cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Alguien tenía que hacerlo.
Varios |
20.02.15
  • 5
  • 2
  • 1437
Sinopsis

jamás iría así vestido por la calle, sencillamente no soportaría las miradas de todos aquellos con los que se cruzase, además de la vergüenza propia que representaba aquel uniforme.

Se levantó temprano y se tomó su taza de café sin la que no podía empezar a funcionar cada mañana, el teléfono empezó a sonar, miro la pantalla para ver quién era la persona que llamaba tan pronto, suspiro y respondió a la llamada, siempre era una conversación rápida y explicita a la que el siempre respondía sí, sí, sí, sí, sí, claro, ningún problema; ellos ya sabía cuál sería su respuesta fuese la hora en la que llamasen.

Abrió uno de los cajones y saco el bote de aspirinas que tenía guardado para la ocasión, tomo dos y las trago de una vez acompañándolas con un sorbo de café para hacerlas bajar.

Tras una buena ducha se vistió y busco en el armario el uniforme que tenía que usar en días como hoy, lo metió en su mochila, jamás iría así vestido por la calle, sencillamente no soportaría las miradas de todos aquellos con los que se cruzase, además de la vergüenza propia que representaba aquel uniforme.

Miro el reloj y salió a la calle, las pocas personas que lo conocían apartaban su mirada al cruzarse con él en el autobús, o cuchicheaban entre ellas mirándolo a hurtadillas creyendo que él no sabía que hablaban de él.

Se bajó en la parada 23, junto a aquel edificio de ladrillos rojos que habían empezado a perder su color por el paso del tiempo; cruzo la calle y paso por el paso de peatones hasta el primer acceso del edificio.

No reconoció al nuevo guardia de la garita, este era uno de esos momentos que más odiaba, pues sabía lo que ocurriría a continuación, lo mismo cada vez.

  • Buenos días, me enseña su documentación, dijo el guardia cuando él se paró frente a la garita.
  • Buenos días, dijo sacando de su cartera aquella tarjetita roja depositándola en la ventanilla.
  • Jerónimo González, leyó en voz alta el guarda, verdugo, dijo acto seguido, ¿es usted el verdugo?, pregunto con esa expresión de asco que Jerónimo esperaba.
  • Si, respondió este.
  • Pase, le están esperando.

Y el verdugo se adentró por aquel pasillo, maldiciéndose interiormente como hacia cada vez que acudía a aquellas instalaciones, diciéndose a la vez que alguien tenía que hacer aquel trabajo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un sentimiento contradictorio el de sentir pena por un verdugo... Sin embargo, como bien dice el título: alguien tiene que hacerlo. Un saludo!
    Muy bien narrado, manteniendo la intriga hasta el final, donde sentimos cierta compasión por el personaje, pero como dice el título, alguien tiene que hacerlo, al igual que muchos otros trabajos. Un saludo, MIRSIK.
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

  • 1039
  • 4.66
  • 191

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta