cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Adelaida
Varios |
25.03.15
  • 0
  • 1
  • 413
Sinopsis

Una versión de un cuento clásico...

No hacía falta que el despertador sonase, justo antes de que lo hiciera lo apagaba. Estaba acostumbrada a hacerlo. Era su día a día y nunca llegaba tarde.

Adelaida era una chica joven, de complexión alta y delgada. Su pelo largo se mecía adelante y atrás mientras se levantaba de la cama ese día. ¿Qué era lo siguiente? ¿Estirarse y bostezar? Ni hablar, ella era demasiado fina para hacer eso. Lo siguiente era dirigirse al baño y allí, aplicarse todos los productos de belleza que tenía. En realidad no le hacían falta, ya era demasiado guapa sin ellos. Aún así se aplicaba multitud de productos y maquillaje. Después, lo último antes de salir de casa era vestirse (elegantemente) y desayunar. Siempre puntual.

Ser una empresaria de alto rango y prestigio no lo era todo para ella, también tenía que ser observada por los demás. ¡Y vaya que si lo hacían! Tan conocida era en la empresa por su belleza que se hizo más famosa incluso que algunas actrices.

Era su única obsesión: estar hermosa. Esto hacía que fuera una persona totalmente egocéntrica y egoísta, pero eso le daba igual.

Ese mismo día en el trabajo oyó cómo unas compañeras discutían sobre un nuevo producto de belleza: una crema rejuvenecedora "¡lo más de lo más!", decían. Como era de esperar, Adelaida no podía estar sin la novedad, ¡tenía que estar a la moda! Y sin dudarlo fue a comprarla a uno de los sitios más exclusivos del barrio rico en el que vivía. Sin embargo más tarde esa empresa quebró, quién sabe por qué.

 

Hola, me llamo Claudia y soy ex-compañera de trabajo de Adelaida. Hace ya tres meses de ese último día. Todos nos preguntamos qué pasó. Pensamos que se había mudado pero...no sé, estoy asustada.

Ayer por la noche mientras regresaba a casa del trabajo pasé por su barrio, y me pareció ver a una persona en una de las ventanas de la casa de Adelaida.

Estaba oscuro, las luces de las farolas alumbraban tenuemente la ventana, aflojé la marcha del coche y entorné los ojos: había una mujer mirando a la nada, medio oculta tras unas cortinas, su cara... ¡Tenía la cara despellejada! Hasta me pareció ver trozos de hueso entre la carne. Fue en esos momentos cuando sus ojos brillantes me miraron, pegué un acelerón al coche y desaparecí de allí.

No sé lo que vi, ni quiero saberlo. Lo que sí tengo claro es que desde que ella no está las cosas van mucho mejor en la empresa.

¿Sabéis? Me da igual, que se joda la señorita presumida.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta