cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Amor de aula
Amor |
26.02.13
  • 0
  • 0
  • 1266
Sinopsis

A mas de alguno le ha pasado.

Salida a recreo, lo de siempre: todos juegan de lado a lado, esperando que no terminen los escasos minutos de ocio, los unos juegan la clásica pichanga, otros laminas o cartas, otras hablando de chicos y/o chicas, cuchichiando sin parar mientras los minutos transcurren, entre diversos jóvenes y niños de todas las edades se encuentra un grupo de amigos que se ríen sin parar a costa de otro, a cada broma la algarabía aumenta, el pobre joven victima de sus amigos no hace mas que reír para no verse abatido frente a ellos. 

Pasan los 15 minutos de recreo, todos a sus aulas, para sumirse en el sopor, la indeferencia o la atención a medias o absoluta de una nueva clase. En los últimos asientos de la sala, esta sentado el burlado al lado de uno de sus mejores amigos. Su compañero de asiento esta con la cabeza gacha, rallando, trazando líneas confusas que con el tiempo toman forma, otra ves esta creando una nueva saga de sus dibujos favoritos. Por unos momentos lo observa sin mayor curiosidad hasta percibir la presencia de ella, han sido compañeros de colegio desde los 12 años y aun así no se cansa de contemplar la singularidad de su belleza: pelo largo castaño, de risa maliciosa, nariz respingona, labios sensuales de contorno sereno, ojos carmesí insinuadores de la frialdad de su ser. Aunque ella este de espaldas, el no deja un instante de observarla, trata inútilmente -como todos los días- de concentrarse en la clase, de guiar sus ojos al andar del profesor de turno, buscar un punto fijo en la pizarra, intentar escribir incoherencias en su cuaderno, sin embargo sus ojos siempre lo llevan a la misma persona, lo intenta todo pero todo es en vano, se deja llevar en un mar de sueños, aventuras utópicas imposibles de realizarse, algunas veces rescatándola de un abismo en el ultimo instante, en que la rama cede y la joven siente que ha llegado su fin, súbitamente el aparece en escena tomando una de sus manos y jalándola hacia el para besarla con pasión.

En el otro extremo de la sala ajena a cualquier fantasía imposible se encuentra la acechada de los ojos incesantes, siente –como otras veces lo ha sentido- que es observada se da vuelta y lo ve, clava sus pupilas de confusión a las de el, ella permanece con el rostro intacto, el con la cara encendida de la vergüenza. Desvía su mirada disimulando estar atento a la clase.

Contrariada buscaba alguna explicación -¿estaba observándome, por que? ¿Nuestros ojos se encontraron solamente por casualidad?...Los pensamientos de Constanza, buscaban la respuesta de aquella mirada, las interrogantes rondaban en su mente desatendiendo por completo la clase de literatura, de golpe sintió la seca voz del profesor, -¡señorita!, Si, usted, siga con el siguiente poema- hace un buen rato que había perdido el hilo del texto, no sabia que decir, de milagro el dedo índice de su amiga la salvo de la reprimenda. Leía con cierta timidez en su voz, era inaudible hasta para el profesor que tenia enfrente suyo, aun tenia en mente el rostro de David, ¿Por que se abra puesto rojo cuando lo mire...?.
-¡Señorita lea para todos no para usted!- -disculpe- dijo ella, prosiguió la lectura sin mas titubeos, su voz encantaba el espacio rectangular de aquella sala de clases, nadie seguía con mayor interés las palabras del profesor, hasta que ella sacándolos a todos del ensueño, los sumergía en la pasión encarnada en los poemas de Pablo Neruda, -Puedo escribir los versos mas tristes esta noche, pensar que no la tengo sentir que la he....- el timbre de salida freno sus labios. –La próxima clase quiero que lean este poema para comentarlo, hasta el viernes- pocos escucharon la voz del profesor, todos se apiñaban en la puerta, para salir lo antes posible de aquel cautiverio, llamado escuela. 

-¿En que estabas pesando?, Tú la mas aplicada- dijo su amiga con tono burlón.
-No, en nada... pero ¿notaste que alguien nos estaba observando?- respondió Constanza.
-¿mirándome? ¡Quién, quien era!-
-dije o-b-s-e-r-v-á-n-d-o-n-o-s, de cualquier forma creo que era David-
-¡David!-y su cabeza giro con tan rapidez hacia atrás que su amiga creyó que se había dislocado el cuello. 

De sobresalto David noto que lo estaban mirando sus dos compañeras, la timidez lo embargo nuevamente, les dio la espalda haciéndolas creer que hablaba con un compañero, ¿pero que les pasa?, ¿Se habrá dado cuenta de algo?, ¡Pero como si solo la mire!. Mientras dialogaba consigo mismo. Ellas aun lo seguían mirando.

-Ves Ani, algo le pasa- dijo Constanza a su amiga.
-Parece, parece... ¡se abra por fin decidido que lo nuestro podría ser!- dijo Ani.
-si, seguro...-
-¡No seas eh!, hace un buen rato que lo he tenido en mis sueños-
-ajajajaja, no seas boba y de cuando te vino este enamoramiento-
-te acuerdas la fiesta de Fabián, hay fue-
-no me digas que paso algo entre ustedes-
-noooo, pero me saco a bailar-

La conversación entre ellas seguía sin darse cuenta que David había escapado fuera de la sala sin que lo vieran. La triste tarde de invierno junto al crudo viento que golpeaba su cara, lo amargaban a cada andar, solo, caminaba en la penumbra de la tarde, el anochecer estaba cerca, en los faroles de las calles anunciaban el fin del fatídico día, -primero rieron se de mi aquellos imbeciles, por el tonto comentario de Felipe, diciéndoles a todos que me gustaba Constanza, y para rematarme ella cree que la observo mientras ella no me ve, maldita sea siempre lo mismo, la mirada idiota, y después la timidez estúpida ¡que porquería de vida!-
De pronto escucho pasos acelerados acercándose a el, su corazón latió con viva rapidez –¿será ella?-.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 13
  • 3.25
  • -

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta