cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
adicta
Drama |
30.07.20
  • 5
  • 1
  • 109
Sinopsis

Estoy segura que todos conocemos a alguien que lo ha perdido todo, hasta a si mismo, que se ha cansado de pelear abandonando, ésta no es una crítica , esta es una forma de expiar los pecados, de mirarse y ver lo realmente está pasando , perdonarse y pedir ayuda para aquellos que aun pueden lograrlo

                                     ADICCIÓN

 

Chupo con fuerza el cigarrillo, hasta que la ceniza enrojece, hasta quemarme los dedos,

Aspiro el humo profundo como si aquello me limpiase e hiciese en mi alguna diferencia,

Me aprieto fuerte el cráneo, con ambas manos, sobre el pelo húmedo, grasoso y sucio,

Estoy nerviosa, llevo años nerviosa, una extraña fuerza viene a electrificarme el cuerpo,

Me tiemblan las manos, de falanges superiores amarillentas y gastadas de pulir plata,

Se me ha ido encorvado la espalda de trapear pisos y levantar pesadas y amplias camas,

Un frio se ha instalado en mis rodillas y mis codos, a cada tanto crujen como bisagras

Los pies deformes por la mala postura y estas zapatillas grandes los han ido enanchando

Prendo otro cigarrillo, la boca seca, aliento amargo, al tazón de café y el pan, no hago caso,

Me miro de reojo en el ventanal y no me gusta lo que veo; una sombra oscura en el reflejo,

Instintivamente me toco, comprobando si es cierto tanto deterioro y asqueada lo corroboro,

Mi piel cetrina y arrugada, la figura esmirriada, delgada, desproporcionada y algo deforme,

Me han crecido las manos como tentáculos, se ha acortado mi cuello, estoy llena de ángulos,

Vuelvo a quemar mis dedos con el quinto cigarro, ni siquiera recuerdo haberme hidratado,

Puedo oír los murmullos de mis compañeros, se ríen de mí, dicen que soy un espantapájaros,

Una manera de expresar que carezco de atractivo, les doy asco, y no quieren despertar a mi lado

Es tarde ahora para llamar a mi madre, para coger su mano tantas veces ofrecida, para la disculpa

Es tarde ahora para volver al hogar cálido, a la ropa hermosa los labios rojos, a los bellos zapatos

Me quemo el borde del labio, un retazo de la hierba se ha pegado,  yo la ignoro sigo fumando

Como lo hago hace ya veintitantos años, recojo el balde y el trapero y continúo mi trabajo

Voy limpiando las ventanas, haciendo altos para encender un cigarro, despacio lo voy enrollando,

He adquirido la maestría en aquello, tardo solo un par de segundos en lograrlo, arrastro los pies,

Hace frio y esta manta raída es todo lo que traigo, la Sra. a veces me regala algo, y lo vendo,

Por eso jamás me faltan los cigarros, se conduele me da zapatos, chaquetas, hasta algo caro,

Yo solo lo vendo a precio barato o lo trueco por mas cigarros, no siento hambre, se va el frio,

No conozco de cansancio, el sueño se hace placentero y largo, si soy adicta, lo se hace años

Mi madre ha invertido en mi lo que le quedaba de años, buscándome, tratándome y fue en vano

Tengo 48 y aquí estoy limpiando, arrastrando los restos de 4 años en ciencias políticas, cursados,

No recuerdo haber empezado, si miro atrás, siempre tengo el cigarro en la mano, y aquel amargo,

No tengo hijos, ni mascota y vivo en un dormitorio al fondo de un patio, duermo en un camastro

He despertado en camas, y no recuerdo como he llegado, antes de joven sucedía muchas veces

Con los años ha ido mermando, los hombre se han ido alejando, los huesos curtido, afilados,

La piel como un pergamino, el pelo sucio, el cuerpo sudado, la manta hedionda a hierba a diario,

Me siento en el borde de la escalinata apretando el encendedor en el bolsillo, intentándolo

Tratando de no pensar, esquivando las ganas que me atraviesan como agudas flechas, clamando,

Intento morder el trozo de pan crujiente, y apuro un sorbo de café, pero es inútil, me atraganto,

Separo entonces un papelillo, lo mojo en el borde y lo voy lentamente enrollando, sin meditarlo.

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • si alguien piensa en drogarse, leyendo esto no lo va a intentar
  • Creer o no es algo absolutamente personal; yo que creo en la energía, la esencia y la permanencia , puedo abrirme a la percepción de sensaciones, visiones y experiencias inexplicables. y también respeto aquellos que piensan que esto es solo una tonteria .

    Estoy segura que todos conocemos a alguien que lo ha perdido todo, hasta a si mismo, que se ha cansado de pelear abandonando, ésta no es una crítica , esta es una forma de expiar los pecados, de mirarse y ver lo realmente está pasando , perdonarse y pedir ayuda para aquellos que aun pueden lograrlo

    De pequeña sentía una fascinación extraña por las iglesias , su arquitectura y su estética me causaban gran emoción , aun hoy al entrar en una catedral y oír el eco de una voz fuerte y rasposa me estremece . cierto es que ya no pienso lo que entonces y que tengo mi propia interpretación de la fe , pero eso es otra historia Quiero hacer notar enfáticamente que mi idea no es faltar el respeto a ninguna persona que pertenezca a la fe católica, muy lejos de mi aquello

    Con tanta teoría conspirativa resucite un cuento que escribí hace mucho para jugar un poco .

    Hay ocasiones en que por mas que la disfracemos, evitemos o luchemos , la realidad como una bola de nieve gigante, fría y pesada nos golpea

    Hoy que parece todo estar convulsionado y revuelto , yo recuerdo de pronto quien soy

    Espero de todo corazón que estas ideas mias jamas se concreten

    Nunca estuve en una viña, recorrí las afueras de algunas y en mi casa había una que otra parra huacha , pero no se bien porque este sueño se repite y me acosa por tanto ahora decido en papel volcarlo

    Tiempo de nostalgia de cierres y me introspección

    Hoy solo quiero hacer un homenaje uno simple sin aspavientos, no solo a la gente de salud , sino a los miles y millones de personas que a diario y por la naturaleza de su trabajo se ven expuestos . solo gracias a todos y cada uno

  • 129
  • 4.51
  • 328

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta