cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Agua
Fantasía |
11.12.14
  • 5
  • 7
  • 1616
Sinopsis

El viento me lastima, usa como arma tus gotas. Empapado, aún con el equipo impermeable puesto, me golpea con su retumbé el trueno. Con la mano defiendo mis ojos y estoy pendiente de cada relámpago de ese cielo donde, titánicas, luchan las nubes grises, lo espero con desespero. Perdida toda orientación, necesito saber desde dónde me buscan tus enormes olas, pues debo enfrentarlas con la proa y a toda potencia para que no me traguen.

No lo logré, me agoté durante horas girando loco el timón y sin darme cuenta, en un instante, me invadiste traicionera. Me aferro a un madero y juntos somos un juguete de tus olas, vino la noche y se fue, lo comprendo ahora mirando el amanecer mecido por tu superficie tranquila que te devuelve a mis pensamientos.   

Agua clara, agua limpia, dulce o salada. Caes en torrentes, cataratas y lluvias. Subís como vapor y en nubes esperas paciente volver. Estás, generosa, en todas las formas de vida de este planeta, la flora y la fauna te reconocen como su origen y compañera. Te reciclas permanentemente a través de ellas, bebida por bocas o por raíces, has visitado cada célula durante millones de años. Tu presencia tan vasta a transformando en azul la vista de la Tierra

Entiendo entonces la ansiedad de tus ríos, de tus lagos y de tus nieves. Es tu instinto de madre que intenta proteger a esa tierra seca y estéril de la que el mundo mineral te separó cuando ambos eran jóvenes. Ahora sé que antes de nacer ya me enamoré de vos en la bolsa materna.

 Siguiendo mi sino de hombre, permanentemente me atraías. Cuántas veces disfruté de tu risa asordinada mientras como torrente jugabas con cada piedra o sorteabas las rocas y alegre seguías como espuma. Nunca me perdía tus lluvias, siempre dejé que tus gotas besaran mi rostro y abriendo la boca te bebía como un premio celeste. Te usé sin descanso, con la vergüenza de domarte, en canillas, mangueras y caños.

Cuando te conocí como mar me supe perdido. Ese horizonte infinito, tu superficie cambiante y la magia de las olas que, desde entonces rolan en mi mente como un murmullo siempre distinto, fueron el canto de sirenas que con su locura me hicieron buscarte.

 Me hice remero, pescador y grumete. Entretejí mi existencia con tu soledad. La tierra tan tiesa y la humanidad distraída se esfumaban, se perdían en la distancia igual que se pierde lejana la costa.

 Mercante al fin, perseguí tu horizonte, recorrí los océanos y con asombro conocí algunas de tus innumerables facetas. Huyendo de cada puerto que tocaba, perdía horas apoyado sobre el barandal de la cubierta y mis ojos con obsesión te aprendían.

A veces me divertían los delfines, que juguetones e incansables nos acompañaban durante días. Otras, eran los peces voladores que me maravillaban batiendo febriles sus aletas en cada salto. Vuelvo a ver, reverente, emerger a las ballenas, el tiempo transcurre más lento y el enorme animal sigue elevándose. Parece ya que su altura no tendrá límites y entonces se congela allá arriba. Como si lo talaran cae, el agua crece a su alrededor y en un hueco profundo lo vuelve a cubrir. Parece agradecer los aplausos por el espectáculo, su gran cola se inclina y nos despide feliz.

Recuerdo curioso de día e intranquilo de noche las extensiones de témpanos. Recuerdo sus mil formas distintas y como admiré tu arte de escultora. Cómo líquido has tallado incansable a tu hielo produciendo formas que la mente ni siquiera puede imaginar. Pero que, sin embargo, por ser tus hijos las reconocemos en nuestros sueños. Con el frío que cala hasta mis huesos y me abate, mi locura olvida y perdona tu furia.

Me acunas como al principio. Mis dedos congelados se sueltan, ya estás en mis pulmones inertes, me hago pesado y me hundo. La luz va menguando lejos y me entrego por fin a tus brazos.

¿Será tu rostro el de mis sueños…?

 

Carlos Caro

Paraná, 03 de marzo de 2014

Descargar XPS: http://xurl.es/82v4i

Derechos en la web de mi perfil, 4º antología "Otro paso" entrada Agua

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 25
  • 4.7
  • 132

Satisfecho Ingeniero Químico y hombre de negocios de diversa suerte. Hoy ya jubilado, desfachatado, intento narrar cuentos y transmitir mediante ellos lo que nunca podría “decir”. Solo puedo esgrimir como antecedente el haber leído todo cuanto cayó en mis manos, he sido un roedor infatigable de librerías. Desde los clásicos hasta los prospectos completos de los remedios, práctica ya un poco abandonada por falta de las dioptrías necesarias. Nunca me hubiera atrevido sin el estímulo y las críticas de profesionales: mi esposa y su compañera de estudios. Todos nos conocimos hace cuarenta años cuando ellas estudiaban el Profesorado Universitario de Lengua y Literatura. Inquieto, me asombro de esta predestinación. Debo también mencionar en mi haber, el estilete afilado que es la mente de mi hija quien me sigue letra a letra y me alerta cuando no escribo lo que quería escribir. Para terminar, aprovecho para pedirles críticas; todas, de cualquier índole. Solo así aprendo. Esta es la cuenta principal a mi nombre en “tus relatos”, si quieren acceder a la secundaria y sus cuentos pulsen el “Web” de este perfil. Iré publicando cuentos en ambas para facilitar su lectura y es mi intención que nos divirtamos juntos con la literatura. Mis blogs, desde: http://carloscaro7.blogspot.com.ar/

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta