cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Alicia ( erótico )
Varios |
28.03.15
  • 4
  • 1
  • 748
Sinopsis

Relato erótico amateur

Sin saber muy bien cómo ni por qué, se encontraba tendida en el colchón sobre el suelo, en el centro de una de las habitaciones del segundo piso. Aún escuchaba la música retumbar en sus oídos. La fiesta estaba siendo una locura pero el alcohol había hecho más estragos de los que podía soportar rodeada de gente en ella. Tendida boca arriba, la línea de la lámpara del techo, apagada, parecía difuminarse cada vez que la miraba. Notaba las extremidades algo entumecidas y la boca seca como el desierto más árido aunque un cálido y plácido sentimiento la invadía. De pronto la puerta entornada se abrió por completo y una silueta masculina se recortó por la luz del pasillo. El chico entró tambaleándose y avanzó hasta el borde del colchón. Sin inmutarse por la presencia de Alicia se tumbó a su lado haciendo que ella rodara mínimamente hacía su torso por el peso que ejercía sobre los muelles del colchón y exclamó: "Joder, menudo pedo llevo encima!" Ella ruborizada no sabía muy bien que decir y emitió un ruidito tímido que podría haberse interpretado como un "vale". "-Qué? No tienes lengua?" .La instó él. Con el rubor encarnando sus mejillas donde se agolpaba la sangre cada vez más logró decir con un hilo de voz que se llamaba Alicia. Podía sentir su aliento húmedo y caliente en el hombro. Olía a alcohol y a tabaco. Ella giró el cuello para observarle mejor, aún con las mejillas coloradas como dos manzanas. Él era un chico de unos 22 años de complexión robusta y una cara a la que la barba de dos días le otorgaba un aire varonil y excitante. Para una chiquilla recién desarrollada como Alicia, el chico era poco más que un icono lejano. "-Bien, yo soy Pedro y estoy borracho como una cuba, aunque eso ya te lo he dicho". Alicia, con un batiburrillo de emociones rondando su cabeza no estaba muy segura de si estaba excitada o asustada. Sus dudas se disiparon cuando, al volverse de medio lado para estar de cara a los abultados pectorales que se transparentaban a través de la camisa blanca, noto sus braguitas rojas pegadas a los húmedos labios de su vagina. Él clavó en ella una mirada con la que pareció leer sus más profundos y oscuros deseos. Sin mediar palabra adelantó el brazo derecho hasta su cara rosada y acarició su melena dorada apartándola de su frente. "-Tú eres nueva por aquí, nunca antes te había visto en el barrio. Y sabes cielo?" dijo mientras se acercaba a su torso lentamente. "Aquí las chicas bonitas y nuevas no sobran". Una sonrisa temblorosa y repentina iluminó el rostro de Alicia. El chico que en un principio la había asustado ahora la estaba empapando hasta el punto de comenzar a notar humedad recorriendo la cara interna de su muslo izquierdo. Sobre el mismo muslo colocó Pedro su mano callosa y al notar lo mismo que ella sonrió con una sonrisa blanca y enigmática. Ella no rechazó el contacto y se acercó a él hastas sentir su corazón palpitando aceleradamente contra sus senos dorados al sol. Ya no quedaban apariencias que guardar, Pedro acercó su cadera a la de Alicia apretando sus 20 cm de erección contra el lugar de la falda de tubo donde se debía encontrar el pubis de ella. "-A...ade...adelante" tartamudeó la colegiala presa de los nervios "Pero tratame con cuidado". Él la besó estrechandola contra sí mismo con más fuerza. Sabía a alcohol puro y eso la encantaba. Borracho como estaba se deslizo torpemente besandola y desabrochando los botones de su blusa hasta su cadera. Sin decir nada más, dejando que Alicia profiriera pequeños gemidos, rompió la costura de su falda bruscamente y se la quitó sacándola por los talones y besando sus muslos y sus tobillos. Lentamente retiró las bragas hasta las rodillas y dejó que el olor de su sexo le inundara. Hundió la cara entre sus muslos y la beso notando el sabor salado en los labios. Ella volvió a gemir y a sonreír, esta vez con más fuerza. Y más lo hizo cuando Pedro comenzó a lamer las paredes de su vagina de abajo a arriba. Tras un par de minutos recreándose y dejando que sus piernas temblaran libremente le sujetó del pelo y le dijo entre susurros:"-Un poco más arriba hay algo que deberías probar también." Entendiendo a la perfección lo que la excitada muchacha pretendía desplazó la punta de la lengua un par de centimetros más arriba hasta encontrar la punta dura y caliente del clítoris. Estaba disfrutando de ella como si de un higo maduro se tratase. Introdujo dos dedos en su vagina que entraron sin problemas por el abundante flujo y comenzó a frotar la pared pélvica mientras movía el clítoris con la lengua de derecha a izquierda. Nada más comenzar ella empezó a agarrar su cabello moreno con más fuerza y a dar pequeños empujoncitos a su cabeza hacia su entrepierna. Las piernas la temblaban sin control y se sintió como si estuviese a punto de estallar. Al poco tiempo él hundió más los anchos dedos en su humedad y un orgasmo la sacudió el cuerpo entero como si de un intenso calambre se tratara. Un grito ahogado salió de su boca, mucho más seca si cabe que antes. Él ascendió besandola en línea recta y lamiendo mientras acababa de retirar la camisa que cubría sus pechos ahora desnudos. Mientras ella torpemente intentaba desabrochar la apretada bragueta del vaquero él comenzó a succionar y besar sus pezones. Los frotaba con la punta de la lengua y los apretaba con los labios como si se los fuesen a arrebatar. Ella le apartó bruscamente de encima."-Ahora le toca a la chica tímida,no?" dijo con un tono sugerente mientras le terminaba de bajar los pantalones. Sin dudarlo apartó el slip e introdujo la enorme verga con su vena latente y la punta húmeda ,recién lubricada, en su boca apartando la piel del prepucio con los labios. Notó como la carne caliente se hinchaba aún más mientras la deslizaba hasta el fondo de su garganta. Intentó reprimir una arcada y un reguero de lágrimas corrió su rimel. Sacó el pene retirando la cabeza y lo besó en la punta. Apartandose de él comenzó a vestirse con la ropa desgarrada de nuevo. "-Eh? Qué haces?!" dijo él confuso. Ella sonrió picaronamente ."-Adiós cielo, así aprenderás a no aprovecharte de las niñas buenas borrachas."
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo, creo que es lo único relevante.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta