cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Agonía cúbica.
Drama |
22.07.18
  • 4
  • 5
  • 1171
Sinopsis

Ante las actuaciones de los agentes de policía que intentadaban controlar els caos de un grupo de atracadores que estaban intentado robar un banco.

De repente, el cielo se estremeció y tras una fuerte luz cejadora. Los cinco ladrones se encontraron  neutralizados en frente del negociador gracias al héroe de la ciudad conocido como Guz - Man.  

Aclamado por la expectación y los agentes de policias, Guz - Man, se despidió deslizando su capa negra y antes de alzar el vuelo se despidio nuevamente como un consagrado ciudadano.

Una vez solventado el atraco, y sin  necesidad de utilizar su verdadero poder  Guz - Man, se paso por las mejores cervezerias del mundo, tomó unas cinco cervezas en cada una de ellas  y apareció borracho en el sofa de su casa, donde le esperaba su mujer.  

- Victoria sirveme una cerveza fría. -  Dijo Victoria en voz baja desde la cocina. 

- !Victoria¡ Sirveme una cerveza bien fria. - Exclamó Guz - Man desde el sofa. 

- Hoy me he enfrentado a diez atracadores con recortadas y pistolas. - Dijo Victoria mientras se tocaba la costilla.

- Hoy me he enfrentado a diez atracadores con recortadas y pistolas. - Dijo Guz - Man  mientras estiraba las piernas. 

Cansada de sufrir el maltrato que solía generar las borracheras en cuanto le hablaba de lo que realmente  estaba sucediendo. Victoria salió de la cocina y se diriguio al cuadro de luzes.

- Cinco palabras... 
¿ Dónde está mi cerveza fría ? - Le dijo levantado cuatro dedos. 

- Cariño, estamos en un bucle temporal. Cuando estás borracho no controlas tu velocidad. - Le dijo, en cuanto llegó al cuadro de luzes. 

- Tienes razón. Seguramente ya te lo he dicho, pero esta vez prometo que no te volvere a agredir y dejare de beber. - Le dijo clavando su mirada en el cuadro de luzes.

Sin remordimiento alguno y al contemplar una vez más, que lo único que le importaba a Guz - Man era por encima de todo su vida heroica tomó la decisión de cortar la luz y acabar con su agonía cúbica.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 28
  • 4.56
  • 31

Odio al mundo por dejar que el mismo pase hambre. Odio al sol por calentar ha unos más que ha otros. Si pudiera cambiar la nostalgia por cordura y olvidaros a soñar y olvidar nuestros rencores.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta