cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
ANOCHE SOÑÉ ALGO TERRIBLE
Terror |
15.12.06
  • 4
  • 2
  • 1502
Sinopsis

ANOCHE SOÑÉ ALGO TERRIBLE
—Anoche soñé algo terrible —dijo, nerviosa, María mientras terminaba de prepararse una infusión de tila—. Fue uno de esos sueños en el que sabes que algo trágico te va a suceder y que, por más que lo intentas, no puedes hacer nada para evitar que ocurra.
Elvira, su hermana y compañera de piso, sentada junto a la mesa de la cocina y con un buen tazón de leche caliente en sus manos comentó:
—Los sueños, los sueños... —y dejo sus palabras así, como prendidas en el aire fresco que esa mañana entraba por el ventanal del fondo. Sus palabras evocaban el sueño que, en las últimas noches, tanto la inquietaban..

Lo que al principio fue solo una pesadilla más, se había convertido, con el paso de los días, en una obsesión terrible. Elvira tenía la seguridad que el fin de semana, el domingo concretamente, único día en que abandonaba la casa por la noche para acudir a misa de ocho a la parroquia del barrio, algo atroz le sucedería.
Cuando, hoy sábado, escucha a su hermana relatar el mismo sueño que a ella no la deja dormir tranquila y, sin que ella le hubiera hecho mención alguna, se quedó perpleja y su inquietud aumentó.
¿Qué estaba sucediendo para que dos personas, tan distintas en el carácter y en la forma de enfrentarse a la vida, pudieran compartir un sueño tan terrible?
María a sus sesenta y siete años, según decía ella, después de su jubilación como maestra de primaria, aún peleaba por llevar una vida lo más entretenida e ilusionante posible. Elvira, sin embargo, era todo lo contrario. Nunca llegó a terminar la carrera, era reservada y asustadiza, y sólo encontraba el ánimo suficiente para salir hasta que caía la tarde. Luego, como si de un animal de costumbres fijas se tratase, permanecía encerrada en casa viendo la televisión. La única excepción, como ya se ha comentado, era su misa dominical en San Pablo y , siempre, la de ocho, la que daba don Manuel su amigo y confesor.

El domingo amaneció con los mismos temores que en los días precedentes. El persistente sueño volvió a repetirse. Elvira intentó, de nuevo, convencerse de que los sueños no son más que sombras que se deshacen con la claridad del día y que, por supuesto, las premoniciones no existen.
Pasó toda la mañana fijando en su mente esos pensamientos, pero cuando a las siete y medía salió de casa, todas sus buenas intenciones se derrumbaron. La noche de aquel domingo parecía más oscura que las anteriores y las calles más solitarias que nunca. Pensó, como otras veces durante la semana, en no acudir a su cita con don Manuel. En volverse a la seguridad de su casa, pero sus pasos, sin explicación alguna, seguían encaminándose hacia la iglesia.
Durante la misa no logró concentrarse en la liturgia. Su mente, una y otra vez, daba vueltas a los reiterados pensamientos. Su nerviosismo, sin control alguno, aumentaba cada vez más.

La iglesia, con las despedidas de cortesía en las escalinatas, habían quedado atrás. Sus cadenciosos pasos sobre la acera sonaban, en el silencio de la noche, claros y monótonos. Su corazón, sintiéndose amenazado, latía sin freno alguno. De repente...
—¡Eh! Señora —se pudo oir varias veces—. Párese.
A su espalda escucho la voz de unos jóvenes que la llamaban:
Elvira cuanto más escuchaba las voces, más aceleraba el paso. El sueño se estaba repitiendo como las
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

ESCRIBIR, VIAJAR

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta