Demasiados detalles, en ocasiones, dejan volar poco la imaginación. Muy buen relato. Enhorabuena!!
  • ¡Bienvenido de nuevo, amigo lector! Es momento de arrojar un poco de luz sobre el misterioso accidente sucedido en Reginna, y para un trabajo tan meticuloso se necesita una persona bien calificada. - - - - - Te invito a que primero leas «Accidente en Reginna» antes de continuar con esta segunda parte. Como siempre todas tus opiniones serán recibidas con gran afecto.

    ADVERTENCIA: El siguiente relato aunque ficticio es sumamente gráfico y puede herir la susceptibilidad del lector. Léalo bajo su responsabilidad.

    Una carretera, un accidente, un misterio. Bienvenido a Reggina, el lugar donde tus secretos más oscuros quedarán expuestos. Recorrer el lugar es tu elección, salir de allí... bueno... esa es otra historia.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta