cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Amor sordo de guerra
Amor |
17.07.13
  • 4
  • 12
  • 7379
Sinopsis

–Creía que íbamos a bailar. ¿Para qué si no me has traído a esta fiesta? –Sharon niega brevemente con la cabeza y sonríe–. Quieres protegerme de tus amigos, ¿verdad?

–No, qué va –responde Collin.

–Sí. Temes que se rían de mí. De mi manera de hablar.

Collin gira ligeramente la cabeza para evitar su mirada y responde:

–No es eso. No es verdad.

Sharon le coge la barbilla entre dos dedos y lo acerca hacia ella.

–Ya sabes que si no te veo los labios, no puedo entender lo que dices.

–He dicho que eso no es verdad.

–No me importa –Sharon sonríe y alarga de nuevo la mano para acariciar con la punta de los dedos el flequillo moreno que le cae a Collin sobre la frente–. Me gusta mucho estar contigo.

Él sonríe por primera vez desde que llegaron al club y asiente.

–¿Quieres bailar? –pregunta él.

–Sí, pero es que no sé bailar.

–No pasa nada. Yo tampoco bailo bien.

La coge de la mano y se abren paso entre las demás parejas hasta llegar al centro de la sala. Collin la agarra por la cintura y la acerca tímidamente hacia él. Cuando llevan unos segundos bailando, Sharon le pregunta:

–¿Qué dice esta canción? ¿Es bonita? ¿Es de amor?

Yes you´re lovely –le susurra Collin la canción mirándola a los ojos– with your smile so warm and your cheeks so soft, there is nothing for me but to love you, and the way you look tonight…

Sharon se pone de puntillas y, justo antes de que sus labios rocen los de Collin, la música se detiene.

–Disculpen, por favor –interrumpe una voz enchaquetada desde lo alto del escenario–, tengo que anunciarles algo. Acaban de informarnos de que Inglaterra y Francia han declarado la guerra a Alemania. Pero, por favor, sigan bailando y disfruten de nuestra música. Ya les informaré cuando se sepa algo más. Gracias.

–Collin, ¿qué pasa? No he podido leerle los labios desde aquí.

–Inglaterra y Francia le han declarado la guerra a Alemania.

–Oh. Dentro de poco también nosotros estaremos en guerra y, entonces, ¿qué sucederá? ¿Tendrás que marcharte?

–Es mejor no pensar en eso.

Ella vuelve a rodearle el cuello con los brazos, apoyando la cabeza sobre su pecho y Collin empieza a moverse de un lado a otro, al ritmo de la canción.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me gustó, amiga Maika... Por cierto, hace tiempo que no te veo por aquí... Un saludo, si me lees
    Ha sido muy divertido leerte, me despido.
    Me ha gustado mucho leerte.
    Me pareció muy romántico este momento, no sé por qué lo encontré tan así. Momentos de la vida que no se borran y que podrían durar para siempre si se lo designan así.
    Perdon es una no Huna...je
    Huna hermosa historia de amor, en tiempo de guerra...que contradicción no? Me gustó mucho. Saludos.
    Bailando en un escenario hermoso y complaciente, que por un anuncio se transforma en inestable e inseguro por lo que puede pasar en el futuro, Sharon y Collin prefieren el presente (-Es mejor no pensar en eso.) Hacen muy bien. Precioso relato, que, como un cuadro, pinta una escena de dicha efímera e irrepetible, como bien dijo Paco. Lo haces muy bien. Es muy bueno leerte Mayka. Abrazo!
    Ellos viven el momento presente, la dicha efímera e irrepetible, sin preocuparse del negro futuro que acecha. Esta es la idea y has sabido expresarla con entrañable sencillez.
    Se me ocurre, solamente, que la intervención en medio de la fiesta es un poco extraña. Hay algo que no me convence en ese anuncio de la guerra. De todos modos, el relato es muy bonito y desborda ternura, algo que es muy difícil de producir en texto. Un saludo!
    Relato muy tierno que te deja con ganas de saber el final de esta pareja
  • Un relato de estilo teatral o dramaturgo, en el que un padre cumple su promesa, pero al mismo tiempo da a su hija pequeña una lección importante.

    Ya sabéis que me encanta experimentar. Con este texto he querido escribir un relato cinematográfico. Para ello, he intentado pensar como una guionista. Es decir, mis únicas herramientas disponibles: imágenes y sonidos. Nada de diálogos. Me he centrado en la acción de mis personajes, en lo q les vería hacer en pantalla si mi relato se rodase. He planteado un relato con un par de escenas unidas por una elipsis larga. Ofrezco el planteamiento y el desenlace. El nudo lo dejo en manos de vuestra imaginación.

    Lo mejor de escribir es que puedes coger a tus personajes y llevarlos al extremo sin que se enfaden contigo. Mi protagonista se despierta encerrada en una caja del tamaño de un ataúd. No recuerda cómo llegó ahí. Hace un calor sofocante y la peste casi no la deja respirar. Pero, afortunadamente, todo saldrá bien. O no...

    Os dejo el tercer capítulo del Crowd Creation. Espero que lo disfrutéis tanto como yo lo he hecho al escribirlo. Miranda, te toca!!

    Esto no es un relato sino una serie de pensamientos que tuve el verano pasado cuando pisé la playa por primera vez.. Deseando que pase el invierno y vuelvan los días de sol.

    Con este relato erótico he querido transmitir, a través de mis personajes, de su lenguaje y de la historia en sí, un subgénero de la literatura llamado "realismo sucio", aunque claro está, dándole mi toque personal de buen humor.

    Alejandro despierta en mitad de un cementerio empapado de sangre y con un dedo amputado. No recuerda nada. La venganza solo acaba de empezar...

    Este relato tan cómico está basado en hechos reales. Aunque parezca mentira, muchos ya no se acuerden y otros muchos no lo hayan vivido, la Administración Pública funcionaba así hace treinta y tantos años. Gracias, papá, por todas las anécdotas que nos relatas durante las cenas familiares.

    Aunque la vida nos dé quiebros inesperados, siempre encontraremos símbolos de esperanza que nos guíen..

    Julio odia a su padre con todas sus fuerzas desde que echó a su madre de la casa, por eso se marchó en cuanto pudo, tras acabar los estudios. Años después sin hablar con él, recibe una llamada de la policía de Huesca: su padre está detenido. Debe ir, a pesar de todo su desprecio, es su única familia.

  • 36
  • 4.55
  • 82

Te gusta leer lo que escribo, pues sígueme también en twitter: @maykaponce

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta