cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Anhelo
Amor |
16.12.16
  • 5
  • 1
  • 840
Sinopsis

El rechinido de la gran puerta de madera se escuchó....

     El rechinido de la gran puerta de madera se escuchó; un sonido estremecedor que durante mucho tiempo fue causa de pesadillas asiduas y de mañanas somnolientas, horas bajo las tibias sábanas e imaginando lo que ocurría fuera de mi refugio, del fuerte custodiado por la felpa de Micifuz. El día nublado y las grisáceas nubes sobre mi cabeza dejaron de acompañarme por un instante; la brillantez del sol entró de lleno por el ventanal de la estancia esfumando con su fulgor todo rastro de oscuridad posada sobre mí; un día inusual debo confesarte. Aún con la dolorosa carga de tu  partida, los diáfanos gestos de tu bello rostro en mi mente endeble, la claridad de tu voz susurrando a mis espaldas, y con la esperanza de sentir la tibieza de tus manos agitadas colmando mis ansias; y ese sonido, ese desagradable y hermoso ruido volvió. Y ahí tú estabas, entrando por la renovada puerta crujiente, pisando de nuevo lo que un día fue tu hogar; sonriendo como la última vez, vestida como te marchaste, el mismo peinado impecable, el dulce aroma de tu perfume decorando el ambiente, y la mirada perdida en mis ojos trepidantes.
     

     Mi mente estaba jugando conmigo pensé, la vida se mofaba de mis penas, del dolor que sentí cuando me abandonaste y decidiste que era el momento idóneo para partir; sin tu indiferente protección que cuidó de mi tanto tiempo, con tus mudos consejos que me guiaron en la vida, las carentes caricias sanadoras de mis tristezas. Todo daba vueltas, giraba sin cesar mi mundo resquebrajado; y ahí estabas, detenida, esperando a que me abalanzara a tus delgados brazos cubriéndote de besos como en los efímeros atardeceres; pero, no te recordaba de esa manera, está en mi memoria sin lograr olvidar un pequeño detalle tu partida, ese desdichado instante, el maldito día en que te vi recostada tan cómoda mientras dormías para adentrarte al sueño perpetuo, fundiendote con lo divino entre rezos y súplicas para que volvieras. 


     No te pareció importarte lo que pasase por mi mente en aquel momento en que te  volví a ver, solo sonreías y preguntabas que hacía antes de tu intromisión, que había hecho durante tu prematura huida, si te había extrañado aunque fuese sido un poquito. Sentí las ganas de vivir de nuevo, de sonreírle a la vida; el pilar derrumbado se había erguido de entre las cenizas en las que te habías convertido, y cuando estaba a punto de tocar tu avejentada piel, de sentir el calor de tu cuerpo florecido, mi mente volvió a  jugar con mis emociones, con mis deseos, en mis fantasías; abrí los ojos en llanto y solo encontré una habitación vacía con el anhelo de volverte a soñar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Brillante texto Octavio !!! Eres muy descriptivo. Me gusta la pasión que encierra tu prosa. Profunda y con una enorme carga emocional. Un saludo.
  • Desde la dorada montaña vuelan sobre mí las tempestuosas nubes sin forma...

    http://www.tusrelatos.com/relatos/eel-ahorcado-de-tihzel-capitulo http://www.tusrelatos.com/relatos/el-ahorcado-de-tihzel-capitulo-ii

    Siete veces giró esa noche la manivela de la cajita musical. El cilindro comenzó a dar vueltas y las vibraciones del peine florecieron en una frágil y bella melodía....

    Primer capitulo http://www.tusrelatos.com/relatos/el-ahorcado-de-tihzel-capitulo

    «Ennegrecidas las aguas que nos rodean, manipuladas por el demonio de dos lenguas». Estas fueron las últimas palabras de Francisco “la tortuga” antes de ser ahorcado por un crimen hacia el corazón de Tihzel.

    Sombras, sombras por doquier; osadas se movían con libertad entre la brillante luz sin temor a esfumarse...

    En los ayeres de mi clara lucidez y copioso afecto, mis emociones eran iluminadas por el resplandor de la pasión y el amor....

    El rechinido de la gran puerta de madera se escuchó....

  • 11
  • 4.54
  • 258

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta