cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Varios |
02.01.08
  • 4
  • 11
  • 8910
Sinopsis

La hipocresía en su esencia pura parece esconderse tras una, impoluta y bien planchada, sotana negra en la que destaca el blanco níveo del alzacuellos. Se permite alzar sus mangas al cielo y pasearse acompañada de los corderos de Dios o los borregos de la Tierra, en un jolgorio manifestante reivindicando sus injusticias de siempre, las que esclavizan al hombre y cobran sus impuestos en la moneda del César para su moderno líder romano, también con sotana, pero blanca.
La hipocresía clama por una familia sin ofrecer a cada uno lo que desea ni al pobre misericordia y, entre tanto, no lejos de allí, en el barrio de Entrevías, unos curas de verdad, de los que sólo sirven a Dios a través de sanar las necesidades de los hombres, se esfuerzan por sobrevivir, sin tapujos, a las mentiras con que la iglesia oficial les oprime.
Algunos de los más grandes hombres que conocí fueron sacerdotes que me enseñaron a creer en los hombres buenos. Casi lograron que creyera en Dios, pero lo que nunca lograron fue hacerme creer en la iglesia. Y es que, para ser buenos, podían no dudar de su Dios, pero no lograban terminar de creer en su propia iglesia. La iglesia que les daba los medios con lo que extraía del mundo terrenal y que, en parte, se llevaba a la onerosa barriga vaticanicia.
A la iglesia nunca le gustó el mundo libre porque, en él, se pierden los arcanos valores de la ceguera y la sumisión que ellos han cambiado por la palabra fe. La institución arrastra a la calle a su ganado más servil para gritar diatribas contra la libertad y reivindicando un único artículo de la constitución española, cuando la institución lleva, desde siempre, violando seis y uno de los puntos de la carta de los derechos humanos promulgada por la Asamblea General de la O.N.U. Pero eso prefieren obviarlo. La única verdad es que la iglesia teme por su dinero, ni el aborto, ni el divorcio que son temas ya muy viejos, y tampoco las bodas entre homosexuales, que no han cambiado nada dentro de su entorno, amenazan a la iglesia y menos aún a la familia. De hecho la familia está muy bien, gracias, pero no gracias a ellos. El temor de la iglesia es a una cuenta sin fondos, a unas cuentas claras que muestren el qué y el cómo de lo que hacen con nuestro dinero, a que el vil metal dorado que mostraba se poder, decaiga en su continuado flujo hacia sus bolsillos y tengan que volver a las verdaderas doctrinas de Cristo.
Así que sale la curia en legión a la calle, sin percatarse de hasta qué punto entraron en sus venas las legiones romanas y arrasaron en sus corazones una pequeña aldea de Judea llamada Belén. Y cuando la Navidad lleva buenas intenciones hasta las almas menos creyentes, ellos arman sus escudos y corazas para envestir a cuanto de rojo se ponga por delante. Saben que sólo un 30% de los creyentes les apoyan, pero hablan de un país donde ya sólo cree el 40%, según la ley de Bayes, menos de siete millones de españoles, eso sí, los más activos legionarios, sus pretorianos con el Opus Dei a la cabeza. Un grupo que estuvo a punto de ser decretado como secta destructiva hasta que el anterior papa, Juan Pablo II, necesitado de su dinero, los puso a su diestra, que no a la de Dios.
Y entre tanto las iglesias se vacían y huelen a rancio, pero el poder unificado en una rencorosa y férrea dictadura, alza sus brazos contra el mundo libre como no quiso hacer cuando el mal gobernaba “por la gracia de Dios”.
Llegó el siglo XXI, pero seguimos, para algunos, en el más oscuro Medievo, donde las más espesas tonterías son dogmas de fe y, las creas o no, son de obligado cumplimiento.
¡Ja!... Yo digo ¡no! Y le digo a los lídere
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Estoy bastante de acuerdo en eso de que la Iglesia teme por su dinero,pero no tanto en que algunas personas concretas dentro de la Iglesia como institución no estén convencidas de ciertos valores morales que defienden a ultranza y que no tienen que ver tanto con cuestiones políticas. La represión no es sólo un rasgo de una determinada política, sino un mecanismo de defensa humano para protegerse de ciertas realidades o vivencias. Yo conozco católicos muy convencidos, aunque algo menos radicales de lo que hemos estado viendo en los medios, que creen en el derecho a la vida y en la familia tradicional. Simplemente te lo comento para que lo tengas en cuenta y puedas matizar más ciertos puntos. En general pienso que el texto es muy razonable y que has hecho una defensa elegante de unas ideas que yo considero bastante ciertas. Y como tú mismo has dicho,por fortuna, siguen existiendo buenos hombres de Dios, sean de la religión que sean. Allá cada cual con sus creencias mientras no se mezclen churras con merinas.
    Khamy, esto que te voy a escribir es un mensaje personal, no una valoración de sta obra. Perdoname ,pero no sabía como hacértelo llegar. He leído el foro (la primera vez que lo hago en el ya largo tiempo que llevo en la página) y he leído tus comentarios, defendiéndome a mí y a otros de los insultos de andy, como suele decirse, me defendiste mejor que yo mismo. Solo quería darte las gracias por ello, más aun cuando yo muchas veces no te he valorado bien (tenemos dos estilos muy distintos) pero veo que el sentido común reina, todavía , en esta página. Lo dicho, gracias y a seguir escrbiendo
    Como siempre, las palabras en su justo lugar y en su justa medida.
    La Iglesia, gracias a Dios, no son esos señores de estómagos satisfechos que usan el dinero para su mayor gloría , es también esa institución de la comunidad cristiana que trabaja día a día por el prójimo y ve con buenos ojos las soluciones a lo que antes eran problemas como la homosexualidad. Conocen las dificultades de las familias de primera mano, pues muchos no son célibes, están obligados a ganar el pan con el sudor de su frente, ninguna jerarquía los protege, y rezan cada noche para que Cristo haga que el Papa y su corte vuelvan al redil.
    Has escrito con un elegante estilo las mismas diatribas carcas y anticlericales que ya repetían algunos de nuestros abuelos. Lo de la Iglesia "fascistoide" es ya un tema muy manido. ¿Sabes en qué gasta la Iglesia el dinero que sus fieles le dan? En ayudar a los pobres. Sé que esto no os lo creeis la gran mayoría, pero yo lo veo día a día con mis ojos.
    Juan Nadie, tienes razón. Cuando se dice que hay una violación de la ley, la Constitución o la Carta de los derechos humanos, se debe especificar y aclarar, deberías, por ello, haberme valorado menos, pero para justificar tu confianza en mí aquí te doy la dirección del blog donde en el artículo "Iglesia y Constitución" especifico esos puntos (y más): http://khamykhaze2.blogspot.com/ Respecto a la afirmación de Indio John, sé que se equivoca, he visto familias cristianas destruir a sus individuos como personas por su extrema rigidez y desarrollar hijos casi perfectos en familias que los católicos denominarían aberrantes. Y es que el amor puede tomar muy diversas formas y, en último término, es lo único que en verdad sirve.
    algunas de las cosas que dices son verdad, otras no tanto. pero tú que eres un tío inteligente comprenderás que algunos prefieran acogerse a una familia cristiana y conservadora que no a una informe, fámula e impostada ante unos mandatarios vestidos de "buenobientodovalevivanlosderechos" que arrasa con su nihilismo desaforado y algo resignado. acabo sacando una definición de familia según el gran antropólogo Marvin Harris: "relación establecida entre una mujer y una o más personas que asegura que a un hijo nacido de esa mujer se le otorguen los plenos derechos por nacimiento que sean comunes a los miembros normales de su sociedad siempre que el niño sea concebido y nazca bajo determinadas circunstancias aprobadas(no prohibidas)"; es decir que si el optimista antropológico decide aplicar este axioma resulta que el invento se le vendría abajo...
    Muy bien expuesto, convincente y claro. Además estoy absolutamente de acuerdo contigo. Estuve muy ligada al tema ( fuí postulante con las monjas Clarisas pero eso ya es agua pasada) hasta que algo despertó en mí. Eso sí, hay cosas peores que la iglesia, una religión mucho más poderosa y engañosa: el libertinaje. Cuidadín con él. Te doy un diez por este escrito. Dices lo que hay que decir y punto. A ver si algunos abren los ojos de una maldita vez.
    Tampoco hay que ser tan duro con la pobrecita iglesia católica. Hay cosas que sí hacen muy buen. Por ejemplo, en marketing son cojonudos. Llevan dos mil años vendiendo un producto inexistente. Pero tienes toda la razón, la hipocresía es una palabra que se aplica muy bien a las instituciones religiosas. Lo que pone en peligro la familia (si peligro hay) no son los matrimonios homosexuales, sino la precariedad laboral, los salarios mileuristas y el precio de la vivienda. ¿Y qué dice la iglesia sobre la vivienda? Pues no sé. Imagino que como ellos no pagan el IBI, pues no les duele tanto el tema. Hubiese estado bien que especificases los seis puntos de la constitución y el punto de la carta de derechos humanos que mencionas (por simple curiosidad). Por lo demás, muy bien tu texto. Un saludo
    Como dicen, se puede decir más alto, pero más claro... Grande Vicente, GRANDE!!
  • Este año la historia de Navidad no es exactamente un cuento. Dada la situación que nos rodea he preferido dar un mensaje de esperanza extraído de las palabras de muchas personas que podrían ser sabias si el sistema les dejara. En el texto hay muchas afirmaciones, pero aún así me gustaría que cada uno lo pudiera entender a su manera, porque la luz de la que hablo no puede ni ser igual para todos salvo en lo que a esperanza se refiere. ¡Feliz Navidad a todos!

    Esta dramática historia es, desgraciadamente, una realidad de los tiempos que nos han tocado vivir. Sin embargo, entre todos, podemos hacer que todo sea diferente. La diferencia es lo que convierte a esta historia en un cuento para felicitar a todos el Año Nuevo. Feliz 2012 a todos.

    Cuento de Navidad inspirado en el relato de Henry van Dyke con el mismo título. Con él paso a desearos a todos una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo (en la medida de lo posible). Un abrazo a todos.

    Hacia finales de los sesenta y durante los setenta, hubo algunos locales donde se juntaban los jóvenes con algún tipo de afición (por ejemplo la literaria). Locales que con el tiempo, en su mayoría desaparecieron o pasaron a ser bares musicales. Durante los ochenta fueron substituidos por los centros culturales o casales. Este relato es un instante de uno de esos locales ya a finales de los setenta.

    Un recorrido por las razones de escribir, por mi descubrimiento de "Tus Relatos" en (espero) un homenaje a Gonzalo por crear este espacio.

    Una llamada... ¿deseo, oportunidad,sueño...?

    Historia trivial sobre lo que es la amistad y sobre lo que no lo es.

  • 220
  • 4.17
  • 659

Criticarlo todo pero de forma constructiva. Las ciencias, no en vano estudié ciencias químicas... en fin que no soy de letras, espero que sepáis perdonarme.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta