cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
¡Ale hop!
Varios |
23.07.11
  • 4
  • 6
  • 1641
Sinopsis

Vuelvo a publicar este relato, que apareció por estos lares hace más de dos años.

El mago hace un movimiento brusco con su varita y retira el lienzo negro que cubre la cabina. La señora entradita en kilos que hasta hace poco la ocupaba ha desaparecido. Los espectadores aplauden extasiados e inundan la sala de bravos y bravísimos. El mago pide silencio y explica con solemnidad que la continuación del truco va a requerir la máxima concentración, ya que será lo más ambicioso que intente nunca en su carrera. La cabina está de nuevo cubierta y el mago la envuelve con palabras pronunciadas en un lenguaje olvidado desde los albores del tiempo mientras se contorsiona con bruscos estertores que parecen secarle la vida y acumular la sangre en su cabeza. Al borde del desfallecimiento, retira de nuevo el lienzo.

El público está estático por la tensión acumulada, pero no logra distinguir bien el contenido actual de la cabina. En su interior, parece haber una masa informe de bultos envueltos en tela negra. Entre ellos, se puede ver sobresalir alguna cabeza engominada, una alfombra, un brazo luciendo un Rolex de oro, un violín, un candelabro con cientos de bombillas. El rey de Suecia logra finalmente desenmarañarse de esa masa humana y salir al escenario. Está atónito, pero en seguida adopta la postura regia que le corresponde mientras se arregla la banda con los colores nacionales que le cubre el esmokin. Tras él, logran volver a su compostura original el comité del premio Nobel de literatura al completo, tres o cuatro músicos, un escritor galardonado, parte del público que hace un momento se sentaba en el Stockholm Concert Hall.

El escritor galardonado, que no está dispuesto a que todo este alboroto le prive de sus honores, reinicia su discurso de aceptación y describe las características de la vanguardia narrativa sudafricana actual. Mientras tanto, el mago hace un gesto de triunfo y por los altavoces resuena un ta-chán pregrabado. Casi no hay aplausos y los pocos que se oyen provienen de educadas y algo sorprendidas palmas suecas. El público de esta sala, en cambio, parece revolverse en sus asientos. Sus gustos de talante más bien cabaretero no encuentran ninguna satisfacción con estos fatuos culturales. Tampoco pueden desprenderse de la defraudante sensación de que les están dando gato por liebre.

–¡La gorda! –gritan al borde del amotinamiento–. ¡Queremos a la gorda!

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Holas. No comprendo esa costumbre de enmarañarlo todo, hablas de una cosa y luego haces una bola con todo lo que se te ocurre; pero bueno, es una manera diferente de escribir. Un saludo.
    para mi una delgadita
    Magnífico. Se saboreaba cierta ironía -dulce, sin duda, agradable- durante todo el relato. Mi sonrisa ha ido in crescendo hasta no poder resistirlo más en la terrible frase final. Muy bueno, muy bien escrito.
    ¡Qué amargo! No se sale indemne de tus “píldoras de realidad”. Con muy pocos elementos consigues revelar alguno de esos rasgos humanos que tan bien pareces conocer. Sin embargo: habría quizá un relato especular: el del esnobismo.
    Tremenda frase final. ¡Que venga la gorda! Jejeje
    Muy bueno. Muy real- la gente no aprecia el arte ni el esfuerzo si sale de sus parámetros preconcebidos.
  • Publico también este otro relato, cuya primera versión vio la luz hace por estos lares hace unos cuatro años.

    Dice la Encyclopaedia Britannica...

    Hoy me despierto con la satisfacción de haber dormido bien.

    Me alegra pasarme por aquí después de un tiempo y encontrarme esto tan cambiado y con un aspecto inmejorable. Para celebrar la nueva temporada, os dejo este relatito que tenía por ahí guardado. Un saludo a los viejos conocidos.

    Hoy me ha dado por volver a publicar este relato que apareció por aquí hace más de tres años, y que a mí me hace una gracia especial.

    Conversión acelerada al ateismo

    Este lo publico por primera vez.

    Vuelvo a publicar este relato, que apareció por estos lares hace más de dos años.

    Ahora resulta que la sipnosis es obligatoria

    El año pasado me apunté a un taller literario y en una de las tareas nos mandaron continuar un relato a partir de un primer párrafo de Ray Bradbury. A mí me salió esta tonteriita que, aunque no me parece que tenga demasiada calidad, puede resultar refrescante. (El primer párrafo es de Ray Bradbury. El resto, mio)

  • 10
  • 4.44
  • 459

La amistad, el amor, la familia, el arte, la naturaleza, el descubrimiento del mundo, la superación intelectual: todo eso representa para mí el 60% de las cosas por las que merece la pena vivir. El otro 40% está directamente relacionado con los placeres derivados del queso.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta