cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Amor de conejos
Varios |
25.08.13
  • 5
  • 1
  • 3216
Sinopsis

(A varios. Por no existir la categoría de fábula) No es que realmente crea que la frase tiene razón. Pero es verdad que nos ponemos medio tontos. ¡Que si lo sabré yo! jajaja

Era ya muy tarde. La mayoría de conejos ya estaban en sus casas. Pero Conejita, que no perdía la costumbre ni una vez al mes, salió de su madriguera para contemplar la luna llena. La observaba por largas horas mientras suspiraba incontables veces.

Coneja, que se disponía a salir a trasnochar a la ciudad, escuchó suspirar a Conejita y se acercó a ella.

 

- ¿Otra vez aquí? —le dijo a Conejita, quien estaba abstraída bajo la luna y su resplandor.

- No falto a ninguna de estas lunas —respondió ella sin mirar a su amiga.

- Entiendo que es bonita y todo, pero… ¿Qué tanto tiene de especial?

- Te lo contaré. Hace tiempo, Conejo y yo hicimos una promesa. Contemplaríamos cada luna llena y pensaríamos el uno en el otro al hacerlo. Definitivamente Conejo está viendo esta luna, suspirando, pensando en mí…

- ¿Conejo? ¿Te refieres a tu “novio”? —Increíblemente, Coneja hizo énfasis en las comillas con sus diminutos dedos.

- ¿De quién más hablaría si no? ¡No hay ningún otro conejo para mí! Sólo Conejo —respondió Conejita con convicción.

- ¡Pero oye! Conejo vive en la India. ¡Al otro lado del mundo! Si él está viendo algo en el cielo, probablemente sea el sol o una nube, pero la luna es imposible.

 

            Conejita miró con asombro a Coneja, como si se hubiese dado cuenta de una gran verdad. Coneja se sintió mal. Pensó que había herido a su amiga al romper sus ilusiones. Pero luego de un instante, Conejita posó su mejilla en su patita y volvió a suspirar.

 

- Conejo y yo estamos viendo hacia el cielo al mismo tiempo… —dijo, tan embobada como antes.

- Pensándolo bien, a esta hora… —pronunció de inmediato Coneja— Él debe estar viendo hacia el suelo. Debe estar viendo la hierba que se está comiendo…

 

            Con más asombro, y algo de indignación esta vez, Conejita volvió a ver a su pesimista amiga. Coneja se sintió peor. ¿Por qué tenía que ser razonable en el momento menos oportuno? Pero una vez más Conejita pareció recomponerse.

 

- Pero definitivamente está pensando en mí… —declaró, embelesada nuevamente por el astro.

- No. Está pensando en cual hierba comer y cual no. Hay que tener cuidado con las plantas venenosas y todo eso.

 

            Conejita se giró bruscamente hacia su amiga. Tenía lágrimas en los ojos. Parecía querer decir algo, pero las palabras no le salían. Sin embargo no eran necesarias. Por su parte, Coneja se sentía un criminal de lo más vil, y comprendió que con la mirada, Conejita le imploraba que se callara. Rápidamente intentó remediar el daño causado.

 

- ¡No! Seguramente está pensando en ti. ¿Por qué no pensaría en ti? ¡Eres su conejita! Y no solo ha de pensar en ti cuando mira la luna. ¡No! ¡Piensa en ti todo el tiempo! ¿Verdad? ¿Verdad que si? ¿No te parece que tengo razón?

 

            Conejita tardó un poco, pero finalmente aceptó la declaración de su amiga.

 

- Tienes razón. Conejo es mi conejo, y yo soy su conejita. Aunque estemos separados por miles de kilómetros eso no cambia. Somos el uno para el otro. Y siempre pensamos el uno en el otro. Es obvio que debe ser así. ¿Por qué sería de otra manera?

- Bueno, si Conejo está con otra… —la mirada fulminante de Conejita no le permitió a Coneja terminar la frase. No le imploraba que se callara. Le ordenaba que cerrara la boca y se largara de una vez. Y ella comprendió perfectamente el mensaje— Será mejor que me vaya. Nos vemos mañana…

 

            Luego de que Coneja se marchara, Conejita se quedó allí. Siguió mirando la luna, aunque ya no tan abstraída por su belleza, sino que pensaba en las mil y un posibilidades de lo que su amado Conejo podría estar haciendo en ese momento. Algunas de ellas parecían ser peores de lo que Coneja podría haber dicho.

Finalmente, con aire de satisfacción, eligió los pensamientos que ella consideró que eran una revelación. ¡Una verdadera gran verdad!

 

- Puede que Conejo haya acertado y está pensando que estoy observando la luna y pensando en él. Talvez piense que estoy viendo una nube o el cielo sin más. Quizá crea que estoy comiendo mi hierba y cuidándome de las plantas venenosas. ¿Será tan ingenuo de pensar que estoy con otro? ¡Vaya que eres tontito, Conejito! ¿Que no sabes que solo te quiero a ti? Es que hay que verlo para creerlo. ¡Los conejos son tan bobos cuando se enamoran!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 86
  • 4.13
  • 677

Me gusta mucho leer. ¿Por qué estaría aquí si no? jajaja Lastimosamente ya no tengo mucho tiempo para ello, ni para escribir tampoco. Pero bueno, hay que hacer un esfuerzo.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta