cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Amor Inmortal
Amor |
30.06.14
  • 4
  • 3
  • 717
Sinopsis

"Pesadillas, esos pequeños trozos de muerte que guardamos dentro de nosotros" Salem nunca despertó de su pesadilla, y Christine nunca le dejó hacerlo.

 

Salem

Se llamaba Christine, pero yo prefería llamarla mi amor inmortal. Cuando la conocí tenía dieciséis años, apenas aún era una chiquilla llena de inocencia.

Vivía sola, coleccionaba sueños en viejas cajas de té, también coleccionaba cicatrices que cada día contaba. Nunca le pregunté por ellas.

Por las noches, acariciaba las cuerdas de una guitarra que jamás tocó ni tocaría, imaginaba como podría ser el hacerla gemir bajo sus dedos, que se sentiría al deslizar sus manos por el frío mástil del instrumento.

La primera vez que la vi, estaba sentada en la cornisa de una ventana, fumaba y tenía la mirada perdida. Parecía que quería volar, miraba desde el último piso que era su casa, la calle que había bajo ella. ¿Podría sentir la caída?, ¿podría sentir algo? El humo la rodeaba de una manera casi mística, le daba un aire demasiado bohemio.

Para Christine, yo no era más que el chico que veía todos los días desde su ventana. El chico que tocaba la armónica, también sentado en la cornisa de su ventana, y el mismo chico que se sentaba cuatro asientos detrás de ella en clase de biología.

Nunca hablé con ella, tal vez porque creo que no nos hacía falta hablar para conocernos. Nunca supe como era su voz, hasta el día en el que la perdí para siempre. En clase, no lo hacía, no hablaba, ella solo asentía y tomaba notas en su viejo cuaderno. Siempre quise saber como era su letra, que misterios escondería. Nunca la conocí.

Decían de ella que era una suicida, no se equivocaban. Pero yo eso jamás quise admitirlo.

Prefería verla tan misteriosa y bella como era. Tenía unos ojos azules y profundos, tan profundos que no sabías donde empezaba su  y donde terminaba su angustiosa soledad.

El pelo negro azabache, era largo, espeso… una melena en la que habría hundido mis manos mientras le susurraba al oído nuestra canción, esa que siempre sonaba en mi habitación cuando muchas noches la observaba.

Christine hoy se ha suicidado. ¿Cómo lo sé? yo estaba delante. Una noche como otra cualquiera, ella fumaba, y yo, tocaba para ella. Fue la primera vez que la vi sonreír y creo que un pedazo de mi alma se congeló, mi corazón seguramente latía arrítmico ante aquellos labios donde se ladeaba una fina sonrisa que mostraba más de lo que ocultaba.

"No deberías esta enamorado de mi, Salem" habló, y por primera vez escuché su voz. Sentí como si la más bella de la musas cantase para mi. Era una voz suave, algo ronca, seguramente por su mala afición al tabaco.

Saltó. Saltó por la ventana, pero no desprendió sus alas. ¿Cómo un ángel tan bello no había aprendido a volar todavía?

Christine hoy ha dejado un enorme vacío en mi vida. Nadie, ha ido al funeral, salvo sus padres y yo. Mi bello amor inmortal debió hablarles de mi, quien sabe, porque su madre me abrazó y me dió las gracias por quererla.

He sentido mi mundo derrumbarse como un castillo de naipes mal formado. Mi amor inmortal, ¿dónde estás? ¿Por qué me abandonas?

Ahora solamente puedo pedir perdón.

Siento no haberte besado nunca, siento haber sido tan imbécil como para nunca haberte dicho que te quiero a mi lado. Christine, lo siento.

 

Christine 

Se llama Salem, es el chico que vive en frente , el que se sienta cuatro asientos detrás de mi. Es el chico que toca la armónica cada vez que yo salgo a fumar.

Es el dueño de mi vida, quizás, si sigo viva es por él. Por las noches, me siento en la ventana, le observo, y aunque él no lo sepa, cuando vuelvo a mi habitación, sonrió.

Nunca hemos hablado, ¿pero quién quiere hablar con una bestia?

Me quiere, es algo que noto en sus ojos, en su forma de mirarme, en su habitual forma de acompañarme a casa aunque jamás hablemos. Amor… un amor similar al de los libros.

No necesito hablar con él para saber que, de no ser la bestia que soy, de no ser la chica que colecciona cicatrices bajo su piel, le pediría compartir mi vida con él.

Escribo miles de cartas en mi cuaderno… cartas que jamás leerá. Cartas que empiezan con un

"A mi dulce amor inmortal"

Salem no puede quererme, no debería. Salem es idiota por querer a una suicida.

Todas las noches le hablo a mamá de él, le cuento que es el motivo de que yo esté aquí todavía, que él, solamente él, es el aliento de mi vida, el reflejo de mi alma y que si algún día el espejo que él es para mi se rompiera, mi vida se desparramaría, sin él, ya no sería.

Mamá y la señora Blake ( la madre de Salem), son amigas. Son esa clase de amigas que haces cuando te mudas a una nueva ciudad. Apenas llevamos dos años viviendo aquí y ellas dos son inseparables…. las envidio.

Hoy, mientras tomaban café, las he oído hablar.

"Nos mudamos con mis padres, pero Salem aún no lo sabe… su padre se ha ido de casa y no podré pagar yo sola todo"

"Eso destrozará a Christine y a Salem,… ¿Cuándo os vais?"

"Dentro de una semana. Después del cumpleaños de Salem"

Se va, me arrebatan a mi vida. ¿Qué me queda? seguramente no le volveré a ver, seguramente, esta noche, sea la última noche. No quiero despedirme de él, no creo que pueda soportar el desazón que sería verle marcharse lejos de mi. Odio las despedidas de todo tipo, yo nunca he sabido como decir adiós.

Esta noche le hablaré. Él no lo sabe, pero si se va, no quiero estar presente para vivirlo. Prefiero recordarle a mi lado, prefiero cerrar los ojos para siempre que no tenerle al otro lado de mi ventana, tocando su dulce música solo para mi.

Adoro tu voz, adoro tus sonidos, tus labios.

Lo siento, Salem. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias a ambos por "malgastar" un poco de vuestro tiempo leyendo este pequeño relato, de verdad. Encantada de poder leer siempre opiniones de todo tipo.
    Me ha encantado!
    Bonito y triste al mismo tiempo, un relato cargado de sentimiento, al leerlo hemos querido agarrar a Christine por una mano e impedir que cayese, lastima no haber llegado a tiempo.
  • Un mundo post-apocalyptico en un futuro distópico. La oscuridad gobierna el mundo tras la desaparición de todos los ángeles, la iglesia se ha vuelto más oscura con el paso del tiempo. Ahora la lucha por la supervivencia acaba de comenzar. (Historia creada tras finalizar mi lectura de "Ángeles y Demonios" e "Inferno" de Dan Brown y "La divina Comedia" de Dante,

    "Pesadillas, esos pequeños trozos de muerte que guardamos dentro de nosotros" Salem nunca despertó de su pesadilla, y Christine nunca le dejó hacerlo.

  • 2
  • 4.33
  • -

Pelirroja besada por el fuego, amante de la lectura y la escritura. La música y el veneno del metal corre por mis venas. Romántica del S. XIX "Me olvido de todo, salvo de volver a verte"

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta