cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Anuncio
Amor |
15.07.13
  • 4
  • 4
  • 1566
Sinopsis

Los anuncios por palabras pueden abrir más puertas de las que imaginamos. El anuncio de esta historia estaba tal cual en Internet, esperando que alguien fabulara sobre lo que podía haber detrás... esta historia o cualquier otra.

El bar de Salva está semivacío: un par de viejos tomando un carajillo al fondo de la barra junto a un teléfono que hace mil años que no funciona; un tipo con traje que mira su móvil mientras toma un café apresuradamente y, en una mesa junto a la ventana, concentrado en escribir en un papel algo tiñoso, está Paco. Y nadie más. Bueno, también está Salva, el dueño del bar que ahora atiende él solo. Si hace un par de años le llegan a decir que no tendría un par de camareros en la barra y otros dos o tres atendiendo las mesas, se habría hecho cruces hasta en el DNI. Pero hoy ya no. Hoy es lo normal. Es más, ni siquiera sabe cuánto tiempo aguantará él.

Paco es un habitual del bar aunque, como no cambien las cosas, pronto va a dejar de serlo. Un tipo raro, Paco; bueno, más que raro, disonante en el barrio en el que vive. Nadie lo diría, porque parece un tipo corriente, pero nuestro hombre es un católico observante y practicante. Y como sigue los dictados de la Iglesia al pie de la letra, va a misa los domingos, reza a diario todo lo que toca rezar, se confiesa, no dice tacos, no miente, no roba, no mata… y no usa condones ni ningún tipo de anticonceptivo, lo que le ha convertido en padre de seis criaturas. Los domingos, cuando van a misa de once, él, su mujer y los seis críos, es casi un espectáculo verles. Porque en los suburbios de la periferia no es normal encontrar familias con más de dos hijos. Sí, Paco y su familia resultan, cuando menos, raros.

Hace cosa de un año, con la llegada de la pequeña, Paco y su mujer respiraron un poco más tranquilos. El médico les aseguró que Marga difícilmente podría quedarse embarazada de nuevo: tenía el útero dañado de tanto embarazo seguido. Esa noticia, que podría parecer mala, a ellos les vino como caída del cielo, porque justo unos días antes de la revisión de Marga, a Paco le habían despedido de la empresa en la que trabajaba. Ocho años trabajando catorce horas diarias, ocho años acarreando pesadas losas de mármol, ocho años aspirando ese polvo asfixiante que se mete hasta los huesos. Para que, al final, con poco más de 13.000 euros y dos años de subsidio, le dejasen tirado como a un perro. Pero se resignó, sería un designio divino y seguro que Dios proveería. Eso fue precisamente lo que pasó por su cabeza cuando el médico les dijo que sería muy difícil que tuvieran más hijos; tal vez esa fuera la forma en la que Dios velaba por ellos. También se planteó si deberían seguir haciendo el amor o no, ahora que ya no era para procrear. Decidió que sí, que después de todo aún quedaba alguna posibilidad, por remota que fuera. Y eso fue lo que le dijo a Marga para seguir practicando sexo, aunque sabía que era una mera excusa; esa era su cruz, el origen de su culpa: hacía el amor con Marga por el placer que le producía, por pura lujuria, no para tener hijos. No estaba bien, lo sabía, pero le gustaba tanto. Menos mal que se confesaba todas las semanas y eso le aliviaba.

Pero ahora, sentado en la mesa del bar mientras se toma el café con leche antes de salir a buscar trabajo, Paco ya no está seguro de nada, ni de sí mismo, ni de sus convicciones. Ha pasado un año desde que le despidieron y sigue sin trabajo; la indemnización se acabó en seguida -seis críos gastan mucho más de lo que uno se imagina-, el subsidio es absolutamente ridículo (¿cómo iba a saber él que le tenían contratado sólo a media jornada y que le quedaría menos de la mitad del sueldo?) y, aunque Marga limpia en un par de casas y cinco portales, llegan a fin de mes más que justitos. Lo peor es que tendrá que dejar esos trabajos en unos meses: está embarazada de cinco semanas, se lo había dicho aquella mañana. ¿Cómo era posible? Maldijo al médico por equivocarse, a Marga por ser tan fértil, y se maldijo a sí mismo por su lujuria. Desde que se había enterado del nuevo embarazo de Marga no hacía más que pensar si no sería un error cumplir al pie de la letra todo lo que decía la Iglesia. ¿De verdad a Dios le importaba tanto el asunto del sexo? Había muchos católicos con los que coincidía en la Iglesia que no eran tan escrupulosos en el cumplimiento de las normas. Y eran más felices que él. Había conocido a ateos que vivían al margen de las reglas religiosas y también eran más felices que él. Incluso los agnósticos, con todas sus dudas, eran más felices que él. Quizá debería relajar la observancia, dejar de ser practicante estricto y convertirse en eso tan extendido de ser católico no practicante. Sí, eso le haría más libre. Libre para utilizar anticonceptivos, para disfrutar del sexo porque sí, incluso, libre para abortar. Libre para no sentir culpa. Tenía que hablarlo con Marga.

Mientras tomaba la decisión, escribía en un papel en la mesa del bar de Salva. "Hombre de 34 años busca trabajo donde sea después del embarazo inesperado de mi mujer. Llevo un año parado después del cierre de la fábrica de mármol donde llevaba ocho años trabajando. Hablo idiomas y tengo carnet de coche. 646.234.329. Gracias" Le llevaría el anuncio a su hermano, que tenía Internet en casa para que lo pusiera en segundamano.es. Allí era gratis. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias a los tres por vuestros comentarios: sois muy generosos. :)
    Desde el anuncio era un auténtico filón, un diamante en bruto y tú has sabido explotarlo y pulirlo hasta dejarlo reluciente. En su tersa superficie se refleja la imagen del español típico, católico y de derechas, que piensa que tener hijos es un don del cielo y se olvida de que mantenerlos es cosa suya, como dijo mi admirado Perich. Bueno, al menos, el amigo Paco parece que recapacitó, a la fuerza ahorcan, ánimo tocayo. Saludos.
    Tiene mucho mérito lograr una historia completa de un simple anuncio por palabras, imaginar todo el trasfondo de quien lo escribió y retratarlo de una forma tan verosímil. Aunque, desde luego, le has dado una buena dosis de mala suerte.
    Muy bien pudiera ser esta historia, hasta fábrica de mármol hay por ahí. La que yo conocí era grande, aunque con esto de la crisis también han caido grandes. Lo de llevar a rajatabla la religión en otros entornos le hubiese supuesto una ventaja, hasta para eso tuvo mala suerte el hombre.
  • Cuando proyectamos nuestras expectativas de una persona sobre ella, estamos llamando a la puerta del fracaso.

    Demasiado a menudo nos damos cuenta de lo que tenemos cuando lo hemos perdido. Entonces, sólo nos queda vivir con ello.

    ¿Acaso es menos eterno ese amor al que la rutina no horada hasta abrir un hueco por el que se escapa?

    ¿Hasta dónde puede llegar la venganza?

    Medidas radicales.

    El padre.

    Descubrimiento.

    Vuela el tiempo

    Puede que el tiempo no sea una barrera insuperable. Primera parte.

    Una historia que podría ser tan real como cualquiera que esté pasado en este mismo momento en cualquier lugar de África.

  • 25
  • 4.54
  • 150

¿Qué decir sobre una misma? Mejor no decir nada: si alguien quiere saber de mí, no tiene más que leerme.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta